Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Si no puedes con la plaga, confúndela

13 febrero, 2020

Ana Sánchez Zahonero
Una de las plagas que más afectan a los viñedos en España, es la Lobesia Botrana. Más conocida como polilla del racimo. La gravedad de esta plaga está ligada a las condiciones climatológicas, por lo que es variable según localizaciones y afecta principalmente al rendimiento del cultivo y a la calidad del propio vino.

Una plaga puede obligar al viticultor a cambiar sus fechas de vendimia y, por tanto, afectar a la calidad final del vino. Biogard presentó el pasado viernes el Isonet LTT, un nuevo producto para el control de plagas a través de la confusión sexual.

Este producto es una versión mejorada, más ecológico y biodegradable, más fácil de aplicar pero con la misma efectividad.

La confusión sexual es una herramienta preventiva contra las plagas de Lobesia Botrana. Esta técnica fitosanitaria consiste en la liberación de feromonas en el ambiente que confunden al macho a la hora de localizar a la hembra y reproducirse. Así se consigue reducir de manera considerable los apareamientos y la plaga tiene cada vez menos fuerza.

Esta plaga afecta al cultivo en tres generaciones distintas que provocan en la uva resultante falta de sabor y de color, entre otras deficiencias. En la primera generación la plaga afecta a la yema floral. En la segunda, al cuajado y a las variedades de grano pequeño, como por ejemplo a la Pinot. Por último, la tercera generación afecta a las variedades de grano mediano y al envero.

La aplicación de este tipo de producto es conveniente realizarla en la primera generación, cuando favorecen tanto las condiciones climatológicas como la dispersión de la plaga.

Este producto innovador destaca por “su bajo impacto medioambiental y su registro de producto de calidad”, como resalta, Paolo Sambado, director de Biogard.

El nuevo Isonet LTT además está hecho de un material que no produce residuo y posee el doble de ingrediente activo. Este difusor tiene dos capilares que se unen, favoreciendo así su colocación en la rama.

La utilización de este producto bio no solo favorece al cuidado del medioambiente. En los últimos años, la legislación, cada vez más restrictiva en materia de seguridad ambiental y alimentaria, está prohibiendo los fitofortificantes. Se hace necesario, por tanto, instaurar en las bodegas técnicas de control y prevención de plagas que respeten y se adapten al medioambiente.

La confusión sexual es una de las formas de avance fitosanitario más comprometidas con el medioambiente puesto que evitan utilizar gran cantidad de insecticidas que son necesarios para combatir las diferentes plagas. De hecho, ya algunas DO exigen la utilización de estas técnicas ecológicas para pertenecer a ellas, como por ejemplo DO Cariñena.

Como ya apunta Alfonso Lucas, Ingeniero Técnico Agrícola del Servicio de Sanidad Vegetal de la Región de Murcia y fundador de ASEAGRIMED, en la jornada de presentación del Isonet LTT, el producto ha sido puesto a prueba durante muchos años y se puede hablar de “eficacia comprobada”.

Su margen de eficacia depende de diversos factores. Entre ellos encontramos los pasos que el viticultor debe llevar a cabo antes de colocar los difusores. No se trata de colocar los difusores y olvidarse de la plaga, hay mucho más.

María Ortega, Responsable Técnico de Biogard, advierte de la necesidad de conocer el viñedo, informarse sobre la técnica y su aplicación en el campo. La Lobesia Botrana no solo afecta de distinta manera a las diferentes variedades de fruta si no también a los diferentes viñedos.

Además es conveniente que la confusión sexual se realice en superficies rodeadas de viñedos que utilicen la misma técnica, puesto que existe la posibilidad de que el viñedo colindante posea plagas que acaben afectando a nuestro propio viñedo. Por esto también “es muy interesante durante los primeros años reforzar los bordes de la parcela, sobre todo los puntos negros de ese núcleo de confusión”.

Según Vicent Badía, Ingeniero Técnico Agrícola del Servicio de Sanidad Vegetal de la Conselleria de Murcia asegura que la superficie mínima recomendada serían 7 hectáreas y a mayor superficie, mayor éxito de la confusión sexual.

En cuanto a las condiciones climatológicas que pueden afectar a los difusor, la lluvia no supone un problema. Sus principales riesgos provienen de las altas temperaturas y el viento al que puede verse expuesto el producto que le hará perder eficacia.

Además la Jornada contó con la exposición de tres experiencias relacionadas con la técnica a cargo de Raúl Herrero (Enólogo en la DO Utiel-Requena), Macedonio Sánchez (Técnico de Campo en Bodegas San Dionisio de Fuente Álamo, Cooperativa adscrita a la DO Jumilla) y Jesús Isiegas (Técnico ATRIA en la DO Cariñena).

Los productos fitosanitarios químicos cada vez son menos usuales a la hora de tratar las plagas. El ecologismo es un tema en auge en nuestra sociedad y debemos ser capaces de adaptar nuestros hábitos tanto de consumo como de producción.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Si no puedes con la plaga, confúndela

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.