Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Un paseo otoñal por las bodegas de l’Alt Palància

14 octubre, 2020

Pedro R. Arias / @PedroRArias5b
Con la llegada del otoño comienza la época más apropiada para disfrutar de nuestro interior más rural como nunca, pudiendo realizar actividades en medio de la naturaleza y conocer pueblos con enorme encanto. Por este motivo, hoy nos desplazamos al interior sur castellonense. En torno a la parte alta del río que le otorgó su nombre se levanta l’Alt Palància. En esta bella localidad podrás hallar rincones de gran interés paisajístico por descubrir, como el Parc Natural de la Serra d’Espadà, el segundo entorno protegido más grande de toda la Comunitat; el Parque Natural de la Sierra Calderona, considerado el principal pulmón verde de València y Castelló; y el afamado Salto de la Novia de Navajas, uno de los lugares más maravillosos para realizar senderismo o disfrutar de un buen pícnic.

Esta comarca situada entre el litoral mediterráneo de Castelló y las altas cotas de las tierras turolenses se compone de veintitrés municipios ricos en gastronomía, cultura y paisajes que forman parte del camino natural que une la Comunitat Valenciana con Aragón: El Toro, Barracas, Pina de Montalgrao, Higueras, Pavías, Caudiel, Benafer, Viver, Torás, Bejís, Teresa, Sacañet, Jérica, Gaibiel, Matet, Algimia de Almonacid, Vall de Almonacid, Navajas, Altura, Almedíjar, Castellnovo, Azuébar, Chóvar, Soneja, Sot de Ferrer, Geldo y Segorbe, esta última como capital de la comarca.

Asimismo, no puedes pasarte por l’Alt Palància sin probar su rica gastronomía de raíces valencianas y aragonesas, como el arroz al horno y el empedrado, y degustar sus exquisitos vinos procedentes de bodegas jóvenes pero de gran calidad certificada por la IGP de Castelló. Recorre con nosotros la zona vitivinícola de Alto Palancia-Alto Mijares para descubrir sus cunas de grandes vinos, establecidas en cinco municipios: Soneja, Segorbe, Azuébar, Viver y Almedíjar.

Soneja
Rodeado de montañas y junto al río Palancia se encuentra Soneja. Un municipio de apenas mil quinientos habitantes y cuyos primeros asentamientos se remontan a los tiempos ibéricos. Entre su patrimonio histórico más emblemático podemos destacar: el Campanario de la iglesia de San Miguel Arcángel, donde se alberga una de las cinco campanas más antiguas de España, y el acueducto “El Arco”, monumento que recoge una interesante muestra de la arquitectura hidráulica de la época musulmana.

Soneja también posee espectaculares rincones naturales de visita obligada. El parque natural de la Dehesa, donde podrás tomar el sendero Soneja-La Dehesa repleto de flora y fauna cien por cien mediterránea. Y el área recreativa “Las Fuentes”, una zona arbolada junto a la ribera del río Palancia. Puedes acceder a esta localidad desde València a través de la V-21 y A-23 (50 km) o desde Castelló de la Plana mediante la CV-10 y N-225 (57 km).

Bodega Almarós es un proyecto joven, fruto de la pasión de la familia Sales-Marco por el buen beber y la naturaleza. En 2006 comenzaron a plantar sus primeros viñedos y cuatro años después decidieron profesionalizar la producción, estableciéndose sus instalaciones actuales situadas en Soneja por su localización inmejorable. Su principal objetivo es el fomento de la cultura del vino castellonense, respetando el medio ambiente y dando a conocer el arte de la enología a todos sus niveles.

La bodega cuenta con un total de cuatro hectáreas de viñedos situados en pleno Paraje Natural de la Dehesa de Soneja, en las estribaciones del Parque Natural de Sierra de Espadán y a tan solo 30 kilómetros de la costa mediterránea. Un paraje ideal donde se cultivan cabernet sauvignon, merlot y tempranillo, variedades que permiten la realización de un coupage para la obtención de un vino suave, elegante y con aromas únicos. Tales como el Val d’Almarós Blanco 2019, de aromas florales y tropicales, y el Val d’Almarós Tinto 2015, un rojo cereza, largo y a la vez equilibrado.


