Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Rafa Cambra: “Más que un trabajo, la bodega es una continuidad de lo que yo entiendo cómo es vivir”

4 December, 2023

La esencia de Cambra. Casa Sosegada es un coupage de las variedades locales como monastrell, arco, forcallà, bonicaire y rojal, que mejor reflejan la esencia Cambra.

Texto: Jorge Corella / Fotografía: Fernando Murad

El trabajo entre viñas y barricas no es fácil, tampoco tiene manual de instrucciones, pero para Rafa Cambra es una manera de mostrarse a sí mismo sin decir ninguna palabra, usando sus vinos como el mejor espejo.

Rafa Cambra, bodega y persona, es un nombre reconocido en el panorama vinícola valenciano. Sin embargo, el bodeguero de Ontinyent llegó al mundo del vino de casualidad, gracias a una asignatura de último curso de la carrera que estudió. A partir de ahí, comenzó la historia del Rafa Cambra que conocemos hoy en día.

—5barricas.- ¿Cómo es Rafa Cambra fuera de la bodega?
—Rafa Cambra.- Rafa Cambra es una persona a la que le gusta el deporte, el senderismo, correr. También me gusta la arquitectura y el arte. En definitiva, una per- sona a la que le gusta sentir inquietud por las cosas.

—5b.- ¿Cuándo nace la pasión de Rafa Cambra por el mundo del vino?
—R. C.- Mi pasión por el mundo del vino llegó por casualidad. Fue al final de la carrera de Agrónomos, pues en el último curso y en la asignatura de Agricultura había una especialidad que era Viticultura. En esa especialidad tocas el mundo del vino, es algo colateral. Fue entonces cuando sentí la llamada del vino.

Aprendí a valorar lo bonito del campo, donde las cosas tienen un valor justo y el vino reúne esa posibilidad. Dando un valor justo que podemos defender a través de las marcas. Luego la magia del cultivo, el proceso de elaboración y la venta, es muy amplio, lo abarca todo.

—5b.- Antes de tener tu proyecto propio, tuviste experiencias previas en el mundo del vino. ¿Cuál te sorprendió más?
—R. C.- Mientras estudiaba la carrera, estuve trabajando en La Rioja. Esta es una zona muy puntera, muy bonita y muy dinámica. También está muy bien trabajada con una idea clara y un valor propio muy importante, es un territorio empapado de vino. Pero al final, todos tenemos algo en nuestro interior, una ‘llamada’ y unas raíces que te invitan a explorar y a hacer vino donde has nacido, y así nacimos nosotros, con la llamada de la monastrell.

—5b.- ¿Cómo nace Rafa Cambra como marca?
—R. C.- Empezamos en el 2001 con una bodega de garaje con ocho barricas y tres depósitos. Era una bodega pequeña, pero a partir de ahí, poco a poco fuimos creciendo. Pasamos después a una bodega de 18 barricas primero y luego a 35. Hasta que en 2008 ya nos situamos en Fontanars y empezamos a ser el principio de la bodega que somos hoy.

—5b.- Un término que te gusta utilizar es el de ‘pasante de viñas’, ¿cómo definirías esa filosofía?
—R. C.- Para mí significa que hemos trabajado en nuestro paso por las añadas, interpretándolas lo mejor posible, para dejar un legado de la viña, tal como la hemos heredado, para que la próxima generación pueda seguir elaborando y viviendo del vino.

—5b.- ¿Cuál es el proyecto dentro de la bodega que ha sido más importante para ti?
—R. C.- La plantación que más me marcó fue la de Casa Sosegada, ubicada en la Finca Boscá, porque reúne la inquietud de cuando la plantamos. Estos pasos previos nos dieron diez años de trabajo, es decir, plantar unos viñedos de altura en terrazas con variedades locales, y de paso, juntar distintas variedades. Es lo que podía hacer grande a un vino mediterráneo. Ese proceso, desde la selección de la planta hasta la crianza es lo que le dio mayor valor.

—5b.- ¿Qué significa a título personal la bodega?
—R. C.- La bodega es mi vida. Al final, una empresa tiene que tener unos valores y es ley de vida. En mi caso, este proyecto es mi manera de expresarme. Más que un trabajo, la bodega es una continuidad de lo que yo entiendo cómo es vivir.

