Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Viso del Marqués: Entre palacios, lagartos y tapas a los pies de Sierra Morena

7 septiembre, 2016

Slider

Jaime Nicolau
Dicen los viseños que «Don Álvaro de Bazán hizo un Palacio en el Viso, porque pudo y porque quiso». Y así es. Porque sólo así se entiende que un marino, Don Álvaro de Bazán, como Marqués de Santa Cruz, diese forma a un majestuoso palacio que hoy acoge el Archivo General de la Marina Álvaro de Bazán, en La Mancha, a los pies de Sierra Morena. Viso del Marqués se encuentra a tan sólo 6 kilómetros de la A4, justo antes de la llegada de esta a Despeñaperros, todavía en Ciudad Real. Desde ésta y pasando por Almuradiel, llegamos hasta la población y, al bajar la calle Pozobueno, nos encontramos con la majestuosa Plaza del Padrillo, a los pies de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y el citado Palacio del Marqués de Santa Cruz. Un conjunto del que pocos municipios en España, ya sean como el Viso de cerca de 2000 habitantes o de muchos más, pueden presumir.

álvaro de bazán

Sentados en el Pradillo contemplamos, a nuestra izquierda, el Palacio que hoy alberga el Archivo de la Marina. Pertenece a los marqueses de Santa Cruz que lo alquilan a la Marina Española por el simbólico precio de un billete antiguo de una peseta al año. Es de estilo renacentista y fue construido en el último cuarto del siglo XVI. Declarado Monumento Nacional en 1931. Si espectacular resulta su figura, no menos aparecen sus muros y techos cubiertos de frescos que combinan escenas mitológicas, batallas navales y ciudades italianas relacionadas con la trayectoria militar del Marqués. Álvaro de Bazán  lo frecuentaba bastante al estar a mitad de camino entre la Corte en Madrid y el puerto de Sevilla, al que como marino tenía que acudir frecuentemente. También se halla en el Viso su tumba, en la cual está enterrado junto con su esposa.

pradillo y palacio

lagartovisoVolvemos a sentarnos en el Pradillo y, a la derecha del Palacio, emerge majestuosa la iglesia parroquial de Viso del Marqués, de estilo transición gótico-renacentista, fue levantada en el Siglo XV. Aunque quizás el detalle que lo distinga de otras iglesias españolas sea que de sus paredes cuelga «El lagarto de Viso», un cocodrilo disecado de unos 5 metros de longitud procedente del Nilo, que fue traído a la localidad por Álvaro de Bazán en una de sus expediciones.

Y aquí arranca la visita que hoy les recomendamos. Porque a partir de estos tres elementos van a comprender mejor las costumbres de El Viso. Pero el resto lo irán viendo ustedes mismos en su visita. Ahora toca que acaben de disfrutarlo, y para ello hemos preparado una ruta por la excelente gastronomía de la localidad. Si se ponen en manos de un viseño, posiblemente les ofrezca unas gachas (moje de harina), un guisado de conejo, unas migas, caldereta de ciervo o jabalí o unas habichuelas con perdiz. No fallarán. Estamos en tierra de caza.

Pero del Viso también destacan sus tapas. Salir de cañas, a mediodía y al anochecer, y esperar a que sea el local elegido el que sirva las tapas con cada cerveza, o pedir raciones…

lagarto2

…Empezaremos este recorrido con el otro lagarto del Viso. Posiblemente sea el último en llegar, pero lo hace sobradamente preparado. Cristian Monsalve regenta la Cervecería Pinky desde hace poco más de un año. Es del pueblo y siente el pueblo, por lo que 10 años después de empezar como aprendiz en Casa Pepe, un clásico en pleno Despeñaperros, se ha atrevido con volver a su pueblo para afrontar su primera aventura personal en la que le apoyan sus dos hermanas. «Soy viseño a muerte. Estuve 10 años allí abajo con un negocio que cuenta con unas ideas políticas claras (sonríe). Yo no entiendo de política, aunque sí me considero español por encima de todo. Allí Juan me trató como si fuera su hijo y sus hijos como si fuera su hermano. Me han dado todo lo que he necesitado. Cuando consideré que podía volar solo y echar una mano a mi familia, que podía afrontar más responsabilidades, decidí apostar y estamos muy contentos. Hace falta mucho sacrificio, querer mucho y estar siempre al pie del cañón sin fallar, pero es lo que queremos hacer y lo tenemos claro».

jamón

La oferta de Pinky es algo diferente a lo que acostumbran los otros locales a los parroquianos, pero Cristian está satisfecho porque «la clientela ha respondido muy bien y habla bien de nosotros en la gran mayoría. Estamos muy contentos». Y es que la clave de Pinky es parte de lo que Cristian ha aprendido en esos 10 años de formación: «un servicio rápido y de mucha calidad».

