Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Vino, paisaje, cultura y gastronomía se declaran amor eterno

2 marzo, 2019

UV

Jaime Nicolau
El marco ya da alguna pista: La Nau de la Universitat de València. El lema también: «Paisatge, Música i Gastronomia»Terres dels Alforins regresaba por sexta ocasión ayer viernes al Centro Cultural de la Universitat de València con toda la esencia de lo que representa. Y es que este grupo de Vignerons y productores que ahora mismo preside Rafa Cambra ha conseguido vincular de una manera sencilla toda la faceta cultura que lleva dentro el mundo del vino y la viticultura. Y no es fácil. Su filosofía de respeto a la tierra mirando la tradición para ser capaces de desarrollarla adaptándola al mundo actual toma mayor calado si cabe entre las paredes de un edificio que bien podría ser la fuente del conocimiento valenciano, pues sus paredes habrán escuchado hablar y razonar a los más ilustres representantes de la historia de esta Comunidad. Así que uno atraviesa cualquiera de sus puertas para llegar a su precioso claustro y es consciente de que está en un lugar muy especial.

Comenzó el acto con la apertura por parte de Rafa Cambra, presidente de Terres dels Alforins, que estuvo acompañado del Secretario Autonómico de Turisme, Francesc Colomer; la Rectora Magnífica de la Universitat de València, Mª Vicenta Mestre; Mercedes Berenguer, vicepresidenta de la Diputació de València y Jorge Hermosilla, vicerrector de la UV.

Y llegó el plato fuerte de la jornada con un interesante coloquio: «Los Sabores del Paisaje». Amparo Cervera, del departamento de Comercialització i Investigación de Mercats de la UV, moderó una mesa con Pablo Calatayud, como voz de los viticultores; el chef Ricard Camarena y el sumiller de L’Escaleta Alberto Redrado.

«Vivimos en un lugar privilegiado con un territorio muy diverso que ofrece productos excelentes que creo que no valoramos suficiente, aunque empezamos a hacerlo. Me siento un cocinero de la tierra y muy orgulloso y privilegiado de hacer lo que hago en mi tierra. Creo que estamos en el camino y lo mejor está por venir», señalaba Ricard Camarena.

«Vivimos una época de información masiva. La tradición está para tratarla como un patrimonio, pero también para reflexionarla y para evolucionarla y desarrollarla. Tenemos que abrir el espectro de posibilidades de todos esos excelentes productos es capaz de ofrecer desde otros puntos de vista. Esto dignifica la tradición. Me declaro un enamorado de nuestra despensa y nuestra tierra. Es más, me declaro un nacionalista de nuestros productos, pero con ese amplio espectro de posibilidades de interpretación», concluyó el chef valenciano.

Le tomaba el relevo Alberto Redrajo, sumiller de L’Escaleta. «Mi trabajo se desarrolla en el centro de todo. Soy un pasante que pone en contacto a cocina, cliente, proveedores… Dentro de eso, tenemos un papel de poner el valor lo nuestro, respetando la tradición pero dando un paso más. Soy un gran defensor de los productos de la tierra pero también un gran crítico. Y creo que tenemos que ir más allá y ser capaces de generar conocimiento y trasladarlo a las nuevas generaciones y ponerlo en valor».

Miraba Pablo Calatayud reflexivo a sus compañeros de coloquio. Y cuando le llegó el turno de palabra trasladó esa reflexión: «Los viticultores tenemos el papel de mantener ese cultivo de la viña que llevamos haciendo en la zona desde hace 24 siglos, que nos permite mantener el paisaje, a la vez que supone una forma de vida y es el motor de una economía rural, sostenible y respetuosa con el medio ambiente. En cuanto a la gastronomía, los viticultores declaramos amor eterno a la alta gastronomía. Porque os necesitamos y podemos profundizar en una relación que puede ser muy fructífera para todos».

 

El encuentro concluía en el claustro de La Nau con la exhibición de actividades culturales por parte de la Sociedad Musical La Constància de Moixent y La Unió Artística Musical de Fontanars dels Alforins. El programa cultural se ha completado con una degustación de vinos de las bodegas que conforman la asociación de Viticultores y Productores de Terres dels Alforins.

 

Artículos en imágenes

0 comentarios en Vino, paisaje, cultura y gastronomía se declaran amor eterno

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.