Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Mendoza, Sarrión y Calatayud: esencia de un territorio maravilloso

31 diciembre, 2020

Jaime Nicolau
Hace solo un par de meses las familias Sarrión, Calatayud y Mendoza se reunían en Moixent, en casa de Pablo, recordando el vigésimo aniversario de un viaje que cambió sus vidas para siempre. Una experiencia en la que Toni Sarrión, Pablo Calatayud y Pepe Mendoza se empaparon de otras formas de entender el vino, otras costumbres, otras maneras de trabajar en un imborrable viaje por Chile y Argentina. Comparten filosofía aunque cada uno con sus ideas. Respeto a la tierra, al origen y la enorme responsabilidad de preservar el patrimonio vitícola a las generaciones futuras, recorren las mentes de estos tres enólogos que un día unieron sus caminos para cambiar el rumbo de los vinos de la Comunitat Valenciana para siempre.

Recuerdan infinidad de anécdotas, pero quizás la que más cariño les provoca sea un viaje lanzándose a la aventura, en un utilitario de los de finales de los 90, hasta Barcelona, para presentar sus vinos en Vila Viniteca, un templo del vino a nivel nacional, auspiciado el desplazamiento por Emiliano García (Casa Montaña). Grandes del vino catando los productos elaborados con pasión por Pepe, Toni y Pablo. Fue el principio de una gran historia.

Toni Sarrión ha levantado con enorme trabajo y dedicación el que hoy es uno de los grandes reinos del vino valenciano, Bodegas Mustiguillo. Sacar todo el jugo a la bobal que le proporcionaba la Finca El Terrerazo, en un tiempo en el que esta variedad era denostada, fue una enorme y valiente apuesta. Hoy vinos como Finca Terrerazo o, en las añadas excepcionales, Quincha Corral, viajan entre los mejores tintos de España por todo el mundo con la variedad autóctona por bandera. Entender cada parcela, cada suelo, cada cepa… Interpretarlo con respeto por el origen, con enorme pasión y llevarlo a una botella cargada de singularidad es el concienzudo trabajo que Toni ha inyectado en las venas al excelente equipo de la bodega. Posteriormente llegó el mismo trabajo para los blancos, en este caso con la también autóctona Merseguera como protagonista, injertada en cepas viejas de bobal. Otro paraje excepcional, Finca Calvestra, del que salen vinos tan singulares como Finca Calvestra o Finca Calvestra Margas, que también se han convertido en referencia obligada como grandes blancos mediterráneos.

Pepe Mendoza comparte con Sarrión filosofía y pasión. Embotellar el clima, los suelos y los aromas de su amado Alicante se ha convertido en su modo de vida. Enrique Mendoza es la bodega familiar en la que Pepe lleva años dejando un sello excepcional. Pero este soñador ha emprendido también un excelso proyecto personal en el Pla de Llíber, Pepe Mendoza Casa Agrícola, en el que las autóctonas monastrell, giró y moscatel cantan alegorías de un clima, un sol, unos suelos y unas cepas excepcionales. Han pasado los años pero no ha perdido ni un ápice de la pasión que siempre le acompaña en su camino. Es su modo de vida. Pepe sigue mimando las viñas, susurrándoles al oído para que se sientan queridas y sean capaces de expresar todas sus virtudes en una copa. Prepárense a disfrutar y mucho porque Casa Agrícola es la obra maestra de este «cantautor del vino valenciano».

Y el tercero en discordia es Pablo Calatayud. Siente, ama e interpreta como nadie los suelos de su Moixent natal. Celler del Roure se ha convertido en una de las firmas que son referencia obligada de los grandes vinos del sureste español. Vive una segunda juventud y ha encontrado en la calma y la quietud de su Bodega Fonda una fuente de inspiración inagotable que abraza con fuerza sus orígenes soñando mejorar, aunque sea un poquito, la vida de aquellos que han elegido vivir en el medio rural. Crecen en cada añada sus maravillosos vinos de mandó. Sorprende tras varios años experimentando con un espumoso que hace bailar de alegría, Les Danses. Es capaz de seguir abrazando con fuerza la monastrell con vinos por los que no pasa el tiempo, como Maduresa. En definitiva, este viñador es capaz de emocionar con cada gota de vino. Es capaz de trasladar toda la sapiencia del Tío Paco o Amàlia a cada proyecto que emprende. Su pasión es una garantía y uno de los pilares que sujetan una comarca que vive, de la mano del vino, un momento dulce y de enorme prestigio a nivel mundial.

Y así siguen caminando estos tres amigos. Elaborando vinos que emocionan y transmiten. Engrandeciendo los lugares en los que habitan. Siendo esencia pura de unos territorios maravillosos.

201211-cambiaron-historia-800x200

Artículos en imágenes

Un comentario en Mendoza, Sarrión y Calatayud: esencia de un territorio maravilloso

ManoloFerrer el 31 diciembre, 2020 a las 1:05 pm:

Recibirlos en Mendoza, hace casi 20 años, fue una gran experiencia y nos lo pasamos muy bien. Conocer y compartir esa maravillosa amistad que los une, como la pasión por hacer vinos especiales, resultó embriagador. Espero que ese conjuro de alquimista aventurero los lleve de nuevo a viajar tan lejos cómo para cruzar nuevamente el océano, quizás por eso los apodaron los Sudamericanos.
Aca, los vamos a seguir esperando.
Manuel Ferrer

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.