Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Taittinger, una Maison con tradición, estilo y excelencia

10 junio, 2021

Pedro G. Mocholí
La historia de la región francesa de Champagne está muy ligada al vino que tomó nombre de ella y que, sin duda, la ha hecho mundialmente famosa.

Mucho antes de que el abate Dom Pérignon creara —sin él saberlo— el primer champagne, Reims, su capital, era ya una de las ciudades más importantes de Francia y en su catedral de estilo gótico se habían coronado a 25 reyes franceses.

Durante la Primera Guerra Mundial, la comarca del Marne fue la que llevó el mayor peso del conflicto, y allí fue donde fue destinado el teniente Pierre Taittinger a las órdenes del general Castelnau.

El general y su Estado Mayor se instalaron en el Château de la Marquetterie, un lugar, un edificio, que sin duda marcó el futuro del joven teniente y de su familia.

Con el paso del tiempo, Pierre inició una exitosa carrera política consiguiendo salir diputado por París. Años más tarde se estableció en Champaña, y en 1932 adquirió el château. Posteriormente se asoció con su cuñado Paul Evêque, comprando dos años después la Casa Forest- Fourneaux e iniciando el idilio entre la familia Taittinger y La Champagne.

Muy absorbido por la vida política Pierre se apoyó mucho en Paul, y luego en sus hijos, François, Jean y Claude. Su otro hijo, Michel cayó al inicio de la Segunda Guerra Mundial defendiendo el último puente del Sena (Saint-Parres-aux-Tertres, cerca de Troyes). Tal fue su heroísmo que los propios alemanes le rindieron honores militares, consiguiendo el grado de Caballero de la Legión de Honor y la Cruz de Guerra 1936-1945.

Sus tres hijos marcaron el devenir de la bodega y, sin duda, la prepararon para el siglo XXI, dándole el testigo a Pierre Emmanuel, nieto de Pierre.

Durante años, Pierre Emmanuel ha desarrollado una gran labor situando a La Maison Taittinger entre las más afamadas de La Champagne, porque como muy bien él mismo reconoce “En Taittinger se cultiva la viña, no el ego”, una sensación que se aprecia siempre que bebes una copa de su champagne.

Desde hace unos años, sus hijos Clovis y Vitalie forman junto a Pierre Emmanuel el espíritu y el futuro de Taittinger.

Vitalie Taittinger y Antonio Escocet, embajador de La Maison en España.

Hoy en día, Taittinger posee en propiedad 288 ha. de viñedo repartidas en el Valle del Marne, Montaña de Reims y la Côte des Blancs. De ellas, el 37% pertenecen a chardonnay, 48% a pinot noir y 15% a pinot meunier. Con esta extensión, la firma obtiene un 45% de su producción, el resto proviene de pequeños propietarios con los que mantiene una gran relación basada en el tiempo y en la confianza, y así siempre garantiza una gran calidad de todos los vinos que entran en la bodega.

Una de las premisas de La Maison es que su champagne sea único, irrepetible y, por supuesto, singular. Por ello, Claude Taittinger comentó en 1996 “Avanzamos en pequeños pasos para desarrollar un champagne cuya principal ambición sea no parecerse a ningún otro, si no a sí mismo”.

La chardonnay como elemento diferenciador
Aunque la mayoría de los champagnes de Taittinger están elaborados con las tres variedades, sin duda la chardonnay es la que ejerce como ‘piedra filosofal’ consiguiendo ese toque personal y único que nos recordaba Claude.

Según cuenta la historia, Teobaldo IV, conde de Champaña, marchó a Las Cruzadas con su tío por unas desavenencias. Después de estar luchando varios años, volvió a sus tierras, pero sorprendido por la calidad de un vino blanco que había probado en Chipre, pidió unas cepas y las hizo plantar en Épernay y Sézanne, creando así el cultivo de esta variedad, que sin duda ha marcado la historia del champagne.

La chardonnay es una cepa de gran elegancia que combina refinamiento y ligereza en todos sus vinos.

