Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Taberna La Mora, suenan notas nupciales

21 julio, 2017

Menchu y Juanjo son dos grandes amigos y profesionales de la hostelería en nuestra Comunidad. Se las saben todas. Llevan varios meses pidiéndome que visite un establecimiento que tiene por nombre, Taberna La Mora. Suelen ser habituales clientes cuando quieren comer bien y sentirse mejor. Eso es bueno.

Tanta insistencia te lleva al sitio.

He estado allí hace mucho tiempo. Cuando hablé con Flor, para concertar entrevista, su voz me pareció familiar y cuando me reencontré con ella fue toda una satisfacción. Les cuento, si me lo permiten. Tuve un problema, en un momento, y La Mora, me atendió correctísimamente y me ayudó. Son momentos de la vida de cada persona que no puedes olvidar.

Gracias Flor, gracias Gonzalo, por hacer algo por alguien que no conoces pero que te necesita.

Por lo que he podido averiguar no he sido ni el primero, ni el único. Este establecimiento está abierto para todos y no tiene carteles que te impidan entrar y pedir lo que quieras.

Mi primera Taberna La Mora, era un establecimiento pequeño, que en muy poco tiempo, amplió al local de al lado. Si entras, verás que hay una pequeña barra, la cocina y un comedor-salón donde todo el mundo se encuentra relajado y tranquilo. Puedes salir a la calle o llegar por el interior, al local de la ampliación. Barra pequeña a la entrada. Un comedor con distancia genial entre las mesas. Una música que acompaña y muy seleccionada, unas lámparas que te llevarías a casa con un contraste de blancos y negros que te atraen y una bodega, que luce con orgullo, las más de sesenta referencias de vino que ha seleccionado Gustavo y su equipo.

En la calle, dos terrazas para disfrutarlas. Es como si el dios Eolo le hubiese dado la bendición y los «millones de grados» que se sufren en este día de verano, se minimizan en una brisa que te fija a la comodidad de su mobiliario.

Tiene alma. Tiene algo especial.

Ricardo y Nora vienen de Argentina y comienzan su camino en España. Trabajo, trabajo y entrega. Comparten ilusiones con unos amigos que tienen un restaurante en la ciudad. Allí, en Argentina queda Gonzalo Chlerici el hijo. Está estudiando gestión de empresas al tiempo que trabaja en restaurantes en gestión y sala.

Llegan las Fallas del 2007 y el matrimonio, junto con su equipo, abren la Taberna La Mora. «Era un local de barrio donde servíamos tapas típicas al tiempo que reuníamos a los vecinos para hablar y disfrutar de la buena comida. No había tiempos, sino ganas. Estábamos con todos y ellos con nosotros».

Nora entra en la cocina y Ricardo va a la sala. Cuentan con la ayuda de un cocinero profesional que aporta creatividad y seguridad. Las tapas se abren al mundo. Rompen fronteras. Unen culturas. Es algo distinto.

Y me habla Gonzalo, con quien comparto mesa de tomar un vino Emilio Moro de 2015 y miramos la foto de esa gran familia que pone en imágenes, su saber hacer y su origen.

Flor, nos trae una coca de sardina ahumada con miso.

Hay que tomarla despacio. Saborearla. Disfrutarla.

Como hacemos con el canelón de lacón que lleva una sorpresa en el interior que te hace ser… un poco más feliz. Ya saben, la buena comida…

Se va llenado el restaurante y la intimidad que habíamos elegido para hacer el reportaje desaparece cuando los comensales entran a la sala. Que no falten. Todos saben qué pedir. Vienen con los deberes hechos y con el respeto a un trabajo impecable.

Y ríe Gonzalo cuando comemos la empanada argentina y «nos chorrea» como está mandado.

Los chipirones a la plancha y con salsa verde son lo que tienen que ser.

«No puedo concebir una comida que no esté elaborada con los mejores productos. Es vital la confianza de los clientes y el respeto a la elaboración de los platos».

Y le digo a Gonzalo que es complicado unir tantas tendencias culinarias en una oferta como la suya. Hay una sonrisa. Él sabe que su equipo es capaz de crear un plato argentino, mexicano, español o tailandés… el tema es conocer los platos y la cultura…

Y me lo demuestra con un extraordinario rabo de toro que tiene lo que tiene que tener.  Virgilia y María lo saben muy bien desde sus fogones y se sienten orgullosas de lo que te ofrecen.

Flor, Matías, Natalia y Javi hacen de la sala, un espacio de satisfacciones.

Y seguimos hablando del hojaldre con foie con huevos de corral o del entrecot a la plancha con chimichurri o la salsa de setas con queso de cabrales, setas, jamón y morcilla y como postre la tarta de queso con base de galleta y salsa de maracuyá, todo hecho en casa o el genial brownie con chocolate blanco y helado de mandarina.

Grandes.

Flor y Gonzalo se casan esta semana. Imagínense la cantidad de amor añadido que hay en el local.

Serán felices. Lo merecen.

Taberna La Mora está en la calle San Francisco de Borja, 1. Su teléfono es el 963 81 39 59.

No se la pierdan.

 

 

 

 

 

Artículos en imágenes

0 comentarios en Taberna La Mora, suenan notas nupciales

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.