Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Mard’Avellanes: gastronomía a buen precio

19 junio, 2015

Mard'avellanes_11

José Antonio López
Me ha sorprendido a la primera. No, no tengo antecedentes culinarios, ni nadie me ha metido el gusanillo en el cuerpo ni tampoco ningún miembro de mi familia notó que yo estaba hecha para la cocina”.

Esto se llama ir directa al grano y a romper los esquemas a los que estamos acostumbrados.

Estoy con Claudia en Mard’Avellanes. “Lo siento, no te puedo recibir, disculpa…”. No me conoce. Yo tampoco a ella. Hace unos minutos hemos compartido acera y como el que oye llover.

Incluso me he reído porque Claudia lleva un carrito de niño… pero sin niño. Qué quieren que les diga, me da por bromear con aquello de “Señora, que se le ha perdido el niño”.

Perdón.

Leonardo, el hijo de Claudia, está en la escuela. “Voy a llevar el carrito a mi madre. Si puedo no me pierdo un momento con mi familia. He adaptado mi trabajo para tener tiempo para todo».

Aclarado el malentendido de que no vendo vinos, esta jovencísima empresaria deja al lado una montaña de papeles que está comprobando y se preocupa, únicamente, de nuestra conversación.

Gracias.

“Vengo del mundo del audiovisual y, como en tantos otros campos, no ha quedado más remedio que reconvertirse”.

Me encanta hablar con colegas. Compartimos momentos de la vida en que nuestro trabajo nos llevaba a conocer a mucha gente y muchos negocios. Eran momentos en los que el restaurante era el punto final o principio de celebración de un buen negocio, de una buena idea o de un momento importante.

Pueden pensar que como ahora, pero… Perdón. No es lo mismo.

Claudia, por su trabajo, visitó, conoció y apreció muchos y variados restaurantes. “Siempre me ha gustado comer. Te diría que no sé cocinar, pero sí sé lo que quiero y cómo lo quiero. Es más, me gusta compartir con la gente estas vivencias y aprender cada día de sus comentarios y consejos”.

Empieza una formación autodidacta basándose en sus vivencias. En un momento de su vida conoce a unos estupendos cocineros que le llevan a plantear la posibilidad de dejar el mundo audiovisual y pasar al gastronómico. Comunicación al fin y al cabo.

Claudia no lo duda y saca su faceta de empresaria para ver y calcular los pros y los contras de un negocio de hostelería que ella nunca había tocado. Le gusta, lo ve y comienza su andadura. Lo que hasta ahora había sido una atracción se convierte en negocio.

“Soy muy exigente conmigo misma y pido a los demás que sean responsables con lo que hacen. Estamos para hacer las cosas bien, no podemos admitir medianías”.

Lo primero, juntar a un buen equipo de profesionales que cubran todas las áreas de negocio. El siguiente paso, buscar la ubicación del restaurante.

“Siempre me han gustado estas calles. En especial la de Avellanas. Me encanta su gente, los vecinos, el paso continuo de peatones… es vida…continuamente”.

Poco a poco, cada elemento fue ocupando su sitio.

Tenía que ir con cuidado por el tremendo respeto que me merece la gente. Con todo lo que había visto necesitaba encontrar una cualidad diferencial. Gastronomía a buen precio. Que todo el mundo pueda disfrutar de buenos productos, perfectamente elaborados, a un precios asequibles”.

Solamente la entrada y la sala son exponentes claros y concisos de la sencillez que Mard’Avellanes ofrece en todos los sentidos. Eso sí, una sencillez… distinta.

Mard'avellanes_12

Cocina mediterránea de mercado diario. Hay que ver lo que se trae del mercado para elaborar los platos de hoy. “Lo tengo tan cerca el Mercado Central que es un lujo ir cada día”.

Esa cocina de mercado tiene un toque de evolución que el equipo del restaurante imprime en cada uno de sus platos. Hay algo más y muy importante, los sistemas de elaboración de todos y cada uno de los productos están cuidados al máximo para que conserven todos sus nutrientes y sabores. Comida sana, cocina sana. Pescados, carnes… todo en su punto exacto.

“Cocina de mercado central con toques propios y sorprendentes”.

Y me recomienda el Huevo a baja temperatura con cremoso de setas y jamón. El Pulpo parrillado con verduras o el Tartare de atún con un toque muy propio y espectacular.

Hablamos de las buenas carnes y los mejores pescados. Se siente muy satisfecha de sus pescados y su forma personal de elaborarlos. Me nota el sobresalto cuando me habla del cochinillo. Sí, cochinillo”, afirma después de detectar un cierto rictus en mi cara. (Qué quieren que les diga. Servidor está cansado de que le den nosequé por cochinillo).

Este, es cochinillo. Palabra.

La Tatine de manzana y la tarta de queso son el colofón para una perfecta comida o cena. Los vinos, para elegir el que más le guste. Hay variedad.

Mard’Avellanes ofrece un menú diario a mediodía que consiste en tres entrantes, arroz, carne o pescado y postres a elegir, también entre tres posibilidades. Incluye bebida y café. Precio 20€.

Por las noches ofrece un menú degustación compuesto por tres entrantes, pescado y carne y postre. Precio 27 €.

Mard’Avellanes está en la calle Avellanas, 9. En Valencia. Su número de teléfono es el 96 392 51 66. Cierra domingo y lunes noche.

Los compañeros de Radio Nacional se deshicieron en halagos en su última visita a Valencia. Se enteró toda España. Eso es bueno para todos. Enhorabuena a Claudia y su equipo.

ver ficha

Artículos en imágenes

0 comentarios en Mard’Avellanes: gastronomía a buen precio

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.