Si por algo se caracterizan los vinos de Taittinger es por la prolongada estancia en sus cavas, y ahí es donde esta variedad desempeña un papel fundamental, pues es un vino de guarda por excelencia. Y ello lo podemos comprobar en todos los cuvées de La Maison, pues les proporciona ese toque ligero, sutil y fresco.

Como vemos la chardonnay marca las líneas frutales y aquellas que producen sensibilidad, y menos en las llamadas ‘Blanc de Noir’, la chardonnay se ensambla siempre con la pinot noir y la pinot meunier. La pinot noir le aporta estructura y consistencia aromática, mientras que la pinot meunier le trasmite la suavidad y la delicadeza.

La base de sus mostos proviene de los primeros prensados. Sin lugar a dudas, los que utilizan en sus cuvées y se almacenan por separado, pero en todo momento se sabe la parcela, la variedad y fracción. Una vez se han transformado en vino una parte de ellos permanece en botellas, mientras que los destinados a Comtes de Champagne Blanc de Blancs y los Folies de la Marquetterie van a barricas y fudres de roble para después pasar a botella.

Una vez en botella cada una de las etiquetas permanece en las profundas cavas de la bodega y como mínimo cuatro años del Taittinger Brut Réserve hasta los Comtes de Champagne, que superan los diez años en sus cavas.

Su etiqueta más popular es la del Taittinger Brut Réserve, un vino elaborado con las tres variedades: chardonnay, pinot noir y pinot meunier, y cuyos porcentajes de ensamblaje varían según la vendimia, aunque sí que es verdad que la chardonnay siempre es la mayoritaria.

Un champagne ligero de beber, ilusionante, con una burbuja muy delicada y fina. Ideal para iniciar un cóctel antes de una comida, con una acidez muy ajustada.

Su Prestige Rosé es otro de los vinos bandera de esta Maison. Sigue mandando el chardonnay pero para darle un carácter más vinoso, antes de embotellar se le añade un 15% de vino tinto procedente de las uvas de pinot noir de las montañas que rodean Reims. Su color rojo cobrizo ya enamora, pero en boca seduce por su expresividad e intensidad. Frutos rojos es la presencia aromática más destacable. Ideal para platos de caza y guisos de carne. Ideal para beber en una tarde lluviosa.

El Vintage o Millésime son para los grandes entendidos. Los champagnes que marcan época, pues solo se elaboran en aquellas añadas en las que el enólogo de la bodega determina que la cosecha es excepcional. En Taittinger el último Millésime es del 2013, un año que tuvo una climatología totalmente adversa pues surgió el peor invierno de los últimos diez años. Nieve y frío en invierno, una primavera lluviosa, comenzando la floración en julio y un verano muy soleado.

El resultado fue una vendimia muy equilibrada en las tres variedades y una gran estructura en el vino conseguido. Ideal para comer arroces, pescados a la plancha o a la brasa. Reconfortan sus notas cítricas que se mantienen muy vivas y frescas en todo momento.

Y, por último, su champagne más emblemático, su Comtes de Champagne. Un blanc de blancs (solo se elabora con chardonnay) que rinde homenaje a Teobaldo y a todos los condes de Champagne. De su última añada 2007 destacamos su elegancia, refinamiento y sutilidad. Sus toques cítricos, a levaduras (bollería) y frutos secos nos invitan a beber una copa, y a esperar que esta nunca se acabe, porque el placer es infinito.

Junto a esta etiquetas Taittinger también nos presenta: Prélude, Folies de la Marquetterie, Nocturne (rosado y blanco) y, por último, Taittinger Collection, un champagne cuya botella es diseñada y decorada por un artista. El último fue el fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado.

Sin dudarlo, el sello Taittinger es sinónimo de elegancia y singularidad, y en todas sus elaboraciones está muy presente el estilo y la historia de la familia, porque como muy bien dice Pierre Emmanuel “Nuestro trabajo es la humildad y el silencio”.

Distribuidor exclusivo para la provincia de Castellón y Valencia: Le Blosen. Avda. de Madrid, 53. Tel.: 961 532 615. Quart de Poblet (Valencia).

210318-5bs-800x200

Artículos en imágenes

0 comentarios en Taittinger, una Maison con tradición, estilo y excelencia

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.