Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

San Valentín y febrero tiñen las copas de un bello rosé

4 febrero, 2021

España es una potencia a nivel mundial en el mundo de los rosados y la Comunidad Valenciana una de las zonas productoras con mayor presencia de este producto.  El mes de febrero es, sin duda, el mes en el que las copas se tiñen con fuerza del color rosado. Quizás no sepan que el vino rosado o rosé es uno de los que más crece en consumo en los últimos años. De hecho hay países del mundo en los que se consume el rosé al mismo nivel que, por ejemplo, los tintos. Se trata de vinos, por norma general, frescos, frutales y aromáticos que enamoran a todos los sentidos, pero de manera muy especial a la vista.

Quizás tampoco sepan que España es una potencia en la materia. De hecho hay denominaciones de origen en las que el rosado lo es todo. Dentro de las comunidades productoras a la cabeza del sector del vino en España en este tipo de vino se encuentra la Comunidad Valenciana, que elabora grandes rosados de corte Mediterráneo, de color de fresa o de la actual tendencia de rosa palo o piel de cebolla, al estilo de los rosé franceses. O las burbujas del cava rosé.

Si nos moviéramos por las diferentes figuras de calidad del sector del vino valenciano y viajamos hasta Utiel-Requena, encontraremos las dos tendencias  de manera muy marcada. Se trata de una zona en la que el rosado siempre ha pesado de manera notable. Rosados de color fresa fuerte, nacidos de la autóctona bobal. Vinos que son pura golosina y fruta, sinceros y sin trampantojos. En los últimos años, fruto de las tendencias del mercado, se han ido incorporando los tonos más pálidos, con la bobal como variedad estelar pero también con otras variedades.

Si nos vamos a la Denomación de Origen Valencia encontraremos esa misma bipolaridad. Rosados de color fuerte y personalidad nacidos de la monastrell o la foránea cabernet, y otros de excepcional finura elaborados con pinot noir, merlot, garnacha o incluso mandó. En formato seco pero también en espumosos por el método ancestral, porque ponerle un poco de chispa puede ser una idea excepcional.

En el caso de Alicante la monastrell se lleva, como no podía ser de otra manera, la palma. Pero no dejen de sorprenderse con algún rosado de giró, otra variedad tinta autóctona que marca tendencia desde La Marina, para comprobar el excelente trabajo que están realizando las bodegas por ser capaces de transmitir en una botella ese Mediterráneo que tanto hacer fijar la mirada en Alicante.

Adentrarse en el mundo de los rosados es apasionante. Se va a encontrar vinos de enorme nivel.Y siempre habrá un producto que sea capaz de seducirle. Ya sea de color de fresa o los vanguardistas piel de cebolla, prepárese a disfrutar de unos vinos que resultan seductores a primera vista. Y es que febrero tiñe las copas de un bello tono rosé.

Aquí van algunos rosados de acierto seguro:

Pasión de Bobal, de Sierra Norte, es una de las referencias obligadas en Utiel-Requena, tanto por el producto como por el packaging que le acompaña. Otra opción de acierto es Aula, de Coviñas, una saga clásica a la que la bodega ha dado una importante vuelta de tuerca recientemente. Otro vino de triunfo garantizado es el Bobal de Sanjuan rosé, con la magia de los depósitos de cemento de Valsangiacomo en San Juan.

Desde Valencia encontramos opciones como Impromptu Rosé, de Hispano Suizas, que es la sensibilidad de la pinot noir hecha vino. Si prefieres un poco de chispa burbujeante apuesta por la delicadeza de la mandó en Les Danses, el ancestral de Celler del Roure. La sutileza la encontramos también en Audenthia Rosé, de Bodegas Murviedro.

Desde Alicante Alagú, de Casa Corredor, una de las firmas de MG Wines sería una garantía, elaborado con la autóctona forcallat. También sería una buena opción Enrique Mendoza Monastrell, nacido también de la casta tinta más representativa de Alicante. Y para los que quieran chispa, la encontrarán en el Marina Espumante Rosé, de Bodegas Bocapa.

Para los que gusten de las rabiosas novedades, el primer verdejo rosado del mundo, de la mano de Vicente Gandia. Su color se debe a que el verdejo está injertado en cepas de garnacha, a los pies del Cabriel. Los rosados son tendencia, y en este mes del amor, las copas se tiñen con sus bellos colores.

Artículos en imágenes

0 comentarios en San Valentín y febrero tiñen las copas de un bello rosé

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.