Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

«Montesanco es una reconexión con el origen y la comarca»

12 agosto, 2021

Jaime Nicolau / Fotos: Fernando Murad

Montesanco luce hoy como una de las apuestas singulares dentro de la Denominación de Origen Utiel Requena. Es un proyecto que primero soñaron y paso a paso, van ejecutando María Sancho y su marido Paco Cotino, enamorados de un paraje de ensueño que han decidido mostrar abriendo de par en par sus puertas al enoturismo. Hoy nos tomamos un vino con María para saber cómo llega al mundo del vino hace más de tres lustros esta valenciana que sigue sacando brillo al exitoso proyecto de Aranleón, al que hace unos años añadió Montesanco.

5barricas.- ¿Quién es María Sancho y cómo llega al mundo del vino?

María Sancho.- Nace en Valencia hace 47 años y tras estudiar en el Liceo Francés  empieza la carrera de ingeniería agrónoma. La única relación que tenía con el mundo de los vinos  era a título personal y de consumidora junto a mis amigas. Después se afianzó en la carrera porque montamos la colla dels vins. Fue en tercero de carrera con multitud de amigos y con una catedrática muy buena de  química analítica, a la que también le gustaba el mundo del vino. Empezamos con pequeñas catas con ella, visitando bodegas y demás. Y por ahí poco empezó un poco mi afición.

5b.- Eso a título personal, ¿pero y en lo profesional?

M. S.- Pues cuando acabé la carrera. Dentro de agrónomos hice economía agraria porque me gustaba mucho todo el tema de la política agraria y había unos profesores muy buenos ahí entonces en la carrera. En cuanto la acabé, entré como primer trabajo en  Anecoop , la cooperativa de segundo grado que tenía muy desarrollado todo el tema de cítricos y empezaba con el departamento de vinos. Querían ampliarlo con un perfil muy comercial. Me contrataron a mí y empecé, digamos, el acercamiento más profesional al mundo de los vinos, pero desde una sensibilidad comercial, desde el principio. Era un reto importante en el que uno de los pilares era dar un salto cualitativo en el mercado extranjero. Estuve tres años viajando por todo el mundo, conociendo más del sector y al cabo los tres años cuando consideré amortizada esa etapa, justo entonces surgió el proyecto de Aranleón.

5b.- Justo era la siguiente pregunta. ¿Cómo se gesta Aranleón?

M. S.- Se gesta a través de mi relación con Emiliano García de Casa Montaña que tiene la oportunidad de comprar  en 2000 una pequeña bodega, entonces llamada Bodegas San Marcos en Venta del Moro.  Un  grupo de socios amigos buscaba entonces  a alguien que la reactivara  de manera integral, desde la producción a la comercialización. Y ahí que me embarco yo con mis veintiocho añitos. 
5b.- ¿Y cómo avanza esa etapa?

M. S.- Me incorporo a Aranleón en abril del 2003 y en la parte técnica Diego Fernández, que era compañero mío en agrónomos. Así que Emiliano por la pasión que tiene ejercía como administrador y tiramos del proyecto junto a los demás socios, incluyendo los dos socios que tenían las viñas, José Reina y Salvador Andrés. Empezamos en 200 3 y sacamos la primera añada de Aranleón Sólo ( con la ya reconocible etiqueta del caracol pausado) con mucha ilusión, porque la verdad es que era mi primer proyecto empresarial. No sé si me vino grande o no el traje, pero yo eché el resto (ríe). Aprendí mucho y conseguimos hacer uno de los primeros vinos de calidad de Valencia. Desde el principio apostamos por la agricultura ecológica que en el resto del mundo era ya un valor añadido importante. Y bueno fueron pasando los años y surgió una compraventa de participaciones y Paco , mi marido, entró a formar parte de Aranleón, antes incluso de ser pareja. Él siempre cuenta que tenía viña y quería vendérnosla a Aranleón y yo era dura (ríe). Ahí fue como todo empezó. Paco se metió con una pequeña participación en Aranleón vinculándose al grupo de los socios viticultores incorporando  la finca  de  viñedo, Casa La Viña que es actualmente el hogar de Montesanco. Había claramente dos velocidades. Los socios viticultores y el resto de socios que estaban implicados. En 2010 Paco y yo compramos  las participaciones de los socios que no tienían viña. 

5b.- ¿Pero siempre tuviste clara la visión internacional del proyecto?

