Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Un viaje por las bodegas que crean un tesoro histórico: los vinos DOP Alicante (I)

30 diciembre, 2020

Mar Lafuente

En Alicante, desde la Marina hasta las montañas del interior, se esconden un gran número de bodegas y viñedos que crean tesoros únicos: los vinos con Denominación de Origen Alicante. La combinación de suelos, climas templados y humedades relativas convierten al paisaje alicantino en un terreno idóneo para el viñedo del que nacen vinos diferentes con una gran personalidad. Y es que los vinos de esta zona son mediterráneo puro. 

Entre las tierras alicantinas se encuentran los restos de una de las bodegas más antiguas de toda Europa. Es por ello que cuando hablamos de vino alicantino, hablamos de siglos de historia. Un vino de cardenales del Renacimiento, de reyes de Francia y príncipes de la literatura, con su origen entre leyendas y fábulas. Fueron los íberos los que comenzaron a cultivar la vid, aunque introdujeron el vino en la provincia los fenicios en la primera mitad del primer milenio antes de Cristo. 

 

Por la historia, la cultura, el amplio abanico de posibilidades, los tipos de uva, el clima y la gran personalidad mediterránea, son muchas las bodegas que apuestan por hacer vinos alicantinos y, la mayoría, intentando recuperar estas raíces. Hoy recorremos tres subzonas de las siete en las que se divide la DOP Alicante, cuáles son las características de cada una de estas comarcas que hacen que los vinos alicantinos sean únicos y descubrimos las bodegas que están apostando por devolver el prestigio y notoriedad que tenía este producto autóctono.

La Marina Alta

Una de las comarcas más turísticas de la provincia. Situada en la zona norte de la Costa Blanca, es un lugar que destaca por estar a orillas del mar mediterráneo. La mayoría de viñedos están ubicados en los municipios de Teulada y Benissa, junto a las vecinas Xaló y Parcent. Estos ofrecen lo mejor de la costa, pero también del interior, una mezcla perfecta para que los vinos sean especiales. Varias bodegas han decidido apostar por las condiciones y recursos que ofrece esta área para producir y elaborar sus vinos. 

Hacemos la primera parada en Jesús Pobre, una localidad de Dénia, donde está ubicada Les Freses. Esta bodega nace en lo que antes fue un campo de cultivo de fresas que se quedó abandonado y que Mara Bañó, la propietaria, quiso dar vida para plantar viñedos y así hacer su sueño realidad. Unos kilómetros hacia el sur llegamos a la segunda parada: Teulada. En este municipio nos encontramos con Bodegas Antonio Llobell y Bodega Teulada, ambas ubicadas entre las montañas y el mediterráneo, con un objetivo muy claro: apostar por la calidad y enfocar la producción en la variedad Moscatel, conocida en la zona también como Mistela. La tercera parada está en Benissa, también una zona costera donde encontramos Celler Joan de la Casa, una bodega familiar que trabaja con la filosofía de cuidar el ecosistema, el aire, la tierra, y entender la viña como un elemento más. 

De camino al interior de la provincia hacemos la cuarta parada, en Xaló, tierra conocida por tener una gran tradición vinícola. Envuelta en una larga historia está Bodegas Riko Xaló, que aunque ha sido desde un hostal hasta un taller mecánico, ha conseguido volver a su condición primitiva. Con más de 50 años de historia está Bodegas Xaló, apuesta por los vinos de alta calidad que consiguen gracias a la experiencia artesanal. Y, por último, la pequeña bodega Aida i Luis

A menos de cinco Kilómetros está Parcent, donde nos detenemos en la quinta parada en Bodega Parcent. Esta elabora producciones pequeñas y limitadas, pero con mucho empeño y constancia para conseguir que en el resultado pese más la calidad que la cantidad. La última parada la hacemos en el municipio vecino Llíber con el nuevo proyecto Casa Agrícola del enólogo Pepe Mendoza, una bodega que con una viticultura depurada al máximo consiguen dar la mayor frescura y expresividad que representan a la provincia. 

La Marina Baixa

Es muy característica por localidades como Benidorm, la Vila o Altea. A pesar de ser una comarca costera, también es una de las más montañosas. A casi 600 metros sobre el nivel del mar, en el Valle de Guadalest, nos encontramos con los viñedos de la Marina Baixa, en los que el clima es más seco y las temperaturas son algo más altas que en su vecina la Marina Alta. Una zona que ofrece espectaculares parajes que combina paisajes costeros con montañosos. 

Son dos las bodegas que tienen sus viñedos en territorios de esta comarca. Nos paramos primero en Alfàs del Pi, donde está Bodegas Enrique Mendoza. Es una empresa familiar que nació en 1989, aunque lleva en pie desde finales de los años 70 cuando Enrique Mendoza, como aficionado a este mundo, empezó a comprar, coleccionar e invertir en vinos de otras bodegas. La segunda parada está en la entrada del Valle Guadalest. Entre montañas se esconde la Bodega Torre Enmedio que comenzó como una afición, pero que con el paso del tiempo se ha convertido en esta exclusiva bodega que consigue procesar las uvas de mejor calidad combinando métodos de elaboración modernos con tradicionales.

El Bajo Vinalopó

Una de las comarcas más diferentes de Alicante por su extensa llanura y su poco relieve montañoso. Está ubicada al sur de la provincia y, al igual que las zonas de la Marina Alta y Baja, cuenta con una parte costera, pero distinta por la altura de sus suelos. Por la baja altura de estos, son arcillosos y calcáreos, dando lugar vinos elegantes, con volumen y poca graduación alcohólica. Esta zona lleva siglos siendo tierra de cultivo, porque gracias a su clima costero cuenta con el suelo más fértil de la provincia. 

En esta zona nos detenemos en Bodegas Faelo, una bodega familiar con más de 100 años de historia. Se encuentra en la típica casa de Elche, conocida como ‘faeneta’ en la que se sigue pisando la uva en el ‘afollaor’ como hacía el abuelo Rafael ‘Faelo’. En el año 2000  Jaime Soto, propietario de la bodega, junto a su padre, optaron por unir la tradición y los avances tecnológicos para elaborar sus vinos, consiguiendo así una viticultura seleccionada con la que cada añada obtienen una cantidad de botellas de vino numeradas y limitadas que transmitir el alma de la bodega.

 

La naturaleza del territorio y las circunstancias históricas confirman la gran riqueza de vinos que tiene esta provincia, además del gran abanico de variedades que tiene a su disposición, de las cuales destacan: Moscatel de Alejandría, Monastrell y Garnacha. Y es todo esto lo que hace de Alicante un destino perfecto para disfrutar de una experiencia llena de sabor, juntando su amplia gastronomía con sus vinos de fuerte presencia mediterránea.

201207-do-alicante-navidad-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en Un viaje por las bodegas que crean un tesoro histórico: los vinos DOP Alicante (I)

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.