Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Un vino con… RAFAEL VERDÚ, Presidente de la DO Yecla

«Nuestro patrimonio vitícola debiera ser patrimonio de la humanidad»

11 noviembre, 2021

Jaime Nicolau / Fotos: Fernando Murad

Cada vez son más las Denominaciones de Origen del vino español que apuestan para su presidencia por la figura de un técnico en lugar de un bodeguero, evitando así todos las recelos que esto provoca en el resto de bodegas. Economista de profesión, Rafael Verdú llega a la presidencia de la DO Yecla, puesto que ya ocupó fugazmente en los años 80. En su trayectoria profesional ha sido asesor fiscal y auditor de cuentas en los últimos 15 años. Desde hace unos años está jubilado, aunque con muchas actividades a las que ahora suma la presidencia de esta denominación de origen que lleva la bandera de un pueblo y sus gentes por el mundo.

5barricas.- ¿Cómo llega Rafael Verdú a la presidencia de la DO Yecla y qué relación tiene con el mundo del vino?

Rafael Verdú.- Bueno, es muy difícil que una persona de Yecla no esté relacionado de alguna manera con el vino, porque aquí llegaron a haber muchísimas bodegas repartidas por todas las casas de campo. Cada una tenía su propia bodega y vendían su propio vino. Diría que todo el mundo en Yecla tiene alguien relacionado con la agricultura o con el mundo de las bodegas. Yo en ese sentido sí he estado relacionado con fincas que tenían mis padres, que ya se vendieron. Con el tiempo y terminada la carrera de Económicas, me propusieron ser secretario del Consejo aquí en Yecla y luego presidente. Estamos hablando de los años 80-90. Aquello se quedó ahí y yo lo dejé por motivos profesionales, fundamentalmente y por poco tiempo. Ahora, unos años después, me propusieron ser presidente y encantado lo acepté. Además, desde un punto de vista profesional, yo también estaba muy cerca del vino. Soy auditor de Cuentas y miembro del Registro Oficial de Auditores y audito bastante en bodegas de todo el territorio español en Rioja, Ribera, Jumilla, Yecla, Alicante… Es un mundo que siempre me ha atraído y nunca lo he dejado. Además, me considero un buen consumidor de vino en el buen sentido de la palabra, no por cantidad, sino porque busco relacionarme con la gente a través del vino. El vino tiene una cultura alrededor que es muy difícil que no te atrape. Cuando recorro España vivo y bebo el vino de la zona. No me empeño en ninguna marca ni en ninguna denominación de origen. Busco el vino de la zona porque tenemos esa tremenda riqueza.

5b.- ¿Llega esta segunda oportunidad en un mejor momento para ti?

R. V.- Han pasado casi treinta años y creo que ahora sí. En este tiempo Yecla también se ha asentado como denominación de origen.

5b.- ¿Qué es lo que más te ilusiona de este nuevo reto?

R. V.- En realidad es un reto y a la vez una responsabilidad. Yo he visto crecer las bodegas y pasar crisis terribles. Hace 20 o 30 años estábamos con importantes excedentes con proyectos que no estaban suficientemente preparados para acometer el reto. Las bodegas se han ido modernizando con un esfuerzo importantísimo. El mundo del vino no es una fábrica y recuperar la inversión puede costar muchísimos años. Entonces el esfuerzo que hace el bodeguero es muy importante, además del que está haciendo el agricultor. No somos todavía capaces de vender el vino al precio que el agricultor debería cobrar la uva.

5b.- ¿Cuáles crees que son los puntos fuertes de Yecla?

R.V.- Yo diría que hemos conseguido un equilibrio razonable entre las parcelas de la denominación de origen y y tenemos ahora mismo casi 5000 hectáreas de viñedo acogido que creo que estamos controlando bien y estamos pudiendo vender el vino, aunque nos gustaría venderlo a mejor precio. También remarcaría como positivo que nos hemos modernizado y las bodegas se han dimensionado adecuadamente. Antes había una dimensión excesiva. Por último, la técnica también ha cambiado mucho y el esfuerzo que han tenido que hacer las bodegas para adaptarse a las circunstancias técnicas que necesitaban por exigencias de los mercados. Eso ha hecho que los vinos mejoren muchísimo. Tenemos argumentos para salir adelante. 

