Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Sueños de escapadas vinícolas en desescalada (I)

30 abril, 2020

David Blay
Si, como parece, nuestro verano va a quedar reducido (geográficamente) a la provincia en que nos encontramos, es más que factible que el tiempo y algo del dinero que teníamos destinado a viajes o alquileres lejanos busquemos disfrutarlo en paraísos cercanos.

Es por ello que, a falta de concreción gubernamental a medida que pasen las semanas y aprovechando la primavera para establecer planificaciones, vamos a tratar de soñar. Y no solo para nosotros mismos, sino también para negocios vinícolas que puedan reabrirse al público, aunque sea con menor número de visitantes y guardando todas las indicaciones de seguridad.

En este caso, nuestra primera ruta de excursión diaria de este diario de deseos nos llevará a la zona de Utiel-Requena, donde estableceremos un plan imaginario (que ojalá pueda tornarse en real) que incluya la visita a dos bodegas y la parada gastronómica en uno de los lugares de mayor impacto del último año.

Tengamos en cuenta, eso sí, que dependiendo de las personas que vayamos a viajar en el vehículo que decidamos utilizar deberemos ser prudentes en el consumo. Se recomienda un máximo de dos copas de vino o cava durante la jornada, intercalando distintos alimentos y bebidas no alcohólicas. Lo que no impide que compremos botellas para consumir más tarde en la tranquilidad del hogar.

El primer alto nos lleva hasta la puerta de la bodega Chozas Carrascal en San Antonio, con su Wine Tour Experience asociado a la visita a sus instalaciones, que sin embargo no será lo único que hagamos allí.

Pongámonos en el mejor de los casos y establezcamos que el resto de servicios funcionan al completo, gracias a que la higienización siempre ha sido un factor fundamental en el mundo del vino. Lo que nos permitiría disfrutar de tres ambientes diferentes, sin bien en momentos distintos.

El primero, un concierto de jazz junto a LaBBTECA, una dupla que lleva funcionando desde hace varios años y ha organizado ya numerosos encuentros en la Sala de Barricas. Tras la recepción musical, aprovecharemos para reservar un momento para el deporte con una sesión de Pilates y yoga terapéuticos. Y como conclusión, un tratamiento spa a través de sus Origen Cosmetics basados en las propiedades de la uva. Ambos a disposición en su local situado en la Plaza del Ayuntamiento, con vistas a nuestro retorno a la capital.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Bodega Chozas Carrascal.

Soñemos ahora que El Yantar Food Experience reabre sus puertas, su terraza y sus cuevas. Y Carlos Cervera vuelve a dar de comer (y de beber) a los visitantes de la denominación de origen valenciana.

Trasladémonos mentalmente a los pies del castillo de Requena, a su carta de Fussion Food. A un steak tartar, una ensaladilla casera, un pulpo a la brasa y un arroz de secreto y boletus, por ejemplo.

Pero, sobre todo, a esas sobremesas con amigos o familia que tanto echamos de menos y que esperamos (y deseamos) volver a revivir. Respetando, eso sí, la distancia social tanto entre nosotros como con el resto de comensales.

El Yantar Food Experience.

Y con el día alargando hasta los mayores extremos del año, decidimos ver atardecer en los jardines de Dominio de la Vega con una copa de cava en la mano.

Visitamos antes La Casa del Conde para estirar las piernas, impregnarnos de su historia y recorrer las tierras. Y vemos caer el sol sintiendo la brisa que permite a esta firma conseguir caldos únicos en el mundo, como demuestran sus exportaciones constantes a Asia, Latinoamérica y Estados Unidos.

De este modo, con apenas dos horas entre la ida y la vuelta hemos disfrutado de un día diferente en las que posiblemente serán las vacaciones más extrañas de nuestras vidas. Pero donde, al menos, esperamos estar junto a nuestra gente. Consumir nuestros productos. Reactivar nuestra economía. Y disfrutar del descanso que sin duda nos habremos ganado tras la tensión del confinamiento.

Dominio de la Vega.

200429-valsan-vermu-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en Sueños de escapadas vinícolas en desescalada (I)

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.