Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Rus Jiménez Moya… Finca El Molar

«Los vinos tienen que guardar la esencia de donde proceden, pero no debemos encasillarnos»

19 enero, 2021

Mar Lafuente

Rus Jiménez Moya es la segunda generación de Finca el Molar, un proyecto que inició su padre con mucho corazón. Estudió Derecho, pero empezó a interesarse por el mundo del vino a raíz de los viajes comerciales que realizaba para ayudar a su padre, en los que traducía al enólogo de la bodega Luis Jiménez. Gracias a estas experiencias conoció a mucha gente que trabajaba alrededor del vino y decidió lanzarse a trabajar en este mundo. 

En un primer momento le llamó la atención el aspecto de gestión comercial y cursó un máster de gestión de empresas e hizo unas prácticas en Bélgica con un importador de vino, una experiencia de lo más enriquecedora que le permitió ponerse en el lugar del comprador durante un tiempo. Ya trabajando en la comercialización, empezó a ver las tendencias y la flexibilidad que también requería la elaboración para poder tener una línea que guste y entienda no sólo un segmento, sino cuantos más mejor. 

5barricas.- ¿Cómo nace Finca El Molar?

Rus Jiménez Moya.- El proyecto lo inició mi padre hace ya muchos años. Él siempre ha sido una persona muy trabajadora e inquieta, lo que le ha llevado a emprender negocios de diversa índole, pero creo que al que más corazón le puso fue al que inició en Finca El Molar. Mi padre venía de una familia de viticultores, pero quería tener un proyecto en el que la calidad estuviera por encima. 

5b.- ¿Cuál es la filosofía que persigue Finca El Molar?

R.J.M.- Nuestra filosofía gira mucho en torno al cuidado y respeto del entorno en el que trabajamos.  Podríamos decir que el viñedo y la bodega son el centro del proyecto, también para mí es la parte más creativa, divertida y, definitivamente, la que más atención requiere. Pero en la finca también tenemos otros cultivos, todos ecológicos, como el pistacho y el olivar. La diversificación es muy importante a nivel económico pero también a nivel ambiental y de sostenibilidad. 

5b.- ¿Por qué habéis decidido apostar por lo ecológico? ¿Estos productos requieren más cuidados?

R.J.M.- El proyecto ya inició como ecológico. Mi padre siempre ha sido un convencido de que la tierra y el entorno hay que cuidarlo lo máximo posible, ese convencimiento nos lo inculcó desde bien pronto. La producción ecológica requiere cierto mimo, pero cuando entiendes los ciclos y la dinámica de la naturaleza todo es más sencillo de lo que parece. La diferencia principal es que en campo no trabajamos con pesticidas, plaguicidas o fertilizantes de origen químico, y en bodega, en nuestro caso, buscamos la intervención mínima. 

5b.- ¿En qué momento os encontráis actualmente y cómo os ha afectado la situación sanitaria provocada por la pandemia?

R.J.M.- Yo soy la segunda generación de Finca El Molar, y creo que el proyecto está en el punto en el que suele estar con esta generación: en la búsqueda de crecimiento. La primera generación sienta las bases, la segunda busca el crecimiento, o al menos eso intento, y la tercera es la que lo mantiene y estabiliza. Cada una de las fases tiene su reto. En cuanto a la pandemia, supongo que nos ha afectado como a todos, nosotros trabajamos mucho la exportación y esta crisis al ser global también nos ha tocado. Aun así, tenemos proyectos nuevos para lanzar en 2021 que creemos que saldrán adelante y que nos mantienen muy ilusionados. 

5b.- ¿Con qué variedades elaboráis vuestros vinos? 

R.J.M.- Nosotros contamos con 28 hectáreas de viñedo. Cuando mi padre inició el proyecto fue la época en la que estaban en auge las variedades internacionales y comenzó con Merlot, Cabernet Sauvignon y Syrah. Pasados unos años comenzaron a recuperar variedades locales y nacionales que buscaban complementar, a nivel enológico, las que ya teníamos; introdujeron Graciano y Moravia Agria, esta última todo un acierto por parte de nuestro enólogo. La última incorporación fue la Bobal, ¡no podíamos estar en Manchuela sin su uva más conocida! También colaboramos con viticultores locales que tienen viñedos que consideramos especiales por suelos, formación, edad… Este año hemos trabajado con una Tardana de viñedos de más de 60 años en vaso, ¡todo un lujo!

5b.- ¿Por qué son especiales los vinos con Denominación de Origen Manchuela?

R.J.M.- Los vinos de Manchuela son vinos concentrados en color y aromas, pero a la vez frescos y fáciles de beber gracias a las variedades mayoritarias de sus tierras.  Lo más especial de la zona es que hay cantidad de proyectos jóvenes, de bodegas con diferentes filosofías, variedades, formas de elaboración… para mí esta variedad es una riqueza inmensa. Personalmente pienso que los vinos tienen que guardar la esencia del lugar donde proceden pero creo que no debemos tampoco encasillarnos y tenemos que estar abiertos a innovar, cambiar, mejorar y ver qué tipo de vinos gustan. 

5b.- Y vuestros vinos… ¿cómo son? 

R.J.M.- A lo largo de los años nuestros vinos han ido evolucionando con el proyecto. Al inicio los vinos eran muy potentes, robustos, clásicos… Actualmente estamos buscando vinos más finos, fáciles de beber, frescos, divertidos. 

5b.- ¿Estáis ilusionados con algún vino en especial en este momento?

R.J.M.- 2020 es el segundo año que hemos elaborado un espumoso ancestral de Moravia Agria que por fin vamos a lanzar al mercado en 2021. Contaremos con el joven 2020 y con uno con crianza en botella de 12 meses del 2019, estamos muy contentos con el resultado. A parte del ancestral, este año nos hemos lanzado con nuestro primer ‘blanco’, realmente es un vino naranja, se macera el mosto con las pieles como si fuera un tinto. Este proyecto también nos ha mantenido muy ilusionados. Elaborar cosas nuevas siempre es muy motivador para todo el equipo, desde campo hasta bodeguero, enólogo, comercial… todos tenemos muchas ganas de aprender y experimentar cosas nuevas.

5b.- ¿Cuál es el valor diferencial de vuestra bodega?

Cada bodega es un mundo, yo animo a la gente a que vaya a conocerlas todas. Nosotros tenemos un entorno espectacular, todo el viñedo está situado alrededor de la casa y bodega que están rodeadas por un valle con formaciones rocosas y monte que termina en el río Júcar. A parte del entorno, tenemos gran variedad de vinos, elaboraciones, variedades por descubrir y conocer, y una casa rural para alargar la experiencia todo lo que se quiera. 

5b.- Aunque es un momento difícil, ¿crees que es importante promover el enoturismo?

R.J.M.- El enoturismo es muy importante para que la gente conozca lo que hay detrás del vino, pero también es importante para generar cultura, como dice el último eslogan de #alimentosdespaña tenemos “el país más rico del mundo” pero todavía no lo sabemos o no nos lo creemos…

200317-manchuela-800x200

Artículos en imágenes

0 comentarios en «Los vinos tienen que guardar la esencia de donde proceden, pero no debemos encasillarnos»

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.