Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Pablo Carrión: El arquitecto que mima la viña como un jardín

18 septiembre, 2020

Fotos: Yago Cárcel

Pablo Carrión iba para arquitecto, pero cuando se acercaba el final de sus estudios universitarios, el amor por la viticultura se impuso. “Era lo que me gustaba, y aunque el ejercicio de la arquitectura también es bonito, no me veía encerrado en la ciudad”, cuenta. “Hacia el final de la carrera vas teniendo más tiempo libre, y te preguntas: ¿y yo qué hago aquí, si lo que quiero es estar allí?”. 

No obstante, supo hacer converger sus dos intereses. Su vocación de arquitecto tiende sobre todo hacia la rama del paisajismo. “Siempre he pensado que los agricultores somos los primeros y más importantes paisajistas, los que cada día con nuestro trabajo modelamos el paisaje. De ahí también mi manera de entender la viticultura como algo delicado e importante. O quizá sea al revés, que por mi vocación agrícola entiendo así la disciplina de arquitecto”, reflexiona.

Firme defensor de la tradición (pero siempre investigando nuevas aplicaciones y nuevas técnicas), sigue plantando en vaso y en secano, principalmente Bobal (que representa el 90% de las 20 hectáreas que cultiva). “Como variedad, la Bobal es una gozada para el viticultor. Tenemos que perfeccionar su cultivo para conseguir los mejores vinos posibles”, apunta. Él se ha marcado como objetivo ser “más artesanal” en su manera de trabajar. “Quiero entender la viticultura casi como una forma de jardinería, prestando la máxima atención a todos los detalles de la viña”. Un trabajo muy exigente, que le gustaría plasmar en alguna parcela única donde ese mimo dé sus mejores frutos.

Lleva la viticultura en la sangre (de hecho, sigue trabajando con su padre, aunque cada uno es responsable y decide sobre sus parcelas). “Me siento muy apoyado por mi familia. No siempre coincidimos en la manera de ver las cosas, pero tengo su confianza”, agradece. Y, aunque lo principal para él son sus viñas, a partir de este año va a lanzar su propio vino, para el que lleva realizando pruebas desde hace varios años.

200724-do-ur-guia-vinos-800x200px

 

Artículos en imágenes

Un comentario en Pablo Carrión: El arquitecto que mima la viña como un jardín

Uri el 19 septiembre, 2020 a las 11:27 am:

Muy bien todo mi apoyo y admiración por poner en valor la viticultura en su forma más genuina , ánimos .

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.