Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Vinostrum, el espíritu del mercado convertido en pasión por el vino

16 diciembre, 2021

Pepelu González / Foto y vídeo: Vicente Escrivá y Adriana Cembrero

Las calles del Barrio del Carmen, en Valencia, están cargadas de magia. Rincones en los que se detiene el tiempo entre grafitis y bares. Una zona de obligatoria visita para todos aquellos que deseen conocer con detalle el espíritu de los valencianos. Es aquí, concretamente en la Plaza Mossén Sorell, donde encontramos un curioso edificio acristalado convertido en mercado. Un lugar que se muestra en perfecta sintonía con su alrededor.

Entre sus paredes la vida discurre como en cualquier mercado. Pescaderías, carnicerías, fruterías y sitios gourmet como Vinostrum. Un local familiar regentado por Luis y Boni, secundados por la inestimable ayuda de su hija, Lydia. Un espacio que comenzó como tienda de vinos y se ha convertido en un referente gastronómico de la zona.

El carácter de la familia te atrae desde el minuto uno. Su cercanía se convierte en amistad a medida que comienzan a hablarte de cómo se gestó la idea de Vinostrum, una filosofía basada en ofrecer, tras su barra, productos típicos de Valencia. Ejemplo de esto es la titaina, la coca de escalibada, los boquerones en vinagre y demás platos que nutren a todos los que detienen su tiempo para descubrir nuevas sensaciones. Estos manjares corren a manos de Lydia, número uno en los fogones, que aporta su toque especial, mágico diría yo, en todas y cada una de sus elaboraciones.

Su concepto de negocio también se ve representado en los vinos que reposan en las estanterías con ansias de ser descorchados. Tintos, blancos y rosados de bodegas menos conocidas que deslumbran al decantarse en las copas. Elaboraciones que maridan a la perfección con los platos preparados por Lydia. Cerro Negro, de Bodegas Baldovar 923, fue el elegido para presidir la barrica convertida en mesa. A su alrededor se gestó una tertulia en la que Luis contaba, apasionadamente, los frutos de ese trabajo que se había convertido en un sueño hecho realidad.

Con cada sorbo del tinto, mencía valenciana, algo muy poco común, nacía una nueva conversación. Síntoma de lo a gusto que uno se siente al entrar por las puertas correderas de Vinostrum. Ese sabor a campo que el vino dejaba en nuestras papilas gustativas, acompañado de cada bocado de la ‘ensaladilla murciana’, acrecentaba las ganas de quedarse aposentado en uno de sus altos taburetes con el único fin de seguir conversando alrededor de la barrica.

Luis, todo un veterano en el ámbito de la hostelería valenciana, nos hablaba del mercado. De esa idea de ser una tienda de vinos con un toque más que especial. Un giro de negocio que llegó cuando su hija Lydia finalizó sus estudios de cocina, abriendo nuevas y suculentas posibilidades que acabaron convirtiéndose en lo que hoy en día es este local.

220111-a-sorbos-y-bocados-800x200px

Un comentario en Vinostrum, el espíritu del mercado convertido en pasión por el vino

Tante Carmen el 25 marzo, 2022 a las 7:14 pm:

Es la vinoteca más chula de toda España
.La comida riquísima y los vinos fantásticos.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.