Segorbe
La capital de l’Alt Palància se halla en Segorbe, una ciudad que se posicionó como la principal parada entre València y Castelló con Aragón. Su pasado histórico como residencia de reyes cristianos y gobernadores almohades le ha permitido poseer un interesante casco antiguo declarado Bien de Interés Cultural, donde destaca la Catedral Basílica de Segorbe y el Museo Catedralicio, considerado como uno de los más importantes en arte sacro de la Comunitat Valenciana.

Aprovecha la ocasión para disfrutar de sus bellos enclaves naturales de la localidad como la Glorieta, un jardín botánico donde podrás disfrutar de una gran balconada con vistas a la Sierra Calderona, o la Fuente de los 50 caños, lugar ideal para estar en contacto con la naturaleza y el esparcimiento campestre. Asimismo, deléitate con la variada y rica repostería segorbina, como la torta de manzana y los pastelitos jericanos. Si piensas acceder a Segorbe desde Castelló de la Plana te recomendamos tomar la N-225 (57 km) o desde València por la V-21 y A-23 (57 km).

Masía de la Hoya es un proyecto fundado por la familia Orero en el año 2004 con la principal intención de recuperar el auténtico vino segorbino. La bodega se ubica en una restaurada finca del siglo XVIII, concretamente en las estribaciones de la Sierra Calderona, al sud-este de Segorbe. Allí alrededor de bellas montañas trabajan un total de quince hectáreas de tempranillo, garnacha, syrah, merlot, monastrell y cabernet sauvignon. Su producción cien por cien nacional oscila las 50 mil botellas de vino criado en roble francés, rumano y americano al año. Masía de la Hoya posee cuatro referencias distintas destacando el Orero Selección Roble.


Azuébar
A 300 metros de altitud de la Sierra Espadán encontramos Azuébar. Una localidad de apenas trescientos habitantes donde descubrirás lugares de interés cultural, artístico y arquitectónico: la Iglesia Parroquial de Sant Mateu que data del siglo XVII; las ruinas de un castillo medieval que formaba parte del sistema defensivo del municipio de Segorbe; y los hornos de Mercurio del Barranco Bellota, reflejo de la tradición minera de la localidad.

Del entorno natural de Azuébar, uno de sus lugares más imponentes es el Parque Natural de la Sierra de Espadán, donde podrás encontrar especies vegetales como el romero, el olmo, el espliego y la carrasca. Asimismo, no te debes perder el Manantial de la Fuente del Sas, un lugar privilegiado donde podrás disfrutar de la pureza del agua azuebera. Puedes acceder a esta localidad desde València a través de la V-21 y A-23 (55 km) o desde Castelló de la Plana mediante la N-340 y CV-230 (43 km).


Vega Palancia
nace de la herencia de una tradición familiar de más de dos siglos de antigüedad en el cultivo de la vid y en la elaboración de vinos. Sus viñedos se encuentran en el Valle Almaroz con orientación sur-sureste, entre la sierra de Espadán y la cuenca del río Palancia. Seis hectáreas de cabernet sauvignon, merlot, syrah y tempranillo trabajadas con mimo, respetando siempre los métodos de sus ancestros: desyerbado, poda en verde, aclareos o vendimia que se efectúan manualmente.

La finca de Vega Palancia se encuentra ubicada en una antigua casa de la villa de Azuébar, distribuida en diferentes zonas renovadas que representan la unión de la herencia y la modernización. Unas instalaciones donde se elaboran verdaderos vinos con identidad propia como el Viticultor 2016, un crianza de intenso aroma a cereza y mora o el Autor 2018, un tinto de taninos pulidos, untuoso y equilibrado.


Viver
Rodeado por montes y regado por el río Palancia se sitúa Viver. Un municipio de apenas mil quinientos habitantes a 70 kilómetros de Castelló de la Plana. Allí encontrarás nada más ni nada menos que más de cincuenta fuentes, de ahí procede su nombre ‘Viver de Las Aguas’. Dentro de su lugares de mayor interés turístico no te puedes perder la villa Romana de El Prado, un yacimiento arqueológico ubicado en la partida de los Cabillos, y el Centro de Interpretación de la Batalla de Levante, donde conocerás los acontecimientos sufridos en Viver durante la Guerra Civil Española.

