Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Viver: Lágrimas como pilares de un proyecto que emociona

1 octubre, 2020

 

Texto: Jaime Nicolau / Vídeo: Vicent Escrivá / Fotos: Pedro R. Arias
El modelo cooperativo en el sector agroalimentario resulta romántico. Trabajar hombro con hombro por obtener rédito a las explotaciones agrícolas. Unir esfuerzos que dan vida y garantizan el futuro del medio rural. Si además la fórmula consigue que el agricultor vea recompensado todos sus esfuerzos con unos precios dignos, cuadramos el círculo. Con ese objetivo casi utópico nació hace 30 años la Cooperativa de Viver. El olivo como cultivo esencial, flanqueado por los frutos secos. El camino no ha sido fácil, pero esa utopía es hoy una realidad. En alcanzarla ha desempeñado un papel fundamental Fernando Marco, como director general de una orquesta conformada por un magnífico equipo que ha marcado el camino a los 500 socios que componen la cooperativa. Unos gestores tremendamente profesionales indicando el rumbo que los agricultores de Viver han seguido como si de fieles a una religión se tratasen. La marca de AOVE Lágrima es quizá su logro más visible, pues han conseguido un prestigio excepcional llegando a ‘sentarlo’ en la mesa de los grandes chefs de la Comunitat Valenciana. Pero hay mucho más. Tanto que a ese trabajo con el olivo y los frutos secos se suma ahora la apuesta por el mundo del vino y cerrar el círculo de 360º con su apuesta por el agroturismo. Viajamos a conocer el proyecto de la mano de Subaru Valencia con el Forester Hybrid. Caminamos entre olivos y terrazas de viñas por un paisaje que permite entender toda la esencia de este notable proyecto.

Llegamos hasta la bella localidad del interior de la provincia de Castelló. Estamos en el Alto Palancia. El agua y el olivo son sus señas de identidad y ambos se respiran en cada rincón de Viver. Nos esperan Fernando Marco y Cati Corell, directora de producto y agroturismo a la que dedicaremos otra capítulo en unos días. Recorremos las remodeladas instalaciones de la firma hasta llegar a su nueva sala de experiencias, seña de su clara apuesta por el mundo del agroturismo. “Somos el resultado de un sueño de 500 socios que comenzó hace 30 años. Empezamos como almazara produciendo aceite de oliva pero en los últimos años hemos hecho una apuesta por diversificar nuestras producciones agrícolas con los frutos secos, especialmente las nueces, y ahora también con los vinos o con nuestra línea de cosméticos de AOVE”, nos cuenta Fernando Marco. “Aspiramos a ser un espacio en el territorio de creación de empleo y oportunidades. Nos gusta defender el valor de las producciones agrarias y emprender nuevos proyectos para que el medio rural siga vivo, sea una oportunidad para los jóvenes y además los valencianos puedan apreciar y conocer nuestro trabajo con nuestro proyecto de agroturismo. Cerrar ese círculo entre la producción agroalimentaria, la gastronomía, el turismo… en definitiva, dar valor a esa economía que tenemos que defender los que vivimos en un mismo territorio”, argumenta dándonos las claves de la filosofía del proyecto.

Tomamos camino al campo, la verdadera esencia del proyecto. Al fondo adivinamos el pantano de El Regajo. Serpenteamos entre olivos, nogales y almendros hasta llegar a un paisaje dibujado entre terrazas. Allí, escondida entre el silencio y el ruido del viento habita la viña. Una viña que la filoxera se llevó por delante de manera drástica en tierras castellonenses y que el proyecto de Viver, junto a otras bodegas de la IGP Castelló, está intentando devolver al lugar que merece. “En 2017 decidimos que la cooperativa tenía que culminar lo que hemos llamado ‘Agricultura Mediterránea 360º’ con el mundo del vino y recuperar la memoria vitivinícola del Alto Palancia, pues como nos decía Cavanilles en el siglo XVIII era una de las zonas productoras más importantes de la Comunitat Valenciana. Pensamos que había llegado el momento de intentar recuperar ese patrimonio dándole sentido cooperativo. Tenemos actualmente 11 hectáreas y trabajamos en torno al concepto ‘Vinos de Autores’. Hay dos gamas, una más desenfadada que es Odisea y una saga, La Vid, que es un homenaje a la viña y sus 365 días del año expuesta a las inclemencias meteorológicas. Estos últimos son vinos de parcela monovarietales que quieren dejar el sello del terruño y la altitud con la que contamos”, nos explica Fernando Marco ilusionado con un proyecto que trabaja también por recuperar variedades autóctonas casi desaparecidas como la ‘Morenillo’.

Andamos unos pocos metros para llegar al origen de la cooperativa. Lo que dio sentido a todo lo que ha venido después. Y ese origen es el olivo. “El proyecto de aceite es con el que nacimos y actualmente trabajamos unas 500 hectáreas, principalmente de la autóctona ‘Serrana’. Queremos seguir creciendo porque somos conscientes del valor, cada vez mayor, que el consumidor da al producto de proximidad. Estamos convencidos de que el olivar valenciano tiene un gran futuro”, señala Marco en medio de una preciosa parcela de olivos de ‘Serrana’.

Pero si hay un proyecto que permite visibilizar el éxito del modelo cooperativo en Viver ese es el AOVE Lágrima. “Es nuestro buque insignia y ha logrado un enorme reconocimiento por parte de los consumidores. Incorpora conceptos de mayor autoexigencia como es el control muy exhaustivo en campo por parte de los socios en pos de la máxima calidad, con una agricultura muy sostenible. Con él hemos hecho un proyecto colaborativo con la hostelería de la Comunitat Valenciana que ha sido un éxito y nos ha dado una enorme visibilidad”, concluye Fernando Marco.

Y así, en el Pico del Águila, nos declaramos seguidores ‘forever’ de un proyecto que emociona. Que llora lágrimas de felicidad. Que viaja por el mundo con la bandera del medio rural. Que da sentido a un territorio.

200730-do-alicante-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en Viver: Lágrimas como pilares de un proyecto que emociona

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.