Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Vera de Estenas, un viaje por cuatro décadas de enorme tradición

3 julio, 2022

Texto: Pepelu González / Fotos: Fernando Murad

En un punto intermedio entre Utiel y Requena, junto a las vías del antiguo tren de mercancías y actual cercanías de la Comunitat Valenciana, encontramos una finca señorial que, desde tiempos inmemoriables, cuenta con una gran tradición familiar en el mundo del vino palpable en todas y cada una de las elaboraciones nacidas entre las paredes de Vera de Estenas. El entorno que rodea a la bodega hace, aún más mágico si cabe, el lugar. Un rincón sesgado por las vías del tren que cuenta con una altitud, diversidad de suelos y una climatología única en esta zona del interior de la provincia. Unas características que, todas sumadas, convierten a Vera de Estenas en un enclave sin parangón, siendo el enoturismo una oportunidad para adentrarse en este maravilloso universo.

A las experiencias clásicas de visitas dirigidas por la familia y catas, se suma una excepcional oferta para albergar eventos. Pero además, en Vera de Estenas prometen no dejar de sorprenderte. Durante todo el verano ofrecen una experiencia al atardecer, con su blanco Viña Lidón como actor principal, y una merienda inolvidable llena de sabores de kilómetro cero.

Félix Martínez Roda es un soñador y un romántico. Ha dado continuidad al sueño que emprendió su padre, Francisco Martínez Bermell, allá por los años ochenta. Un proyecto sujetado por una Finca que se ha ganado el derecho a obtener la máxima figura de calidad del vino español: Vino de Pago. El Pago Vera de Estenas es el reconocimiento a un paraje excepcional, pero también a un trabajo extraordinario, el llevado a cabo por Félix Martínez ahora, y por la familia Martínez Bermell desde hace décadas. Elabora vinos sinceros con su origen. Vinos que te cuentan la historia de la finca, de sus cepas centenarias de bobal, que te susurran aromas y sabores con suma delicadeza.

Aquel sueño y el actual, comenzaron a fraguarse en el barrio valenciano del Grao, en la calle de los Hierros, el día que su abuela Filomena decidiera enseñar al entonces niño Francisco Martínez Bermell, la bodega de la familia. Aquel niño quedó tan impresionado, que años después se instaló en Utiel para dirigir la bodega de elaboración de la empresa familiar, Hijos de Pons Hermanos, en un tiempo en que Europa se encontraba en plena Guerra Mundial. Allí conoce a su mujer, en Requena, y ya en la década de los 80 se instala en Casa Don Ángel para comenzar a elaborar sus propios vinos.

Hoy se cumplen 40 años de aquel sueño y tanto Félix como su sobrino Eduardo han logrado convertir en inolvidable el paso por esta bodega modernista del siglo XIX.

210531-federacion-enoturismo-800x200px

0 comentarios en Vera de Estenas, un viaje por cuatro décadas de enorme tradición

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.