Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Paquito el chocolatero vive en un celler en la muntanya

15 enero, 2021

David Blay

No es fácil para alguien nacido en Almussafes hablar bien de una persona residente en Benifaió. Las infancias de los años 80 llevaban a los que fuimos niños en aquella época a enfrentarse de manera constante. Y aun hoy, los piques (aunque más sanos) continúan siempre entre pueblos vecinos.

Pero más allá de viejas rencillas territoriales, la historia de Josep Marco y las personas que trabajan junto a él merece sin duda ser contada. Por su romanticismo. Su dedicación. Y por su búsqueda de la integración de viejas tierras y gentes en los tiempos donde la modernidad lo atropella todo, desde antiguas viñas a bancales que un día fueron históricos.

Poca gente reconoce como merece a Gustavo Pascual, pero posiblemente el 95 por cien de la gente que lea este artículo ha entonado en algún momento de su vida su mayor logro: el himno ‘Paquito el chocolatero’, que a causa de las diversas circunstancias descritas anteriormente da nombre a uno de los vinos del Celler la Muntanya.

Cuando se construyó la autovía que cruza Alcoy, hace algo más de una década, muchas tierras fueron removidas y variedades de uvas perdidas. Pero el equipo de Josep, empresario del metal, inspeccionó qué podía salvarse y se comprometió (sin saber de quién se trataba) con el hijo del compositor a reinstaurar en el mismo lugar donde antes se encontraban las hectáreas que hoy producen un tinto muy especial.

Ya hace años acometieron un proyecto singular, cultivando en los terrenos por donde pasaba el trenet de Gandía a Villena el ‘Iron Bridge’ en una mezcla de Malvasía y Pedro Ximénez que homenajea a los ingleses que lo construyeron. Y sus vermuts son ejemplo de cómo piensan con una filosofía diferente.

Constituido por 25 minifundios, con una vitivinicultura bautizada con buenas Prácticas Agrícolas y perteneciente al movimiento Slow Food Valencia, una de sus decisiones más sorprendentes es la de no encuadrarse en ninguna de las denominaciones de origen de la Comunitat.

Y su diferencial no acaba ahí. Para alguien que incluye en su web un apartado bajo la denominación ‘Vi i amics’, que cuenta entre su gente con personas pertenecientes a la ya lejana primera promoción de sumillers de la región y que recibe las visitas de fin de semana con la compañía de un Husky siberiano, la elección de este tipo de vida es un mensaje al mundo.

Especialmente, al que tenemos hoy día: ayuda a la gente pequeña, disfruta con lo que haces, comparte buenos momentos disfrutando de la naturaleza y no dejes de beber buen vino.

201008-venta-del-puerto-12-800x200px

Artículos en imágenes

Un comentario en Paquito el chocolatero vive en un celler en la muntanya

José Pla Celda el 17 enero, 2021 a las 12:17 am:

ENHORABONAJOSEP. QUÈ MÉS PODRÍA ESCRIURE.
SEMPRE UN AMIC…!!!

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.