Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Proyecto Origen: el placer más hedonista entre masías, viñas y olivos

1 julio, 2022

Texto: Jaime Nicolau / Foto: Laura Lázaro / Vídeo: Fernando Murad, Vicent Escrivá y Paula Jiménez

La RAE define el hedonismo como la teoría que establece el placer como fin y fundamento de la vida. Si hacemos caso a «la wikipedia», el hedonismo (del griego ἡδονή hēdonḗ ‘placer’ e -ismo) ​ es una doctrina moral que establece la satisfacción como fin superior y fundamento de la vida. Pues si unimos las dos definiciones estaremos más cerca de entender Proyecto Origen, la excepcional apuesta empresarial que Manuel García Portillo está dibujando en las bellas ‘Terres del Guerrer’, en su querido Moixent. Supone para el empresario, además, un viaje también a su origen. Pasó muchos años de su infancia en esas tierras antes de que un día su familia, como tantas otras, emigrase a la ciudad para construir una vida. Esa vida le ha brindado la oportunidad de regresar y Manuel no ha dudado en hacerlo con un proyecto tan brillante y sencillo como a la vez complicado de explicar. Un proyecto de rehabilitación de masías para que los seres humanos puedan ser felices a través de relaciones personales en entornos únicos, agarrados con fuerza a la tierra. Agarrados con fuerza al origen. Nada más y nada menos.

Serpenteamos la carretera de Moixent a Fontanars dels Alforins. Ese enclave mágico a los pies del poblado íbero de La Bastida de Les Alcusses. Hemos quedado con Manuel y su equipo en Sant Antoni. Apenas recorridos una decena de kilómetros nos encontramos con la puerta, imponente, de Proyecto Origen. Es importante la puerta, más de lo que parece. Para entrar en el apasionante mundo que nos proponen hay que llamar al picaporte. Nos abre el empresario valenciano y los sentidos empiezan a tomar el control de la jornada. Ya no hay marcha atrás. Vamos a ser prisioneros de les Terres del Guerrer para siempre. Es la primera de nuestras paradas de hoy. Haremos tres.

Sant Antoni es una de las obras que muestran bien a las claras el concepto del proyecto. Cada detalle mimado con sumo gusto. Rincones en los que te imaginas con un libro y una copa de vino. Otros en los que visualizas una larga sobremesa con una tertulia de esas que firmaría cualquier punto de encuentro de intelectuales de otro siglo. Estamos precisamente en la biblioteca de la planta superior. Y ahí comienza una conversación que bien podría ser infinita. «Si tuviera que definir el Proyecto Origen diría que es un proyecto de desarrollo rural en el territorio. Un proyecto empresarial. Un proyecto de vida. Un proyecto con alma«, comienza García Portillo. «Hablamos de una filosofía y una rehabilitación de masías en el medio natural. A partir de ahí se desarrollan otros protagonistas como Les Terres del Guerrer, las tierras en las que hace miles de años ya se cultivaban cereales, vides, olivos y productos de huerta…» continúa. «Es un proyecto empresarial y tiene que ser sostenible a nivel social, medioambiental y económico. Porque estamos invirtiendo en masías y rehabilitándolas para que otras personas las disfruten. En la ciudad se pueden hacer muchas actividades, pero en el medio natural se abren los chakras. Se abre el ser humano a otros seres humanos disfrutando de una conversación, de un paseo, de una formación, de la gastronomía, la cultura, la historia, la música…» añade. «Proyecto Origen es algo tan sencillo como desarrollar experiencias en grupo y, a la vez, producir vinos, aceites y productos de huerta… pero la esencia del proyecto no está en el producto, está en las personas», concluye Manuel.

Con su desbordante energía aborda al resto del equipo. Nos vamos todos a Casa Turús, una masía con bodega fonda en el término municipal de Fontanars dels Alforins, en pleno valle. Es el origen de los primeros vinos de la casa. Nos adentramos en las entrañas de Casa Turús. Enciende la luz y comenzamos a descender escaleras hacia un mundo mágico.  Aquí nacen nuestros primeros vinos, en un entorno tan natural como Casa Turús. Es un concepto de Masía Museo porque en esta bodega fonda se ha escrito una historia durante cientos de años que hoy sigue viva», nos explica. Volvemos a cota cero. Nos espera Jesús Tolsá. Su familia ha trabajado las tierras de esta masía desde hace varias generaciones. Conoce cada palmo del terreno. Las 40 hectáreas de viñedo que rodean la casa las plantó con sus propias manos hace cuatro décadas. Tres variedades plantadas en vaso: monastrell, tempranillo y malvasía. Y llega el turno de Diego Fernández. El enólogo valenciano es el responsable de elaborar los cuatro vinos que actualmente componen la saga: tres monovarietales y un coupage de las dos tintas. A los vinos se suman también los aceites. Todo con sumo gusto. Todo rozando la excelencia.

Y volvemos a tomar el camino hacia nuestro punto de encuentro en Sant Antoni. Esta vez el destino está unos metros más allá, en Casa La Muda. Allí nos espera Salva Ruiz, otro de los integrantes del equipo arraigado a estas tierras. Y nos habla con pasión de los cereales, y de diferentes trigos y de cómo los convierten en pan en su propio horno de leña. Es una de las experiencias que pueden vivirse en Proyecto Origen, aunque cada grupo que visite el proyecto dibujará la suya. Aquí la única regla es disfrutar entre humanos.

Y en La Muda hablamos con Belén y María. Belén Font es la responsable de dar viabilidad económica y durabilidad en el tiempo a este sueño de Manuel García Portillo. Un pilar fundamental en el proyecto. María Pérez pone la comunicación al proyecto. Ella es la cara y la voz que encontrarán todos aquellos que golpeen el picaporte.

Y sale un arròs al forn del horno de leña que viaja a una mesa imperial. Es obra de José ‘El Molí’ (otro de los personajes ‘autóctonos’ que tan importantes son para Manuel). Y en la mesa se escenifica el disfrute. Y llegan los brindis, las conversaciones y las sonrisas. También las reflexiones profundas. Aquello que nos indicaba el empresario valenciano al principio de las relaciones entre seres humanos en un entorno idílico.

Pues si esto es hedonismo, bienvenido sea. El medio rural tiene una enorme oportunidad en las experiencias. Proyecto Origen eleva esa oportunidad a la excelencia.

210531-federacion-enoturismo-800x200px

0 comentarios en Proyecto Origen: el placer más hedonista entre masías, viñas y olivos

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.