Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Una semilla que tras 75 años es un enorme árbol

13 noviembre, 2020

Mar Lafuente

La Viña, una de las bodegas asociadas de Anecoop, celebra su 75 aniversario. La historia de una gran familia formada por muchas personas que, a lo largo de estos años, han hecho que la cooperativa esté llena de vida. Una historia de evolución, lucha y valentía que comienza con la ilusión y la unión de 38 agricultores con grandes sueños por cumplir.

Aunque hace 75 años que se fundó la Cooperativa y la finca Venta del puerto, ubicada en el municipio valenciano Fuente la Higuera, se han encontrado referencias que demuestran los siglos de vida que tiene esta edificación. En el 2012, gracias a las obras para construir la gasolinera de la cooperativa, el equipo de arqueología recuperó restos de vasijas y utensilios en el terreno, dejando así al descubierto una antigua viña romana. Además, también en el libro de Claude de Bronseval ‘Peregrinatio Hispanica’, del año 1532, se hacía alusión a la finca “…y luego de subir un manto pedregoso encontramos una vieja casa o venta donde los viajeros se reponen, pagando en dinero, el buen vino que sirven. Allí está la salida del Reino de València y la entrada en el de Castilla…”.

Algunos testimonios han afirmado que, durante los últimos años de la II República, se puso en marcha una cooperativa por esta zona que no sobrevivió a la Guerra Civil. Pero es unos años después, el 6 de mayo de 1945, cuando finalmente un grupo de 38 pequeños agricultores que no podían defender el precio de la uva, firmaron los estatutos para asociarse como una cooperativa, reuniendo una superficie de cultivo de 47 hectáreas y con una producción de 250.000 kg de uva.

En un primer momento, decidieron alquilar la bodega, pero tan solo cinco años después, estos “adelantados a su tiempo”, como los describe José Fita el Presidente de La Viña, decidieron comprarla “avalando sus bienes en los durísimos años de posguerra para poner a flote el proyecto que se mantiene muy vivo 75 años después”, ha añadido el presidente. Y es que, gracias al esfuerzo de los fundadores, que lucharon por conseguir una vida mejor, la semilla que plantaron se ha convertido actualmente en un gran árbol. Un esfuerzo que se ha plasmado durante los años con el crecimiento de la bodega, de la producción y del número de socios, en concreto 300 a día de hoy.

A pesar de que la bodega ha ido evolucionando durante todo este tiempo, hay algo que ni ha cambiado ni se ha perdido: el ADN, los valores de la cooperativa y “la ilusión de seguir mejorando”, según José Agustín Martínez, Director General de La Viña.  Aquellos agricultores luchaban por lo mismo que los que hoy forman parte de la cooperativa, por un pago justo del producto. Y, también, se guían por los mismos valores, los del cooperativismo. La Viña gira entorno a un pilar un fundamental, la democracia, donde todas las decisiones se toman en la asamblea y sus valores son el espíritu de grupo, la responsabilidad y transparencia, la innovación, el afán de superación, la competitividad y la rentabilidad que permita una viticultura realmente sostenible.

Esto es lo que ha permitido que evolucione hasta convertirse en una bodega moderna y rentable. Uno de los primeros grandes cambios fue en 1979 cuando decidieron hacer la primera embotelladora. Desde entonces y hasta ahora, los socios han hecho fuertes inversiones que han impulsado a la bodega a crecer y a conseguir que sus vinos se distribuyan en más de 40 países diferentes. Pero, sobre todo, hacer realidad el sueño de aquellos 38 agricultores: poder vivir de la viticultura.

José Agustín Martínez cree que, tanto los socios como los empleados «están viviendo un momento de satisfacción a pesar de la situación sanitaria, ya que, en la última década, los números, según los indicadores que cojas, se han triplicado o, incluso, cuadruplicado».

Lo que sí les ha afectado es no poder celebrar el 75 aniversario como a ellos les gustaría. Pero han sabido darle la vuelta a la situación.  Han realizado un libro que recopila todos los estatutos originales y nuevos. También tienen pendiente sacar un libro a finales de año, conmemorando el 75 aniversario, en el que se ha entrevistado a viticultores, trabajadores… A esto se le suma un vídeo muy emotivo en el que salen muchos personajes importantes para La Viña, incluido el hijo del primer presidente que tuvo la cooperativa, que ahora ya es muy mayor. Y, por último, están haciendo una campaña por redes sociales que, con extractos del libro y del vídeo, cuentan su historia de forma muy detalla.

201102-201231-cava-cuvee-800x200px

 

Artículos en imágenes

Un comentario en Una semilla que tras 75 años es un enorme árbol

JUAN ANDRES el 14 noviembre, 2020 a las 10:27 am:

ME ALEGRO MUCHISIMO, A SEGUIR EN ESTE CAMINO QUE SEGURO QUE EL ARBOL SEGUIRA DANDO SUS FRUTOS.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.