Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

«Nuestra meta debe ser recompensar el esfuerzo del viticultor»

24 marzo, 2021

Texto: Pedro R. Arias / Foto: Ramón Pardo
Tras seis décadas de trayectoria, Bodega Les Useres continúa al pie del cañón como una de las principales productoras de vino de la Indicación Geográfica Protegida de Vinos de Castelló. Su nacimiento, durante los años sesenta, fue posible gracias al tesón y coraje de ochenta y seis viticultores de las tierras que hoy conforman la zona vitivinícola de Les Useres-Villafamés. Una unión que generación tras generación ha sabido afrontar enormes vendavales, permitiéndonos hoy seguir descubriendo la tradición y cultura de la comarca a través de una copa de sus excelentes vinos.

En la actualidad, Les Useres, convertida en una Sociedad Agraria de Transformación (SAT), se encuentra integrada por más de ochenta socios bajo la gerencia de Vicent Bellés. Él se describe como un viticultor a tiempo parcial, cuya pasión por el sector de la viña lo lleva en la sangre desde que nació, al ser hijo y nieto de hombres de campo. En 2002 se incorporó a la bodega con la intención de lograr el embotellado las uvas que producían para así vender vinos de calidad que recompensaran la gran labor de quienes lo hacen posible cosecha a cosecha.

5barricas.- ¿Cuál es su función dentro de la bodega?

Vicent Bellés.- Bueno, nuestra bodega, como la mayoría de Castelló, es una sociedad agraria, una formación muy pequeña donde las funciones se multiplican. Básicamente, llevo el tema administrativo y lo que son labores de gerencia: compra-venta, relaciones con clientes y proveedores, redes sociales, administración… Y después, dentro de la bodega, pues a veces echo una mano a la hora de los embotellados, la vendimia… por lo que termino haciendo de todo un poco.

5.b.- ¿Con qué objetivos se decidió embarcar a lo que hoy se conoce como Bodega Les Useres?

V.B.- Pues la verdad es que Les Useres nunca ha dejado de hacer vino desde los años sesenta. Lo único que, como la mayoría de bodegas que quedaron en Castelló y en el resto de la Comunitat Valenciana, se dedicaban a elaborar para otros, digamos no embotellaban. Entonces mi incorporación vino un poco con la idea del presidente y de la Junta de aquella época de intentar defender más nuestro producto elaborándolo por completo. A finales de los noventa, se apostó por comercializar un mejor vino a través de la fermentación controlada para así acabar el proceso hasta al embotellado. Por tanto, hicimos que entrara la uva y que saliesen botellas a través de la creación de marcas y entrada al mercado. Esta filosofía nos ha permitido defender un poco más el vino, la uva y la producción local.

5.b.- ¿Qué variedades actualmente están trabajan?

V.B.- Hemos ampliado el abanico considerablemente, ya que en los inicios se replantó casi todo lo que había híbrido con tempranillo y algo de garnacha, más lo que existía, que era básicamente la bonicaire y la monastre y macabeo, todo variedades nacionales. Desde finales de los noventa, con las mejoras de ampliación de la bodega se ampliaron a las variedades francesas en tinta: syrah, merloy, cabernet y garnacha. Y en cuanto a blanca incorporamos la macabeo, la variedad chardonnay.
5.b.- ¿Cómo consigue garantizar la calidad de sus vinos?

V.B.- La calidad de nuestra producción viene única y exclusivamente de las viñas de nuestros socios. Les Useres es una sociedad agraria similar a la cooperativa desde el año 82, por ello, la totalidad de la uva que trabajamos viene de nuestros viticultores. A esto se suma la cultura del cultivo de la uva, basada en la excelente tierra y clima que hay en nuestra población. Y después ya en bodega se ha invertido bastante en mejorar la calidad de todos los procesos, teniendo en cuenta nuestro volumen. En los últimos años se ha sumado la creación de la IGP de Castelló y sus mecanismos de control externos, garantizando que todo se haga como toca.

5.b.- ¿Qué tres vinos destacaría de su colección?

V.B.- Como principal referencia señalaría la marca 86 winegrowers y su hermano mayor Limited Edition por lo que representa. Su número fue escogido como homenaje de aquellos viticultores que hicieron posible este proyecto, convirtiéndose hoy en nuestro vino más top. Después, resaltaría la gama 33 route, sobre todo el 33 route tinto, al ser un vino que engloba nuestras dos variedades más plantadas: el tempranillo y la bonicaire, y que simboliza la localidad, el camino y, en cierta forma, las raíces de Les Useres. Y el tercero ya sería el Pelegrí, ya que con él también intentamos dar a conocer nuestra bellísimas tradiciones y gentes.

5.b.- ¿A quién le agradece lo conseguido hasta ahora?

V.B.- Por supuesto, a los viticultores por su paciencia y trabajo. A veces repaso la historia de la bodega y observo que pocas décadas han sido buenas. Siempre ha habido problemas y crisis… y continúan estando ahí algunos, intentando mantener esta antigua tradición. Asimismo, doy gracias a la paciencia de la familia, ya que al estar metido en cuerpo y alma en un proyecto así les terminas robando horas. A veces te ven disgustado y tienes que reprimir para llegar un poco limpio de esos quehaceres diarios.

5.b.- Este año su bodega lanzó un vino para el Club Deportivo de Castellón. ¿Qué es lo primero que piensa su equipo a la hora de lanzar un nuevo producto como este?

