Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Mari Llusar nos presenta ‘Finca Espolla 2011’, de la DO Empordà

17 noviembre, 2016

Mari_plaerdemavida

Perelada como bodega no necesita presentación. Es una gran bodega familiar hecha a sí misma y con la calidad como bandera. Elabora desde gamas básicas hasta grandes vinos y ediciones limitadas para un público ya experimentado y predispuesto al disfrute. Sus gamas altas son de una calidad y una singularidad indiscutible, pero es con sus vinos de gama media, sus vinos de finca básicos, con los que se gana el corazón y el respeto de sumilleres y enófilos. La relación placer-precio es máxima. Y aquí es donde encaja Finca Espolla, en este caso la añada 2011.

5b_espolla_pereladaLa finca está situada en el Prepirineo catalán, con un clima mediterráneo por su proximidad al mar, pero con una singularidad climatológica y térmica debida a los vientos de la Tramontana.

De color rojo picota, al verter el vino en la copa ya se aprecia su densidad, que se reafirma al agitarlo y observar cómo cae una lágrima densa y teñida de granate. Estamos ante un coupage de cabernet sauvignon, garnacha y syrah en pleno Mediterráneo. Promete.

A copa parada desprende hierbas, enebro, lavanda, eucalipto, romero y tomillo tan propios del bosque mediterráneo. Flores, violetas intensas. Se intuye goloso, como un arrope delicado y en su punto. Entre su notable mineralidad, aflora la fruta con un esplendor que embauca, moras bien maduras, arándano negro. Desprende, en esencia, uva madura.

No hay verdor que se nos pueda colar en la fiesta. Lo degustamos. Entra serio, potente y seguro. La fruta negra llega para quedarse, junto al recuerdo de montebajo. Es una intensidad de sabor en justo equilibrio con la frescura que le aporta una bien pulida acidez y unas notas balsámicas que lo calman.

Es este un momento perfecto para tomarlo, pero con su estructura y contundencia, señas de una potente extracción de sólidos, puede guardarse un tiempo más para disfrutar de un vino más sosegado en el futuro. A pesar de su paso por barrica nueva, predomina la fruta de una manera imponente. Nos dura en la boca. Es un retrogusto muy largo, goloso y deja una leve sensación de vino abocado.

Para completar una experiencia sublime, nos acordamos de su precio. Vale mucho más de lo que cuesta.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Mari Llusar nos presenta ‘Finca Espolla 2011’, de la DO Empordà

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.