Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Nico y los vinos naturales: un verano de stock (y de shock superado)

26 agosto, 2020

David Blay
La base para innovar está en conocer otros lugares, donde hagan las cosas de manera diferente a la tuya, para conseguir recabar un conocimiento que no tienes y ponerlo al servicio de las personas a las que ofreces tu producto.

Esta máxima, presente en el mundo empresarial, se trasladó hace mucho tiempo a lo culinario. Con la cocina fusión, sí, pero también con la variedad cada vez más ingente de opciones vinícolas en cualquier restaurante de la Comunidad.

Cuando iniciamos esta sección con Nicola Sacchetta el Estado de Alarma ni siquiera era un planteamiento real. Las mesas de Anyora estaban todo lo juntas que permiten el decoro y la idiosincrasia latina. Y los vinos ecológicos llegaban a oleadas a través de sus distintas visitas a bodegas especiales tanto en España como en otros lugares de Europa.

Hoy, en el último fin de semana oficial del mes de agosto de 2020, hemos querido preguntarle cómo ha sido el verano más atípico de nuestras vidas. Pero también, y sobre todo, qué han bebido aquellos que han ido a visitarle y qué botellas hubiera querido ofrecerles y sin embargo no pudo hacer venir hasta su bodega.

Que la mayoría de servicios iban a ser de vinos blancos no computaba siquiera en las apuestas, pero una serie de condicionantes inesperados han posibilitado un ligero cambio de costumbres. A saber.

Obviamente el paso de turistas ha sido muy inferior al habitual, aun teniendo en cuenta que el barrio del Canyamelar no es precisamente lugar de paso. Franceses y holandeses han sido mayoría, con decrecimiento (pero presencia sempiterna) del número de italianos.

Sabiendo que la barra sigue viva de milagro (hoy se pueden sentar cuatro donde antes lo hacían 16) y que de ahí baja el copeo tradicional, son curiosos dos datos que incluso han resultado sorprendentes.

Uno, que ha subido y mucho el consumo de botellas. Puede que el hecho de que muchas personas hayan decidido no irse de vacaciones haya tornado en una decisión de inversión en gastronomía local, pero lo cierto es que se han pedido referencias que no estaban entre las habituales.

Y dos, que se ha tomado más tinto (hasta de alto perfil) que en veranos anteriores. Quizá porque ya se ha roto ese estigma de que solo es para el invierno. O incluso porque las nuevas propuestas no solo son más suaves al paladar, sino que maridan mucho mejor con platos marineros.

En cualquier caso, de pensar que había muchas cajas en la bodega al terminar el confinamiento se ha pasado a la opinión de que hay que mantener el ritmo de adquisición. Y a redoblar la apuesta por bodegas de la Comunitat, con el fin no solo de apoyar al sector sino también de seguir demostrando que puede competir con cualquiera de los que Nico sigue trayendo a nuestra tierra.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Nico y los vinos naturales: un verano de stock (y de shock superado)

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.