Y si se dejan recomendar no dejen de probar el jamón espectacular cortado a cuchillo, los quesos en aceite o manteca o el Lagarto Ibérico, una noble pieza del cerdo que en Pinky miman más que cocinan. En la carta encontrarán también alguna exuberancia como la hamburguesa de canguro. Me dejo para el final un dato que me parece relevante. Cristian tiene las cosas clarísimas y la cabeza perfectamente amueblada a sus 25 años.

José Cortijo

La segunda ronda la tomaremos en uno de los clásicos del pueblo, El Cortijo, como allí lo conocen aunque de la puerta cuelgue el cartel de Mi Cortijo. Se encuentra en la Calle Real. Allí les atenderán dos hermanos, José y Mercedes. Con suerte podrán ver a su madre María del Valle asomar de la cocina. Van a poder beber, sobre todo si el calor aprieta, una de las cervezas más frías que hayan tomado nunca. Cuando las tapas empiecen a desfilar se encontrarán una tortilla de patata individual, tocino ibérico, lomo con queso, gambas

… También pueden pasar al salón y apostar por raciones. Aquí encontramos la carne de pincho, que también puede salir en formato tapa con una caña. Cuidado con los dedos, la gente del pueblo sabe cuando uno ha estado en el Cortijo mirando si las yemas se han tornado amarillentas. No dejen de probar la oreja, especialidad del local, o el paté de perdiz.

felipe

Nos dejamos para el final el regreso al Pradillo. Es el corazón, el pulmón y el alma del pueblo en los meses de buen tiempo. Allí se enclava nuestro tercer destino: Los Leones. Durante esos meses de buen tiempo cuenta con una terraza de enclave privilegiado. Sentarse contemplando la propia plaza, el Palacio y la Iglesia, detiene el tiempo. Felipe será aquí su anfitrión. Gambas, pinchos, sepia, magro, montados, componen una notable oferta en la faceta más informal.

mesón

Pero además, Los Leones cuenta con un Mesón en su interior en el que se dan comidas casi todos los días del año. Platos contundentes de cuchara, carnes de caza y asados, componen una carta amplia y variada que seguro les dejará satisfechos. Además sean conscientes de que en ese Mesón se han «cocinado» decisiones importantes de este país. Si sus paredes hablaran… pero son inteligentes y no lo hacen.

IMG_7853Para el final dejamos una guinda a su elección. En este momento pueden optar por irse a dormir a uno de los hoteles de Viso del Marqués (La Almazara o Hurtado de Mendoza) o las casas rurales cercanas, o rematar el viaje en El Perfil de Satur. Si lo hacen sean conscientes de que entran en el mundo de la diversión, desorden y caos voluntario de Satur que él controla a la perfección. Si tienen suerte, quizás se los lleve de crucero… Lo pasarán bien seguro.

Sirva esta pequeña pincelada para presentarles Viso del Marqués. Que es mucho más que lo que les hemos contado. Sin duda, un tesoro escondido a las faldas de Sierra Morena.

 

 

 

 

Artículos en imágenes

Un comentario en Viso del Marqués: Entre palacios, lagartos y tapas a los pies de Sierra Morena

Mar el 8 septiembre, 2016 a las 1:32 am:

En el término municipal del viso se encuentra el Hotel-Restaurante La Teja a tan solo 19 km de viso del marqués, a pie de autovia en el km. 243 sentido Andalucia y 244 sentido Madrid, donde podrán degustar su excelente cocina tradicional y de caza destacando el pate de perdiz casero, el cochifrito ibérico y el solomillo de ciervo,así como su carta de postres caseros. Aparte de disponer de un encantador hotel los clientes que lo deseen pueden disfrutar de unas impresionantes Casas Rurales a tan solo 1,5 km del restaurante con todas las comodidades además de piscina, barbacoas y actividades deportivas, tiro con arco, ping-pong, etc. Todo ello en un enclave privilegiado como es el marco incomparable de Despeñaperros.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.