Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Barahonda, el sueño nacido de la pasión de los Candela por el mundo del vino

18 noviembre, 2021

Texto: Mar Lafuente / Fotos y Vídeo: Fernando Murad y Vicente Escrivá

Bodegas Señorío de Barahonda es Yecla, ubicada a tan solo tres kilómetros de esta localidad. Es Monastrell en esencia, representando a la variedad reina de la zona. Es familia, un proyecto que impulsaron los hermanos Candela. Es gastronomía, por su gran apuesta con el Restaurante Barahonda. Y también es enoturismo en estado puro, gracias a sus sensacionales visitas guiadas. En definitiva, Bodegas Señorío de Barahonda es cultura, tradición y, sobre todo, disfrute. Y es esto precisamente lo que hemos vivido en la bodega murciana: una experiencia inolvidable de la mano de la familia Candela que nos ha permitido conocer su cultura y sus tradiciones, pero sobre todo con la que hemos disfrutado recreando una de sus visitas guiadas.

Antonio y Alfredo Candela en los viñedos.

En medio de un espectacular paisaje rodeado de viñedos que envuelve el singular edificio de la bodega, nos dio la bienvenida María Soriano, encargada de enoturismo de Bodegas Señorío de Barahonda. Con ella comenzamos nuestra visita descubriendo una de las partes más importantes del proyecto, donde nace la materia prima con la que consiguen producir vinos unidos a la tierra como bien proclama el símbolo de la bodega. Y es que el cuidado de los viñedos se convierte en una parte esencial de la personalidad final de sus vinos de calidad.

El relevo de la visita lo cogieron Alfredo y Antonio Candela en la sala del club de vinos donde explican a sus visitantes la tradición, la historia y de dónde viene la familia Candela. Aquí nos hicieron un pequeño recorrido por su historia, la historia de dos hermanos que han crecido vinculados al mundo del vino y que han recogido el testigo de sus antepasados. Ellos son la cuarta generación de Bodegas Antonio Candela, en la que siguen trabajando actualmente, pero a finales de los 90 decidieron dar un paso más, dar un salto iniciando el proyecto Bodegas Señorío de Barahonda que se ha convertido en el resultado visible de la pasión que los Candela ha tenido toda la vida por el vino.

La bodega se encuentra dentro de un anillo de montañas y sierras con un microclima privilegiado y muy especial para la variedad autóctona Monastrell, con mucho frío en invierno y mucho calor en verano. Y es que esta uva representa a la bodega, “si me preguntasen qué es Bodegas Barahonda, diría que es Monastrell. Es lo que nos diferencia”, nos aseguraba Antonio Candela. A lo que le añadía, “tenemos la suerte de estar en una zona con esta variedad que no hay en muchas otras zonas del mundo”.

La siguiente parada fue la zona de tanques, donde los visitantes pueden descubrir los diferentes procesos de elaboración por el que pasan sus vinos, las diferencias entre un blanco, un rosado o un tinto joven, por ejemplo. Y, posteriormente, nos acercamos hasta su gran sala de barricas donde descansan sus vinos y donde se le hace una pequeña explicación del proceso de crianza a los visitantes. Unas visitas que sirven, como ha afirmado Alfredo, “para introducir a la gente al mundo del vino y poder conocerlo de primera mano”, porque como asegura Antonio “queremos que la gente pierda el miedo a visitar una bodega y conozcan más el día a día, lo que para nosotros es algo habitual y cotidiano”.

Una vez descubierto dónde y cómo nacen los vinos de Bodegas Barahonda, toca probarlos. A Antonio no le ha faltado tiempo cuando le hemos preguntado cómo son sus vinos, “los vinos de Barahonda son Monastrell”, es decir, son vinos estructurados, expresivos, de intenso color y sabor, complejos y con carácter. Actualmente tienen vinos monovarietales de Monastrell con diferentes procesos de elaboración y distintas crianzas, de la misma variedad pero a la vez muy distintos. Aunque también tienen coupages con otras variedades como Cabernet, Syrah o Merlot.

Pero la visita no tiene por qué acabar aquí. Desde que iniciaron el proyecto tenían claro que querían orientarlo al mundo del enoturismo, para que el visitante pudiese vivir una experiencia diferente y es ahí cuando decidieron completar esta oferta con un Restaurante, el Restaurante Barahonda que actualmente cuenta con un Sol Repsol. Está ubicado en el primer piso de la bodega, en el que a través de sus enormes cristaleras se puede disfrutar del paisaje de viñedos que rodean el edificio de la bodega.

Los hermanos Candela han guardado las tradiciones de sus familiares e incluso han dado un salto más. Bodegas Señorío de Barahonda es el resultado de esta pasión por el vino que ha tenido su familia durante años y un lugar perfecto para descubrir la tradición, la historia, la cultura y el mimo con el que trabajan los Candela. Y también para vivir una experiencia enogastronómica que deja boquiabierto a cualquiera que les visita.

210305-do-yecla-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en Barahonda, el sueño nacido de la pasión de los Candela por el mundo del vino

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.