Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Siete Aguas: En las puertas de dos reinos

11 diciembre, 2019

Jaime Nicolau / Vicent Escrivà
Esta bella localidad representa la puerta de entrada
(o salida) a la Denominación de Origen Utiel-Requena. Con ella cerramos una serie que ha conseguido emocionarnos, visitando los pueblos que componen esta Denominación. Conociendo su cultura, su enorme patrimonio y, especialmente, dedicando nuestro esfuerzo a sus gentes. Es un esfuerzo que nos pidieron desde este Consejo Regulador, empeñado en poner en valor lo bien que se vive
en el medio rural, la bondad de sus gentes… convencidos de que dando valor a un territorio se garantiza el futuro de sus habitantes. Recogimos el guante y Subaru lo hizo con nosotros. Hemos viajado con el Outback, una garantía de confort y con el que se disfruta cada centímetro de este patrimonio paisajístico.

Siete Aguas marcó en otros tiempos la frontera entre los Reinos de Valencia y Castilla. Hoy se presenta como un verdadero paraíso para el turismo rural, ecológico y cultural, y como lugar elegido por muchas personas para fijar su residencia estival y de vacaciones, pues se encuentra a apenas 30 minutos de la ciudad de Valencia.

Empezamos nuestro recorrido en la Fuente de los Siete Caños, desde donde comenzamos nuestra visita al rico patrimonio artístico histórico de las calles de la Villa. Nos detenemos en la iglesia parroquial dedicada a San Juan Bautista. Es del siglo XVIII, de estilo neoclásico, y con una imponente portada de piedra. Alberga en su interior una importante colección de imágenes religiosas del escultor e hijo ilustre de Siete Aguas, Vicente Rodilla. La fachada de la iglesia ha sido restaurada. Antiguamente era de piedra, tal y como se aprecia todavía en el campanario y en la parte alta trasera del edificio.

Desde ella emprendemos un mágico viaje a través del agua, pues las fuentes riegan un paisaje de enorme belleza. Comienza en la partida de la Pieza de Flandes, en el Molino del Tío Valterra hasta encontrarnos con la Fuente del Apetito. Desde allí a Fuente del Retiro y de la Ramblilla, para después encontrarnos la del Fuente del Cañico. Y así podríamos enumerar la Fuente de la Tejería, la del Garbanzo, o las Fuentes de Gota y de Roca o la del Papán. Pero en nuestro viaje hemos querido llegar más allá. Nuestro destino es la Fuente de la Vallesa, en un paraje en que el tiempo se detiene a nuestros pies, y que se convierte en un refugio de calma para reponer fuerzas tras este viaje entre aguas. En nuestro reposo nos sorprende un rebaño de cabras de cerca de 500  cabezas. Dicen que no hace demasiado tiempo estos se contaban por decenas y los animales eran los encargados de limpiar el monte al tiempo que se alimentaban. ¡Qué cosas! Equilibrio se llama.

Regresamos para ello al punto de partida. Junto a la fuente de los Siete Caños se encuentra la carnicería María Ángeles. Nos atiende Agustín, que presume del embutido que elaboran como un bien de la localidad, especialmente la longaniza. Desde ahí al horno, a comprar esa hogaza de pan que huele al pasado. Que hace viajar tu mente a otras épocas en las que el pan sabía a pan. Pues todavía existe, solo hay que esforzarse en buscarlo.

Con el zurrón listo para cualquier eventualidad, visitamos a la alcaldesa Teresa Hernández. Ella nos había preparado nuestra apasionante ruta a la Fuente de La Vallesa. Su paisaje nos ha enamorado y Teresa era consciente de ello. Ser político en estas poblaciones de interior tiene más dosis de pasión que cualquier otra motivación. Basta con ver su saluda en la web del ayuntamiento: «Por ti, mi querido pueblo, trabajamos sin cesar». Toda una declaración de intenciones.

Y pocos minutos después se suma a nuestro viaje José Miguel Medina, presidente de la DOP Utiel-Requena. Tiene muy claro el objetivo de todo el esfuerzo que están realizando. Dar valor a un territorio y un sector, el del vino, para devolver a sus gentes parte del esfuerzo que realizan a diario. La palabra es compromiso.

Y así ha sido nuestro viaje a través del agua. Así este bello pueblo que ha sido, es y será la puerta entre dos reinos.

191204-nadal-valencia-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en Siete Aguas: En las puertas de dos reinos

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.