Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Belén Mira, la artista total (fuera de los fogones)

18 noviembre, 2021

David Blay
Arrancamos una nueva visión de entrevistas con personas vinculadas al mundo de la gastronomía. Tienen prohibido pronunciar la palabra ‘cocina’ o cualquiera de sus derivados y realizamos junto a ellas un ejercicio de imaginación en el que tomaron un camino profesional diferente hacia algo que les apasionó laboralmente en su infancia (o lo sigue haciendo y está presente en sus vidas).

«¿Qué te gustaría ser? Algo interesante, artístico, creativo. Me llama la pintura, pero también el baile clásico y hasta el cuidado de animales. Me gustaría estudiar Bellas Artes, pero también Restauración. No creo que sean excluyentes».

Belén Mira dirige desde hace unos meses el restaurante Balcón de la Sella, ubicado en un hotel de Pedreguer llamado Syncrosfera y que tiene entre muchas curiosidades dos primordiales: es propiedad del medallista olímpico ruso Alexander Kolobnev y acaba de ser reconocido como el más innovador en 2021 merced a su enfoque a la salud a través del deporte y la gastronomía saludable.

«En tercero de BUP mi padre me preguntó qué quería estudiar. Hablamos de una época donde la percepción de determinadas profesiones no es la actual. Tras la conversación inicial, donde incluso pasamos por Periodismo o Veterinaria, acabé matriculándome en ADE, porque según aquella mentalidad era algo que me daría para vivir».

Hay una generación entera que no podría ser calificada de infeliz laboralmente, pero que se vio forzada a formarse en disciplinas que no les llamaban la atención y acabaron por encontrar hobbies que décadas más tarde han podido convertirse (por fin) en sus profesiones.

«En cuanto salí de la facultad monté La Pitanza. Había crecido viendo cocinar a mi madre y gracias a su apoyo moral y económico, junto al de mi hermano y el de mi marido, puse en marcha un negocio, como quería mi padre. Pero adaptado a lo que yo sentía».

De hecho, sigue pensando lo mismo que amartillaba su cabeza cuando tenía 16 años. «Yo quería ser artista. Y eso suponía hacer algo que me hiciera feliz, pero que al mismo tiempo fuera capaz de hacer felices también al resto de personas».

Quizá por todo ello, cuando su primer proyecto ya no le llenaba, decidió retornar a sus raíces. No es fácil para un cocinero consolidado en una capital romper con todo y desplazarse a lugares con mayor calidad de vida pero menor incidencia. Pero eso no fue un impedimento para buscar levantarse cada día en Altea mirando al Mediterráneo.

«No solo los platos son arte ni solo la comida es felicidad. He encontrado por fin un camino que llevaba buscando desde hace tiempo. Tengo claro qué quiero aportar para conseguir un mundo algo mejor, que no hace falta que se pause pero que sea más tranquilo. Que fomente una dieta saludable pero sin necesidad de usar ese concepto. Y gestionar un horario laboral donde no cuenten las horas, sino las experiencias».

211104-tardeos-cava-valenciano-800x200px

Artículos en imágenes

Un comentario en Belén Mira, la artista total (fuera de los fogones)

calpe el 18 noviembre, 2021 a las 9:20 pm:

impresionante , todo un ejemplo a seguir

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.