Entre su rico patrimonio paisajístico te recomendamos visitar: La Floresta, un parque natural de 40 mil metros cuadrados donde se halla el cauce del barranco Hurón cubierto de helechos y estalactitas; San Miguel, un manantial a tan solo 1 km del municipio en el cual te toparás con el antiguo molino de Aguas Blancas; y las Cuevas del Sargal, un grupo de oqueadas que sirvieron de cobijo a los primeros pobladores de la zona. No pierdas la oportunidad de deleitarte con sus productos, como los turrones artesanos ‘Agut de Benlloch’ y su embutido de calidad. Para acceder a esta localidad desde Castelló de la Plana deberás coger la A-23 (69 km) o desde València a través de la V-21 y A-23 (69 km).


La Cooperativa de Viver es un proyecto fundado en 1990 para agrupar a las pequeñas almazaras artesanales existentes en la población castellonenses y así poder poner en marcha una almazara moderna para elaborar aceites de oliva virgen extra de máxima calidad. Desde 2015, la cooperativa comenzó a recuperar la tradición vitivinícola del municipio en parcelas repartidas entre Viver, Jérica, Caudiel y Segorbe.

Entre sus vinos más icónicos encontramos la Odisea Tinto Joven, de entrada en boca suave con volumen y acidez equilibrada, y la Perdición, un tinto de paso muy elegante y personal. Unos vinos criados en viñedos que van desde los 450 a los 700 metros de altitud de suelo arcilloso-arenoso o arcilloso-calizo y cuyo clima mediterráneo les otorga carácter y estructura sin perder nunca su toque frutal y fresco.


Almedíjar
En pleno corazón de la Sierra de Espadán se encuentra Almedíjar, un municipio conocido por la calidad y pureza del agua que emana sus fuentes y por sus vinos de elaboración tradicional. Este territorio de apenas doscientos habitantes posee un patrimonio histórico único como el Castillo de Almedíjar, ubicado en la cima de la Rodama donde podrás contemplar toda la comarca de l’Alt Palància, y el Acueducto de la Huerta Nueva, empleado en el pasado por los moriscos.

Almedíjar también goza de imperdibles parajes naturales como el Barranco de la Mosquera, donde se halla una antigua masía en medio de una de las principales reservas de alcornoques de Europa. Y dentro de la Sierra de Espadán, la localidad comprende dos valles (Mosquera y Almanzor) repletos de alcornoques centenarios y de una gran variedad de especies vegetales autóctonas. Puedes acceder a esta localidad desde València a través de la V-21 y A-23 (60 km) o desde Castelló de la Plana mediante la N-225 (58 km).

La Bodega Alcovi es una pequeña bodega fundada en 2005 por un grupo de socios, quienes decidieron embarcarse en esta aventura cargados de entusiasmo e ilusión y con la vista puesta en que Almedíjar fue antiguamente tierra de famosos vinos, una tradición que desapareció como consecuencia de la epidemia de la filoxera. Cabernet sauvignon y monastrell son las variedades que mayormente cultivan en sus ochos hectáreas de viñedo, uvas trabajadas bajo agricultura ecológica y recogidas por proceso manual.

En la actualidad, Alcovi se ha convertido en una bodega con productos de calidad gracias a su espectacular clima mediterráneo, su entorno natural y su suelo de rodeno. Particularidades únicas que nos regalan vinos de exclusiva personalidad, como el Alcovi Blanco Joven 2018, de notas de manzana verde, níspero y menta, y el Alma de Espadán Cabernet Sauvignon 2017, tinto en boca potente, directo y redondo.

Con esta última parada terminamos esta aventura que pusimos en marcha hace unas semanas por todas las hermosas comarcas castellonenses que comprenden las tres zonas vitivinícolas de la provincia de La Plana (Sant Mateu, Les Useres-Vilafamés y Alto Palancia-Alto Mijares). Nos despedimos invitándote a conocer de primera mano las quince bodegas que integran la Indicación Geográfica Protegida a partir de sus interesantes planes de enoturismo, desde sus vendimias en familia hasta sus catas bajo la luz de las estrellas. ¡Descubre el verdadero sabor de la provincia de Castelló!

Por si te los perdiste y te apetece leerlos, aquí te dejamos el enlace del resto de artículos de esta serie:

Sumérgete en los bellos viñedos de l’Alcalatén

Conoce las bodegas castellonenses del Baix Maestrat

Descubre las cunas del vino de la Plana Alta

200730-do-alicante-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en Un paseo otoñal por las bodegas de l’Alt Palància

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.