M. S.- Sí. Desde mi etapa en Anecoop tenía muy claro que había que irse al extranjero y desde el 2003 empezamos a asistir a todas las ferias. Además, con vinos etiquetados ecológicos, que ya en el 2007 los teníamos todos, era lo lógico. Aún no se apreciaba en España pero había otros mercados que sí lo tenían muy claro. Total, que desde el principio, desde el año 2003, cuando tuvimos vino, se viajaba . Al tiempo también Paco se fue acercando al mundo de los vinos, aunque yo siempre digo que es más agricultor que yo , porque mi familia no tiene ninguna relación con el campo, pero la suya siempre ha tenido campos . Y la verdad es que está disfrutando porque le encanta.  Sin darse cuenta poco a poco se va involucrando más, incluso a nivel gerencial. Y su bagaje nos venía muy bien a nivel gestión. Luego me quedo embarazada de mis dos hijos y bajo voluntariamente un poco el ritmo y él se implica mucho más, yendo incluso a las ferias.

5b.- ¿Y cómo surge el proyecto de Montesanco?

M. S.- Pues un poco de casualidad. Teníamos esta finca de Casa La Viña y una pequeña en Fontanars dels Alforins, y a mi me apetecía mucho un proyecto de microbodega en aquella zona. Entonces por un tema administrativo nos otorgan una subvención con unos plazos para hacer una bodega. Vemos que no llegamos por tiempos y nos animamos a hacer una transferencia de ubicación desde Fontanars a la Casa la Viña, porque entonces sí que dejaban rehabilitar edificios antiguos de bodega. Y así, en el año 2016 empezamos la rehabilitación de Casa de la Viña. Ya habíamos empezado a rehabilitar la finca , empezando con las   parcelas de viña muy antiguas… y así llegamos aquí. Con un proyecto totalmente diferente a Aranleón, pero a la vez complementario. Con pequeñas ediciones de vinos monovarietales muy especiales de alta expresión y abriendo las puertas de Montesanco a los visitantes. Y la verdad es que estamos muy ilusionados. Nace de una experiencia acumulada de muchos años con Aranleón y con un bagaje de relaciones importante. Es un poco el reto de abrazar el origen, de devolver a la tierra donde estamos ubicados lo que nos ha dado. Es un poco cerrar el círculo.

5b.- ¿Y volver más a la Comunitat después de tantos años recorriendo el mundo con Aranleón?

M. S.- Es innegable la vocación exportadora de Aranleón y con Montesanco hemos querido volver al origen. Volver para presumir de nuevo de todo el potencial que tiene esta zona, con una tradición vitícola muy grande y contribuir a comunicarlo, pero sin perder de vista esta vez a los habitantes de la zona y ser una reconexión o reconciliación con lo local y con el origen. Con lo valenciano.

5b.- ¿Desde que decidís esa doble rehabilitación de la casa y el viñedo, sois conscientes del patrimonio que supone?

M.S.- Sí, bueno, sobre todo la recuperación de viñedos, porque realmente lo entendemos así. Te posicionas en un segmento alto a nivel de calidad, de precio, pues bueno, todo lo que hagas en el viñedo después lo encuentras en la botella y el viñedo de la finca es una joya con bobales de 140 años prefiloxéricos. Esto es el amor por hacer finca y por mejorar la calidad de los vinos. El tema de la rehabilitación de la casa solariega, pues podríamos no haber hecho nada, o haberlo hecho de una manera más sencilla, pero sí que queríamos hacerlo con gusto para poderlo enseñar, ya no sólo a nuestros clientes, sino que la gente en la zona conociera que cuentan con parajes muy bonitos y que esperamos contribuya a poner en valor también esta zona.

5b.- ¿Crees que el camino para que el enoturismo se asiente en la zona es que la oferta sea de la máxima calidad?

 M.S.- Sin duda. No hay otro camino para nada. Para las vivencias turísticas la calidad es fundamental, porque la gente al final, cuando el producto es bueno se desplaza. Tenemos que ir a ese público curioso, con ganas de estar tranquilamente aprendiendo. Y yo creo que hay que hacerlo con calidad y hacer si es necesario un clúster de oferta de calidad en la zona, no solo de bodegas, sino como destino integral para el enoturista.

Artículos en imágenes

0 comentarios en «Montesanco es una reconexión con el origen y la comarca»

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.