V.B.- Lo primero que pensamos es que tenemos una producción que hay que sacar de alguna forma adelante, puesto que todos los años hay vendimia, habiendo buen clima o no. Entonces el principal dolor de cabeza va por ahí, saber cómo intentar comercializar la cosecha para lo antes posible pagar lo mejor que se pueda y dignamente a la gente que está en el campo trabajando. Con esa premisa siempre tienes que estar dándole vueltas a la cabeza para ver cómo funciona el mercado, conocer los gustos del consumidor y cómo puedes enfocar tu producción para llegar a ciertos nichos. Y eso se consigue, principalmente, logrando el mejor vino de la mejor uva para venderlo bien y recompensar el esfuerzo del viticultor.

5.b.- Y entonces, ¿qué peso cree que tiene la marca en la presentación del producto?

V.B.- Bajo mi opinión, el consumidor actual busca conocer un poco más allá del vino que está dispuesto a comprar. Descubrir lo que representa la propia marca, el porqué de su nombre, de dónde viene, el terruño, sus gentes… De ahí creo que viene también un mayor interés por las visitas de bodega. Los clientes se interesan por descubrir más allá de la variedad, el precio y el tipo de vino. Por eso, intentamos que todas nuestras marcas expliquen algo de nosotros, donde estamos, nuestro entorno y nuestra gente.
5.b.- ¿Se ha notado una cierta mejoría tras la ligera apertura de la hostelería?
V.B.- Creo que todavía no, la hostelería lo están pasando realmente mal y apenas se ha notado mejoría. Los únicos que van funcionando son las tiendas: vinotecas, supermercados… Obviamente quien tiene por costumbre tomarse una copita de vino con su comida, pues tiene que ir a la tienda. No hay más. Hasta que no abran por completo los interiores, no creo que la cosa cambie.
5.b.- ¿Qué supone para el sector del vino castellonense la cancelación por segundo año consecutivo de la Magdalena?

V.B.- La Magdalena, más que la parte económica o de poder vender más o menos botellas de vino, para nosotros es un canal importante para dar a conocer el vino que se produce en Castelló. Aunque parezca obvio que todos los castellonenses nos deberían conocer, pues no es así. Las fiestas mayores son una forma de incidir en el consumidor de aquí, sobre todo a la juventud, a través de diversos eventos que permitan a las bodegas demostrar los excelentes vinos que se crían en nuestra tierra y, a la vez, mejorar la facturación del sector.

5.b.- Además, a qué mercado se dirige mayormente su bodega?

V.B.- Actualmente el mercado prácticamente se nos ha reducido a la Comunitat, provincia y poco más. La exportación también se ha quedado prácticamente a cero, debido al cierre de fronteras. La pandemia ha paralizado muchos proyectos que habían en marcha, algunos más avanzados que otros, centrados en poder vender nuestros vinos fuera de nuestras fronteras. España es un productor enorme, ya que en cualquier zona hay enormes producciones y bodegas. Esperemos que en un futuro cercano poder exportar parte de nuestra producción.

5.b.- ¿Qué le diría a la gente que aún no conoce el producto castellonense?

V.B.- Pues esperamos que el momento que lamentablemente vivimos sirva al menos para concienciar y animar a la gente a conocer más el producto local, algo que termina siendo bueno para todos. Hay que apostar por el producto de cercanía, por lo que representa. El vino de Castelló es uno de los grandes desconocidos y después la gente que viene de fuera de la zona pues es bueno y creo que es lo normal disfrutar de la gastronomía local con productos locales en el cual está el vino local de Castellón, obviamente. Entonces hay que diversificar todo. Hoy en día está bueno, así que conocer otros productos de otros vinos en otras zonas y creo que hay tiempo para todo.

5.b.- Tras sesenta años de trayectoria, ¿en qué cree que se ha sabido distinguir su bodega?

V.B.- Creo que en la tenacidad, el esfuerzo y trabajo. Tenacidad porque hace sesenta años que nació la bodega en una época en donde la provincia de Castelló habían poca hectáreas de viñedo. Les Useres, de todas las poblaciones que se distinguían por sus cooperativas o sus productores, era de las más pequeñas o posiblemente la más. Por eso creo que debido a esa constancia la bodega ha sabido sobrevivir hasta hoy. Y bueno, apostar y mantener nuestra filosofía generación tras generación, manteniendo esa ilusión firme.

5.b.- ¿Diría que ese ha sido su mayor logro?

V.B.- Pues posiblemente uno de los mayores, también adaptarnos a las diferentes circunstancias que han acaecido. En los años setenta, el arranque masivo de viñedos; en los ochenta, las crisis diversas; en los años noventa, la reinversión de finales de la década…, resistiendo hasta ahora con una nueva apuesta de marcas, como la 86 y la 33 Route, siempre intentando salir adelante con esfuerzo.

5.b.- ¿Qué nuevos proyectos tienen en mente?

V.B.- Ahora estamos trabajando en un proyecto para mejorar las instalaciones, lo que es la recepción de la bodega, el Centro de Interpretación del Vino… También nos estamos centrando, principalmente, en la apertura de nuevos mercados, al haberse quedado en stand by debido a la pandemia. Y luego en la reapertura de nuestra oferta de enoturismo, ya que todos los días estoy respondiendo mails o mis compañeros en bodega llamadas de gente que desea visitarnos. Esperemos disfrutar lo más pronto posible de lo que se hacía antes.

210312-acevin-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en «Nuestra meta debe ser recompensar el esfuerzo del viticultor»

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.