5b.- Hablar de Yecla es hablar principalmente de monastrell…

R. V.- El monastrell es nuestro emblema, como en el resto de DO murcianas. Y un monastrell que habla solo y no debemos complicarle la vida al consumidor final yéndonos a vainillas, flores, etc. Es un monastrell muy similar al de nuestras zonas vecinas porque el clima y la orografía son muy parecidos. Tal vez se diferencian más incluso dentro de la propia Yecla. No es lo mismo la monastrell que se coge en Campo Bajo que la que se coge en el Arabí. No es lo mismo por la altitud. Entonces, dentro de las propias denominaciones de origen, vamos a encontrar un monastrell diferente. Y en lo distinto está la riqueza que hay ahora mismo en la zona, sobre todo en los viñedos en vaso que no son demasiado productivos y tenemos que apoyarlos como sea. Están dando una diferencia respecto de otros sitios muy importante. Pero el agricultor que cultiva ese viñedo en vaso sigue sin obtener rendimiento suficiente. Entonces, de alguna forma, hay que proteger ese patrimonio. Creo que es el camino para vender los vinos a un precio justo y que el agricultor perciba lo que merece.

5b.- ¿El futuro de Yecla puede pasar por algún plan desde el Consejo Regulador para premiar las buenas prácticas con ese patrimonio vitícola?

R. V.- Tenemos que estudiarlo, eso es seguro. Porque es la única manera de que la gente no abandone los viñedos. Confío en lograrlo. Estamos en una zona de gente muy dinámica y emprendedora que son capaces de crear cualquier tipo de negocio.

5b.- ¿Qué se puede hacer a nivel consejo regulador?

R.V.- Promoverlo en la medida de lo posible con el propio Consejo y la Consejería, así como con otros medios. Conseguir que de la misma manera que se está cuidando un inmueble que es de no sé qué siglo y que no tenemos medios para aguantarlo, se pueda hacer lo mismo con los viñedos. Cuidar nuestro patrimonio como si fuera patrimonio de la humanidad, porque debería serlo, y cuidar al agricultor. Además, es ser respetuoso con el medio ambiente, porque hablamos de viñedo de secano. Es sostenible, respetuoso, es un cultivo tradicional que ha sido siempre así.

5b.- ¿Cómo es la estrecha vinculación entre la DO Yecla y la Ruta del Vino?

R. V.- Vamos a una por una razón: aquí el turismo está ligado, tiene que estar necesariamente ligado, al vino y la gastronomía. Y si queremos promocionar y promover lo que son actividades en Yecla que van en beneficio de las bodegas y en beneficio del pueblo entero, tiene que ser de la mano con la Ruta del Vino. Por eso estamos dentro de ese proyecto.
5b.- ¿Nos ha enseñado la pandemia a valorar como toca al sector primario, al agricultor y los pueblos del vino como destino?
R. V.- Es el único sector que no ha dejado de trabajar. Y yo señalaría que también nos ha enseñado a ver el mundo del vino como destino de turismo. Hemos conseguido una cosa que siempre teníamos un poco abandonada. En Murcia ciudad o en otros pueblos de la provincia de Murcia, apenas se conocía el dinamismo de los pueblos vinculados al vino. Se sabe de la existencia del vino, de los muebles, del calzado… de lo que aquí se produce, pero no nos conocían. Nos quedamos la comunidad cerrada y crecieron enormemente las visitas turísticas. Y eso ha llegado para quedarse. Entre todos estamos consiguiendo o conseguimos que la gente nos conociera.
5b.- ¿Cómo ves el futuro de los vinos de Yecla?

R. V.- Lo veo complicado, pero a la vez ilusionado. Hay que promover los vinos y al mismo tiempo que seamos capaces de venderlos mejor y cuidar del agricultor. Tenemos que mantener nuestra cultura y nuestras tradiciones, pero también nuestro patrimonio vinícola en forma de parcelas viejas y a la vez de cerrar el círculo de cuidar a todo el sector. Debemos conseguir que todos los programas de ayuda vayan destinados a esos objetivos fundamentales. Lo demás yo creo que se puede resolver porque la calidad la tenemos.

210305-do-yecla-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en «Nuestro patrimonio vitícola debiera ser patrimonio de la humanidad»

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.