Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Teresa Berganza, nueva patrona de la Fundación Vivanco

10 septiembre, 2015

De izda a dcha, Santiago Vivanco y Teresa Berganza 2

La mezzosoprano Teresa Berganza ha entrado a formar parte del Consejo General de Altos Patronos de la Fundación Vivanco. Premio Príncipe de Asturias en 1991 y Premio Nacional de Música en 1996, la cantante lírica española recibía ayer en Briones de manos de Santiago Vivanco, director general de la Fundación y de Experiencias Vivanco, la medalla que la acredita como Patrona de la Fundación Vivanco en el apartado de Música. Desde ahí, asesorará y guiará a la Fundación Vivanco en cada uno de los proyectos presentes y futuros donde el vino y la música mariden su sinfonía. Con la incorporación de Teresa Berganza, el Consejo General de Altos Patronos de la Fundación Vivanco, organismo de asesoramiento creado en 2003, queda formado por Ferrán Adriá, Antonio López, Carmen Iglesias, Víctor García de la Concha, Valentín Fuster, Rogelio Blanco y André Tcherniá. Un compendio de personalidades que se encargan de orientar y canalizar los estudios y proyectos que se desee llevar a cabo, además de propiciar y potenciar las relaciones de la Fundación con otras entidades cuyos intereses sean comunes.

vivanco

Tal y como señaló durante el acto Santiago Vivanco, director de la Fundación y de Experiencias Vivanco “la profundidad del arte y la música de la mezzosoprano española Teresa Berganza llena de armonía la sabiduría y el esfuerzo de nuestros patronos honoríficos. Teresa Berganza, una mujer que más allá de sus innumerables premios es, en esencia, sentimiento, pasión, emoción y entrega a la música. Teresa Berganza es mucho más que Dorabella en la ópera Così fan tutte de Mozart, el papel de su primer debut internacional, en 1957, en el Festival de Aix-en-Provence. Su humildad y la búsqueda de la extrema perfección en el canto, una actitud que comparte con su admirado Bizet, trasciende al aplaudido Cherubino en Las bodas de Fígaro, a Rosina en El Barbero de Sevilla, a Angelina en La Cenerentola o a Charlotte en Werther. Una de las cuestiones que más me ha impresionado a lo largo de estos años es su amor en mayúsculas hacia sus padres, hacia sus hijos, en definitiva hacia la familia, lo único que hubiese antepuesto a la música.”

 

 

Artículos en imágenes

0 comentarios en Teresa Berganza, nueva patrona de la Fundación Vivanco

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.