Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Barahonda, una experiencia gastronómica de raíces con origen Murcia

22 octubre, 2021

 

Mar Lafuente

Ya nos lo adelantaba el símbolo de la bodega, viviríamos una auténtica experiencia gastronómica de raíces con origen Murcia. Bastó con poner un pie en el entorno que envuelve al Restaurante Barahonda para empezar a descubrir y disfrutar de los productos murcianos. A tan solo tres kilómetros de Yecla, rodeado de un espectacular paisaje de viñedos y dentro del singular edificio en el que Bodegas Señorío de Barahonda da vida a sus vinos, se encuentra este restaurante con una personalidad tan marcada que lo hace único.

Alfredo Candela y Antonio Candela.

Tras un paseo por los cultivos de vid que rodean Bodegas Barahonda subimos al espacioso Restaurante en el que nos recibieron Antonio y Alfredo Candela, impulsores y gerentes del proyecto Barahonda. Un espacio que no estaba planteado en el proyecto inicial pero que ambos hermanos pensaron que era una pena no abrir para que la gente pudiese disfrutar de una experiencia completa. Así, de una forma espontánea y sin pensarlo, nace el Restaurante Barahonda.

Y quién le diría a ellos cuando era tan solo una idea, que hoy se habría convertido en un establecimiento galardonado con uno de los reconocimientos españoles más importantes de la gastronomía española, con un Sol en las Guías Repsol 2016, 2017, 2018, 2019, 2020 y 2021. “Es un reconocimiento al trabajo que llevamos realizando desde el primer día. Todos los reconocimientos son bienvenidos, te abren puertas y hace que la gente visite Yecla, visite la bodega y pueda disfrutar de una gran comida”, nos aseguró Alfredo Candela.

Desde los inicios tenían algo claro, querían apostar por una cocina diferente a la que había en la zona, pero en la que los productos locales tuvieran mucha presencia en la mesa. Y lo han conseguido. “Intentamos trabajar con productos autóctonos dándoles el sello Barahonda, con una cocina muy singular, distinta y con unas presentaciones muy originales”, nos contó Antonio Candela. Cordero segureño, chato murciano o arroz con mújol son algunos de los platos que podemos encontrar en la carta, además acompañados de vinos que nacen de las mismas tierras donde se cimenta el restaurante, consiguiendo crear una auténtica experiencia gastronómica de raíces para descubrir a qué sabe Murcia.

Alfredo Candela, Ana Sánchez y Antonio Candela.

Pero si hay algo por lo que también destaca el Restaurante Barahonda es la profesionalidad del personal, jóvenes con una larga experiencia y prestigio en la hostelería y la restauración a nivel nacional. Tras la charla con los hermanos, la experiencia gastronómica continuó con sus tres Chefs presentándonos tres platos diferentes que posteriormente Ana Sánchez, la sumiller, armonizó con dos vinos de Bodegas Barahonda.

Royal de cebolla con huevas de esturión.

Arroz de caldero con velo y tartar de gamba roja

El primer plato lo elaboró Alejandro Ibáñez, un entrante que tienen actualmente en carta: la royal de cebolla con huevas de esturión. Está elaborada con una base de cebolla caramelizada, una royal que hacen con esa cebolla caramelizada, nata y cuajada, y encima un velo del caldo tostado de la propia cebolla. Un plato que el Chef termina poniendo unas huevas de esturión para aportar salinidad y con una flor de ajo. El siguiente plato vino de la mano de Luis Ortiz, un arroz de caldero con velo y tartar de gamba roja. Está hecho con un fondo reducido de pescado a punto de sal, con una marmolada de gamba roja, una quenelle de tartar de gamba roja también, unos puntitos de emulsión de limón con ajo y, para terminar, unas gotas de limón y un poco de cebollino.

Ambos platos maridados con Barahonda blanco, un coupage de verdejo y sauvignon blanc de la añada 2020. Un afrutado que “tiene un punto ácido que le va fenomenal a los platos”, según Antonio, y que para Alfredo “marida de maravilla”.

Chari a la ‘Murcianita pibil’ con pisto murciano.

El último plato lo elaboró Juan Azorín, Chari a la ‘Murcianita pibil’ con pisto murciano. Es una cochinita pibil traída al mediterráneo. Está elaborada con especias mediterráneas y cocinada, en vez de con hoja de plátano, con hoja de parra. Una carne que va con la salsa con los huesos de los chatos y que va acompañada de un pisto tradicional murciano. Un plato que acompañaron con uno de los vinos más representativos de la zona, el Summum. Es un 100% monastrell de la parte norte de Yecla con “una nariz muy intensa y limpia”, afirmaba Antonio. Un vino que es Yecla auténtica, monastrell auténtica, según los hermanos.

Así fue nuestra experiencia gastronómica en el Restaurante Barahonda. Un día en el que conectamos con las raíces murcianas, con su proyecto y con la pasión con la que trabajan las personas que hay detrás. Una experiencia que puede ser del todo redonda si se combina con el enoturismo que tienen activo en la Bodegas Señorío de Barahonda.

210305-do-yecla-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en Barahonda, una experiencia gastronómica de raíces con origen Murcia

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.