Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Pago de Tharsys lanza el Bobal con esencia de familia

30 octubre, 2020

La bobal sigue centrando buena parte de los esfuerzos de los bodegueros en la comarca de Requena-Utiel. Cuidar el patrimonio de bobal de viña vieja y en vaso se ha convertido en casi una “obligación” para los viticultores y bodegueros de la zona. Quien lo tiene tiene una joya. Es el caso de Pago de Tharsys, que acaba de lanzar el Pago de Tharsys Bobal 2018 firmado por Diana García, reputada enóloga en Pomerol (Burdeos), con una extensa experiencia elaborando prestigiosos vinos tintos en aquella cuna del vino. Diana es parte de la familia fundadora de Pago de Tharsys y sigue desarrollando su actividad en Burdeos. La visión de Diana ha sido fundamental para conseguir este vino elegante, fresco y frutal. Es un vino de Pago con DO Pago de Tharsys.

La parcela de Bobal tiene una superficie de 1 hectárea y está situada en la parte Sur del pago. A los 700 metros de altitud que posee la bodega, se suma un suelo especial que en esta parcela tiene un porcentaje elevado de caliza, mezclado con algo de arcilla. La singularidad de esta parcela es la inmensa roca madre compacta de caliza que existe a dos metros de profundidad, que actúa como una esponja conservando el agua de lluvia que va soltando poco a poco a medida que la viña va necesitándola. El viñedo fue plantado en 1940, en vaso, y es 100% secano. Los rendimientos de esta parcela son muy bajos.Si a ese viñedo le sumas la viticultura ecológica, comienzas a entender que va a ser algo especial.

Es en la elaboración donde se nota la mano de Diana Garcia. Maceración a muy baja temperatura, remontados manuales y 10 meses de crianza en barrica de roble francés de 1 y 2 años, marcan la pauta.  El vino no fue sometido a ningún filtrado cuando fue embotellado para preservar al máximo su estructura y paleta aromática. Este es el motivo de que pueda presentar algunos precipitados naturales.

A la vista presenta un color rubí brillante e intenso. Lágrimas finas que se deslizan lentamente por la copa. En nariz encontramos intensos aromas de moras, ciruela roja, pimienta blanca, y agradables y suaves notas de nata fresca. Tras agitarlo se desprenden elegantes aromas de café y dulce de leche. En boca presenta un intenso sabor de frutas rojas: moras silvestres y ciruelas. Recuerdo de toffee y granos de café tostados ligeramente. Sensación larga y persistente en todo el paladar. Estructura equilibrada, buena acidez que potencia la sensación de frescura. Tanino maduro, suave y agradable.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Pago de Tharsys lanza el Bobal con esencia de familia

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.