Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

El palacio donde la leyenda del Cid y el vino de Requena se funden

2 julio, 2021

Texto: Pedro R. Arias Vídeo y fotografía: Fernando Murad

Requena es sinónimo de tradición, cultura e historia. Hoy te lo volvemos a demostrar visitando una de las joyas que esconde su casco antiguo en el barrio de la Villa, el Palacio del Cid. Esta emblemática edificación fue elegida para aguardar el Museo del Vino de Requena, en el que a través de una serie de utensilios que sirvieron para elaborar, almacenar y transportar el vino podrás entrar en profundidad en los motivos por los que esta tierra se ha convertido en uno de los epicentros más importantes de la viticultura valenciana. Un lugar especial que esconde una leyenda, ya que según esta, el palacio se encuentra en el mismo lugar donde se cobijó el Cid Campeador a su paso por Requena.

La edificación de estilo gótico fue construida allá el siglo XV mediante piedra de sillería, representando la arquitectura civil más importante de la ciudad. A su entrada podemos distinguir una majestuosa puerta de medio punta adovelada, ventanas conopiales y un blasón de los Pedrón, ya que el palacio fue utilizado como casa solariega para esta familia de requenenses. Su fisonomía se ha adaptado a los diferentes usos que ha tenido a lo largo del tiempo, manteniendo intactos sus artesanados góticos de madera original. Un verdadero edificio noble que junto a las dos iglesias, ambas Patrimonio Nacional, son de lo que más destaca de todo el casco histórico-artístico de la Villa.

Según cuenta la leyendo el Palacio del Cid se edificó encima del solar de lo que fuera la residencia del Cid Campeador en Requena. Dicen los antiguos romances que aquí tuvo lugar el encuentro de Rodrigo Díaz de Vivar con el rey Alfonso VI para concertar las bodas de sus hijas con los Infantes de Carrión. Leyenda o no, lo cierto es que el Cid estuvo en Requena en el año 1089, como recogen las crónicas de la época.

Tres fueron las bodegas albergó este espacio: un primitivo jaraíz, donde se elaboraba vino para el consumo familiar; una cueva-bodega con 9 tinajas; y tiempo después en el siglo XVII se construyó los primeros trullos que se hicieron en la ciudad. «Decidimos dedicar este espacio al Museo del Vino, porque solo explicando el uso y funcionamiento de las tres bodegas contamos el panorama de gran parte de la historia del vino en nuestra comarca«, recalca José Á. Romero, gestor cultural del Ajuntament de Requena.

El Museo del Vino de Requena, ubicado en la calle Somera, podemos encontrar la historia del vino en la zona durante más de dos mil años a través de una excavación ibérico de tradición fenicia. Utensilios de elaboración, almacenaje o transporte (trullos, trulletas, tinajas, prensas…) se presentan en la cuadra y otras salas de la planta baja, acompañados de un montaje audiovisual que, combinado con una maqueta, muestra el interior de una bodega comarcal de principios del siglo XX. Mientras que en las plantas superiores se ha destinado un espacio para la descripción de la singularidad geográfica de la comarca y la evolución de la actividad enológica de sus pobladores. Fotografías de los paisajes se combinan con representaciones virtuales sobre el territorio y su gente.

«Para Requena tener este museo es importante porque el vino es la principal economía de la comarca y, por tanto, contar y conocer su historia y tradición es fundamental a través de estas 3 bodegas que nos cuentan tres maneras de elaborar vino de tres momentos distintos», señala Romero. Uno de los espacios que más sorprende a los asistentes es una gran enoteca de cerca siete mil botellas de vino de todo el mundo que comenzó a crear en los años setenta. Entre sus estanterías podrás encontrar botellas de champagne francés, ron caribeño y de licores de todo el planeta. Asimismo, esta sala cuenta con una pequeña colección, que fue la última que se adquirió y en las que destacan vinos históricos de la comarca, como de la Cooperativa Agrícola de Camporrobles o de San Antonio.

No dudes en perder esta oportunidad de sumergirte en la memoria que el vino ha dejado en Requena y su comarca.

210702-temp-este-verano-acercate-800x200

Artículos en imágenes

0 comentarios en El palacio donde la leyenda del Cid y el vino de Requena se funden

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.