Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

De ruta por las bodegas del Medio Vinalopó

16 septiembre, 2020

Mar Lafuente
No queda nada para que acabe el verano y, aunque nos encanta el turismo de sol y playa que ofrece Alicante, durante el año también puedes disfrutar en la provincia y conocer más sobre ella con un turismo diferente, un turismo rural. Este tipo de actividades entre la naturaleza y con paisajes montañosos únicos está en auge y todavía más si van acompañadas de vino. La zona alicantina es perfecta para realizar enoturismo, ya que sus suelos especiales, sus climas templados y su cercanía a la costa mediterránea hacen a sus vinos diferentes y auténticos. Además, la combinación de montañas y mar deja unos paisajes increíbles. Una de las comarcas de Alicante que más destaca por el cultivo de la vid es el Medio Vinalopó, una de las ocho subzonas en las que se divide la Denominación de Origen Protegida de Alicante.

El Medio Vinalopó destaca por ser la principal zona de producción de vinos de Alicante. La comarca está comprendida entre Novelda, hacia Pinoso al sur, Agost al norte y Elda al oeste. Las alturas de esta zona son medias, los suelos son secos, con poca humedad y muy duros, con calizas y piedras; el clima, por tanto, es seco por la escasez de lluvias, pero cuenta con influencias marítimas en corredores de aire mediterráneo. Todo esto hace posible que puedan tener un gran abanico de variedades como Tempranillo, Syrah, Merlot, Bobal, Garnacha Tintorera o Cabernet Sauvignon entre otras, pero sin duda, la que predomina es la variedad Monastrell que ocupa más del 70%. 

Además, el Medio Vinalopó es el territorio alicantino que cuenta con un mayor número de bodegas. La gran mayoría de ellas ofrecen visitas guiadas y catas o degustaciones con las que puedes aprender más sobre el mundo del vino y, en concreto, sobre el vino alicantino. Si viajas a esta zona también podrás conocer uno de los tesoros que guarda Alicante: el reputado Fondillón, un tipo de vino alicantino único en el mundo. Hoy recorremos el Medio Vinalopó para que conozcas un poco más sus bodegas. 

En Monóvar, uno de los centros históricos de España, hacemos la primera parada. Aquí nos encontramos con bodegas como Primitivo Quiles o Bodegas Monóvar. Primitivo Quiles es una bodega con una larga historia detrás. La familia Quiles tiene lazos con el vino desde 1780 cuando empezaron con el cultivo y la elaboración de vinos en las tierras del oeste de Alicante. Siguiendo con la tradición familiar, su filosofía se basa en la ética personal y profesional. Por otro lado, en medio de un espectacular paisaje levantino y apostando por lo moderno nos encontramos con Bodegas Monóvar, una de las bodegas vinícolas con mayor prestigio de la provincia de Alicante y que cuenta con una gran oferta enoturística en la que puedes ver sus modernas instalaciones y los famosos toneles monoveros y la sacristía del Fondillón con sus viejas soleras centenarias. 

La segunda parada la hacemos de camino a Pinoso, donde nos encontramos con bodegas muy diferentes como Santa Catalina del Mañán, Bodegas Alejandro y Brotons. La unión de 30 agricultores que tenían bodegas propias da como resultado Santa Catalina del Mañán, una bodega que debe su nombre a la patrona de la localidad y que cuenta con una cosecha de cinco millones y medio de kilos de uva, un parque de roble francés y barricas de roble americano. Basando su trabajo en la elaboración tradicional está Bodegas Alejandro, donde creen que el esfuerzo y el tiempo tiene su recompensa: la creación de vinos que se quedarán en la memoria de aquellos que lo prueban. Y, por último, también puedes visitar Brotons, ubicada en El Culebrón, una de las pedanías que tiene Pinoso. 

En Pinoso hacemos la tercera parada, un pueblo conocido por sus viñas, sus vinos y su gastronomía. En esta localidad están ubicadas una gran parte de las bodegas del Medio Vinalopó, en la que están Bodegas Volver, Bodegas Pinoso, Vivanza y El Sequé. La pasión, la tradición y la cultura son los pilares fundamentales de Bodegas Volver, una bodega que se diferencia por el corte moderno de sus principales variedades autóctonas como el Monastrell, el Tempranillo, la Merseguera y la Moscatel. Haciendo referencia a la localidad en la que se encuentra está Bodegas Pinoso, fue constituida como cooperativa en 1932 y con la unión y el esfuerzo de sus fundadores ahora es reconocida por la calidad de sus vinos. Para hablar de la bodega Vivanza nos tenemos que remontar al siglo XIX, cuando todavía era una bodega privada con viñedos propios y que pertenecía a la familia Verdú. Actualmente el equipo y la infraestructura de esta corresponden a los más modernos estándares de calidad de producción y almacenamiento de vino. Y, por último, El Sequé es una bodega que ha querido respetar la historia vinícola de Alicante, dejando viva la huella de los fenicios y los romanos. 

De camino a la cuarta parada en la localidad de Algueña está la Bodega Cooperativa de La Romana, fundada en 1964. Ya en Algueña está la Bodega Cooperativa de Algueña. Esta cuenta con un total de 2.300 hectáreas de viña repartidas, de las que el 80% de sus viñedos son dedicados al Monastrell, una variedad que consigue transmitir la esencia mediterránea de los vinos alicantinos. 

Y, por último, la quinta parada en la ciudad de Petrer donde están situadas las bodegas Bocopa y la Cooperativa Agrícola de Petrer. En el caso de Bocopa, hablamos de un gran grupo vinícola que a día de hoy produce, embotella y comercializa el 50% de la producción de los vinos de Alicante. Además, destaca por uno de sus vinos, el ‘Marina Alta’, uno de los más vendidos de la Comunitat Valenciana. Esta también ofrece diferentes paquetes de enoturismo con visitas guiadas y catas con las que te enamorarás del vino de la provincia. Y, por otro lado está la Bodega Cooperativa Agrícola de Petrer con más de 100 años de historia en el mundo del vino. Siguiendo con la tradición, apuestan por lo artesanal, pero sin renunciar a lo nuevo. 

Casi todas estas bodegas abren sus puertas para que puedas acercarte y saber más sobre su historia. Además, incluyen catas en las que podrás degustar su vino para que puedas conocer el sabor de Alicante. Si estás por la zona, no puedes dejar escapar estas actividades enoturísticas que te harán enamorarte más aún de la provincia.

Por si te los perdiste y te apetece leerlos, aquí te dejamos el enlace del resto de artículos de esta serie:

Experiencias con alma por el Bajo Vinalopó

Viajando por las bodegas de la Marina Alta

Descubriendo las bodegas de la Marina Baixa

200730-do-alicante-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en De ruta por las bodegas del Medio Vinalopó

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.