Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Los viticultores se unen para frenar el «enocidio» de Terres dels Alforins

2 abril, 2021

Paisaje de Terres del Alforins. Miquel Francés

Jaime Nicolau / Olga Briasco

Sostenibilidad, territorio, tradición, cultura y origen deberían formar un todo indivisible e inquebrantable desde el cual construir un proyecto con sentido y alma. Una filosofía de vida que los viticultores de Terres dels Alforins han hecho suya para situar a estas tierras como una de las zonas vitivinícolas más prestigiosas de la franja mediterránea.

Una tierra que han ido cultivando y en la que hoy olivos, vides, huertas y almendros forman uno de los rincones paisajísticos más bellos de la Comunitat Valenciana. Sus manos han moldeado un territorio que forma parte de la Denominación de Origen Valencia y que se extiende por los términos municipales de Moixent, Fontanars dels Alforins y La Font de la Figuera.

No solo eso, la calidad de sus vinos y aceites junto a la propuesta gastronómica de la zona, han convertido a Terres dels Alforins en un destino agroturístico de gran relevancia en la Comunitat Valenciana. Lo ha sido gracias al tesón y esfuerzo de una generación de bodegueros que ha creído en un territorio, en un modo de vida y en sus raíces. Sí, raíces porque esta zona lleva 24 siglos viviendo de la agricultura con notable peso de la viticultura. Siglos de pasión por la tierra que podrían verse abocados al olvido por culpa –vaya contradicción– de las energías renovables, que han fijado su mirada sin ningún respeto en ese territorio y con la complicidad de una parte de la clase política valenciana. Una parte —importante el matiz— porque, como pueden leer hoy en las declaraciones que el Secretario Autonómico de Turismo Francesc Colomer ha realizado a Valencia Plaza y 5barricas, Turismo les tiende la mano. 

Más de una decena de explotaciones de placas solares y un tendido hidroeléctrico amenazan su existencia de manera cruel. Hace semanas que los viticultores de la zona no pueden pensar más que en salvar esa tierra que tanto han cuidado. Casi al grito del Guerrer de Moixent se han agrupado y aliado con el resto de bodegas de la zona para hacer frente a este “enocidio”. Es la mejor manera de explicar lo que ocurrirá si el plan de los fondos de inversión sigue adelante.

Sí, la administración será cómplice del “enocidio” y para los viticultores resulta incomprensible que ante este «homicidio a la viticultura” la conselleria de Agricultura no dé un paso al frente de manera contundente, tal y como ha hecho Turismo en la figura de Francesc Colomer, siendo todos conscientes de la necesidad de apostar por las energías limpias, porque no están reñidas con el sentido común. Es más, deben ir de la mano. En el caso de la Conselleria de Agricultura, los viticultores se sienten desolados por la información que les llega de la figura del Secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural, piensan que se han puesto de perfil, mientras mantienen la fe en una reunión con la Secretaria autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica. En ambos casos esperaban un posicionamiento más contundente. Están a tiempo. Aquí, desgraciadamente, los plazos no son los mismos para la clase política que para los agricultores.  Con contratos muy apetitosos ya encima de la mesa de muchos agricultores, los días pasan y el tiempo para actuar se les va a unos viticultores que ahora mismo sienten que nadie en Agricultura defiende con el ahínco que esperaban unas hectáreas que nunca volverán a ser fértiles, dicho por los expertos. «Es imposible que vuelvan a serlo, además del daño que se haría durante las obras de instalación de las infraestructuras necesarias«, señala uno de los bodegueros de la zona tras haber consultado con expertos de la Universidad Politécnica. Su frase la podría suscribir cualquiera de ellos e incluso voces muy autorizadas en la materia a nivel científico. No es, como ya hemos dicho, una oposición a las energías limpias. «Energías limpias sí, negocios sucios no», señalaba un viticultor de peso en la zona y referencia obligada en el mundo del vino en España. Hablan de esa letra pequeña que pasa casi desapercibida en el contrato con el que se ha tentado a los agricultores y que apenas se puede ver por el humo de las condiciones tan atractivas que venden.

Además de todo lo comentado, estos proyectos se podrían llevar por delante el trabajo que durante años vienen haciendo los bodegueros de la zona por las gentes que habitan en ella, por su cultura, por sus tradiciones… En definitiva, que tengan una vida digna en el medio rural. ¿Les suena aquello de la España Vacía? Pues bien, encontrar un camino para evitar todo lo que conlleva.

Mapa de Javier Mariscal

Para ello, desde la creación de Terres dels Alforins, han mostrado una vinculación máxima con la cultura y con las tradiciones, llevando el apasionante mundo del vino a escenarios como La Nau de la Universitat de València durante muchos años, con unas brillantes jornadas técnicas de enorme repercusión en la sociedad valenciana. Lo mismo podemos decir de su Mostra de Terres dels Alforins, que cada año —salvo en estos momentos complicados que vivimos— ha atraído a miles de visitantes hasta este territorio, lugar de peregrinación para otros miles cada fin de semana. A la causa se han sumado figuras como el diseñador Javier Mariscal, atrapado por la filosofía del movimiento Terres dels Alforins, creando el mapa de esta zona vitivinícola. Lo mismo se podría decir de unos calendarios mágicos elaborados con esmero a través del objetivo de la cámara de Miquel Francés, uno de los líderes espirituales de Terres dels Alforins… y así podríamos seguir hasta donde quisiéramos imaginar.

Toda esta magia está en peligro. En peligro real gracias a huecos legales entre administraciones que presumen de sostenibles apuntando con un misil envenenado al paisaje. Esperemos que el sentido común de esa otra administración que siempre ha mostrado sensibilidad con los tesoros del territorio de la Comunitat Valenciana sea capaz de «convencer» a sus vecinos de despacho para que no cometan «el enocidio de Terres dels Alforins». El territorio y sus gentes merecen respeto y no hay mayor sostenibilidad que poder traspasar este precioso legado a las generaciones futuras.

201125-do-valencia-nadal-300x300

Artículos en imágenes

0 comentarios en Los viticultores se unen para frenar el «enocidio» de Terres dels Alforins

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.