5b.- ¿Qué es más complicado, crear una marca y una identidad o mantenerla cuando ya tienes un reconocimiento?
—R. C.- Muchas veces, en los 22 años que llevamos en el mundo del vino, te planteas cosas sobre los vinos que hacías al principio y las marcas que tienes actuales y también tiene valor cuando alguien te dice que algún vino tuyo lo conoce o que es un clásico. Eso es algo que yo también valoro de otras marcas. El hecho de que hayas podido mantener una cosecha que has podido tener estupenda o una intuición buena, que tengas la capacidad de repetir y ser consistente muchos años, significa que has hecho un buen trabajo tanto en el campo como en bodega.

—5b.- Uno de los puntos que distingue vuestro proyecto es la apuesta por recuperar variedades minoritarias valencianas en peligro de desaparición como la forcallà, la arco o la bonicaire, ¿qué supone esto para vosotros como bodega?
—R. C.- La importancia principal es que buscamos recuperar variedades que son de aquí, llevan mucho tiempo en estas zonas, y sobre todo, hay variables que no controlas. Por ejemplo, el cambio climático tiene un efecto muy importante en la viticultura, pero estas variedades están actuando muy bien ante este problema porque llevan muchos años adaptándose a las condiciones de nuestro territorio. Luego, para la gastronomía local también son muy importantes, ya que al ser unas variedades muy delicadas maridan muy bien tanto con el clima como con nuestra gastronomía.

—5b.- ¿Cómo definirías los vinos de Rafa Cambra? ¿Qué los diferencia de otros vinos?
—R. C.- La diferencia está en que a cada viticultor o bodeguero le toca cultivar en una zona y una finca con unas características muy concretas. No somos ni mejores ni peores, simplemente somos distintos, y esa distinción está influenciada por donde está ubicada la finca, el suelo y el clima. A cada uno le ha tocado por unas razones de su vida enfrentarse a ellas o trabajarlas. Yo, por ejemplo, nunca me hubiese imaginado trabajar tanto con la cabernet sauvignon, pero tampoco la voy a arrancar, no se puede desperdiciar. La vida te pone ante ella por algo. Por eso, cuando te encuentras con un reto así hay que afrontarlo, no esquivarlo.

—5b.- ¿Cuál es el vino que mejor refleja la esencia de Bodegas Rafael Cambra?
—R. C.- Quizá el vino que mejor se adapta a la idea que busco transmitir con mi bodega sea Casa Sosegada, un coupage de variedades locales como monastrell, arco, forcallà, bonicaire y rojal, a lo que se suma una crianza en hormigón. En nuestra zona había mucha tinaja y hormigón y el vino se criaba sin la intervención de la madera.

—5b.- En vuestro proyecto ha entrado con fuerza el enoturismo. ¿Qué valor tiene Casa Colau para el conjunto de la bodega?
—R. C.- El enoturismo es importante dentro de nuestro proyecto porque te ayuda a conocer a los clientes, a la vez que estos se empapan del territorio. En nuestro caso, intentamos hacer siempre catas en el exterior y eso ‘siembra’. Es como un llover ligero, lo hace poco a poco, pero va mojando. Así, sembrando muchas «semillitas», luego esto nos ayuda a progresar como bodega.

—5b.- El paraje de Terres dels Alforins es único, ¿cómo influye estar ubicados en un lugar tan mágico?
—R. C.- La zona de Terres dels Alforins se encuentra en el eje de tres pueblos —Fontanars dels Alforins, La Font de la Figuera y Moixent— y es una idea de paisaje muy definida y respetada por la gente gracias a un cúmulo de factores (clima, paisaje y terreno). En su día se quedó olvidado, pero es un paisaje de interior que ha ido recuperando su fuerza y en el que el hombre ha convivido con él de manera ordenada, sabiendo lo que necesita para sobrevivir y ayudando a crear un paisaje natural, pero trabajando con él.

—5b.- Hablando del clima, este curso ha estado muy influenciado por la sequía, ¿cómo ha sido la vendimia?
—R. C.- Este 2023 ha sido un año muy difícil porque tuvimos una sequía de más de siete meses, un clima irregular, poca producción. Por todo ello, hemos tenido que seleccionar bastante nuestras uvas para poder tener una buena vendimia. Ha sido un año muy difícil, quizá el más difícil a nivel personal desde mis inicios en la bodega.

—5b.- ¿Hacia dónde miran los ojos de Rafa Cambra en el futuro próximo?
R. C.- El objetivo de la bodega es seguir creciendo, ya no tanto a nivel de producción de botellas, sino en disfrutar elaborando los vinos. En definitiva, disfrutar más de nuestro día a día en la bodega y no pensar tanto en crecer.

5bseleccion-800x200px

 

0 comentarios en Rafa Cambra: “Más que un trabajo, la bodega es una continuidad de lo que yo entiendo cómo es vivir”

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web.

Política de cookies Acepto · No acepto