Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

María José y Julián López Peidro: aquellos niños que jugaban entre las viñas hoy son bodegueros

1 diciembre, 2022

Jaime Nicolau

Ambos recuerdan aquella etapa con la sonrisa en los labios. Es imposible borrarla. Apenas eran unos niños cuando sus padres decidieron quedarse una finca en San Antonio de Requena, como guiño al regreso a los orígenes de su familia paterna. Nadie entonces imaginaba, ni siquiera sus padres Julián López y María José Peidro, la altura de vuelo que aquella inversión iba a alcanzar. Poco a poco fueron moldeando este pequeño ‘château’ alrededor de una casa preciosa a la que bautizaron como ‘Chozas Carrascal’.

Ambos recuerdan todo el trabajo que sus padres hicieron para recuperar primero la casa y después la finca, mientras ellos correteaban entre las viñas, comían uva o jugaban a vendimiar. Pero aquel sueño de sus padres seguía construyéndose de una manera sencilla, siendo respetuosos con la belleza natural de una finca espectacular y sacándole brillo a cada rincón de la misma.

Y así fue como poco a poco se construyó la bodega y empezaron a salir las primeras botellas marcadas con el sello de las ‘dos ces’, que hoy es referencia obligada de los vinos valencianos de calidad. Pronto la mecha prendió y aquellas primeras botellas empezaron a cautivar winelovers, sumilleres y mercados. María José López ya había terminado sus estudios y fue la primera en incorporarse al proyecto. Con el pasaporte en la boca comenzó a recorrer mercados y hacerse cargo de la exportación y la dirección comercial. Su permanente sonrisa conquistó a sus colegas de profesión y, en pocos meses, se había ganado el respeto de todo un sector a golpe de buen trabajo y un exquisito trato con los demás. Está allí donde está la bodega, desde grandes eventos hasta una cata en un pequeño restaurante. Igual representa a Chozas en Nueva York que en un local gastronómico de moda en Meliana. Y siempre con la sonrisa dibujada en el rostro.

Mientras María José recorría el mundo, su hermano menor Julián se preparaba a conciencia para asumir el reto de tomar las riendas de la parte enológica. Después de estudiar agrónomos en la Universitat Politécnica de València el joven Julián marchó a Francia para rematar su formación en Enología. Su regreso era cuestión de tiempo y se produjo con 2018 como primera vendimia. Rápidamente se ha convertido en un  pilar en el que ahora se apoya uno de los proyectos bodegueros más notables del mediterráneo español.

Con el desembarco definitivo de Julián y María José hijos, la bodega vive una etapa de cambio en la que no solo quieren mantener el prestigio y legado heredado de sus padres, que siguen al pie del cañón pese a que han dado un paso voluntario a un lado, sino en la que además han comenzado a incorporar nuevas elaboraciones con las que seguir situando el nombre de Chozas Carrascal en lo más alto del panorama vitícola valenciano.

Y al tiempo que ellos crecían sus padres fueron incorporando ampliaciones al edificio de la bodega, pensando en que además querían compartir la pasión que ellos sentían por aquel paraje especial con todos aquellos que quisieran acercarse a conocerlo. Es así como empezaron a hacer, de la manera más natural del mundo, un enoturismo de enorme calidad, que hoy recibe más de 7.000 visitas al año. Y llegó el brillante Museo de Etiquetas en El Mirador de Chozas, y la nueva sala de barricas que recuerda una cripta de enorme belleza, y la sala de catas… y el viaje por Chozas Carrascal se convirtió en una experiencia inigualable.

Y es así como aquellos niños que jugaban entre viñas, parcelas y uvas, estaban construyendo sin saberlo la pasión por un proyecto de vida por el que se dejan el alma a diario. Julián y María José, aquellos niños, son hoy bodegueros.

220516-do-ur-800x200px

0 comentarios en María José y Julián López Peidro: aquellos niños que jugaban entre las viñas hoy son bodegueros

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.