Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Experiencias con alma por el Bajo Vinalopó

19 agosto, 2020

Mar Lafuente
Alicante es sin duda una provincia perfecta si quieres disfrutar de unas vacaciones con actividades muy variadas. Desde pasar el día en las espectaculares calas y playas de la Costa Blanca hasta visitar los increíbles paisajes que dejan sus montañas. Pero no solo esto, gracias a la combinación de la costa mediterránea con sus suelos montañosos, Alicante se convierte en un terreno especial para el viñedo, en el que podrás disfrutar de un gran abanico de experiencias entre vinos. Los vinos con Denominación de Origen Protegida de Alicante son únicos porque el tipo de uva, el clima y el suelo varía mucho en función de la zona concreta en la que se produzca. Hoy viajamos a una de las zonas en las que se divide esta Denominación de Origen: Bajo Vinalopó.

El Bajo Vinalopó es una de las comarcas más diferentes de Alicante. Está ubicada al sur de la provincia y comprende las localidades de Elche, Santa Pola y Crevillente. Una de las cosas que le hace distinta y atractiva es que cuenta con la Isla de Tabarca, la única isla que hay en la Comunitat Valenciana, pero también su extensa llanura. Al igual que las zonas de la Marina Alta y Baja, cuenta con una parte costera, pero lo que les diferencia es la altura de sus suelos. El Bajo Vinalopó es un valle muy extenso y sin montañas, una gran llanura que únicamente se ve accidentada por la Sierra de Crevillente y el Cabo de Santa Pola. 

Todo esto convierte a la zona en un atractivo turístico y también enoturístico, ya que deja un suelo perfecto para producir vinos únicos. Los viñedos en esta comarca no son algo nuevo, es ya desde hace siglos que lleva siendo tierras de cultivos, porque gracias a su clima costero es una de las comarcas más fértiles de la provincia. Además, por su poca altura goza de suelos arcillosos, ricos y calcáreos, lo que da unos vinos elegantes, con volumen y con poca graduación alcohólica. En esta comarca puedes visitar una bodega alicantina que ha decidido apostar por las características de la zona: Bodegas Faelo.

Bodegas Faelo es una bodega familiar con más de 100 años de historia. Se encuentra en la típica casa de Elche, conocida como ‘faeneta’ en la que se sigue pisando la uva en el ‘afollaor’ como lo hacía el abuelo Rafael ‘Faelo’ en 1930, para así no perder la tradición que llevan detrás, convirtiéndose en la cuarta generación de viticultores artesanales de Matola. Fue en el año 2000 cuando Jaime Soto, propietario de la bodega, junto a su padre, optaron por unir la tradición y los avances tecnológicos para elaborar sus vinos, consiguiendo así una viticultura seleccionada con la que cada añada obtienen una cantidad de botellas de vino numeradas y limitadas que consiguen transmitir el alma de la bodega.

Si quieres conocer más sobre esta bodega, su historia, su tradición familiar, su encanto y degustar algunos de sus vinos, puedes visitarla gracias a las ofertas de enoturismo que tiene en marcha. En primer lugar, tiene la opción de la visita ‘almuerzo-pícnic’ donde puedes disfrutar de una visita guiada a la bodega, en la que se muestra la bodega del abuelo Rafael, el lagar, el viñedo, la nave de fermentación y la sala de barricas. A continuación, la cata de cuatro tipos de sus vinos: blanco, rosado, tinto y dulce. Y, para terminar, cada visitante podrá degustar un plato individual de productos gastronómicos locales como son las cocas saladas y de verdura, embutidos, quesos, pan casero con aceite de oliva y pan de higo-dátil. La duración de esta visita es de aproximadamente dos horas y por un precio de 15 euros por persona.

La segunda opción es ‘Visita, experiencia gastronómica, tapas y vinos’. Consiste en una visita guiada por la bodega, lagar, viñedo, nave de fermentación y sala de barricas. Seguido de la degustación de cinco vinos: blanco, rosado, tinto joven, tinto de crianza y dulce. Y, por último, lo que hace especial a esta visita, los participantes podrán degustar las típicas tapas de la región de Alicante elaboradas con productos artesanales de la Costa Blanca, además del plato individual de la visita ‘almuerzo-pícnic’. Esta experiencia tiene una duración de aproximadamente dos horas y un precio de 25 euros. 

La única comarca que cuenta con una isla en la Comunitat Valenciana, las playas, un paisaje con poca altura pero a los pies del río Vinalopó, los suelos arcillosos, pero sobre todo, Bodegas Faelo convierten a esta zona en un territorio único que tienes que visitar si te encuentras en la provincia de Alicante.

200730-do-alicante-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en Experiencias con alma por el Bajo Vinalopó

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.