Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

¿Le sienta bien el paso del tiempo al vino?

30 mayo, 2017

A algunos de ellos sí. Los grandes vinos de Burdeos, Borgoña, Rioja o Napa Valley, pero la gran mayoría no. Partiendo de la idea de que algunos vinos mejoran, la siguiente pregunta es ¿cuánto tiempo necesitan para mejorar? Esta cuestión ya es más difícil. Realmente, sólo lo vas a saber una vez descorches una de esas botellas.

Personalmente puedo afirmar que he comprado y guardado importantes botellas de vino durante años pensando que iban a evolucionar y mejorar, ganando estructura y complejidad. La verdad, la mayoría de los casos me decepcionó y puede ser una malísima inversión. 

¿Qué hace posible que algunos vinos evolucionen y mejoren? La variedad de uva, el tipo de suelo, los taninos y la acidez natural, son factores determinantes. Matt Kramer, colaborador de Wine Spectator, afirma que el tipo de suelo es decisivo para su envejecimiento. Matt señala que  los suelos de pizarra –como los de Duero o Priorat–, así como granito o arcilla calcárea (Borgoña o Piamonte), en general producen vinos que evolucionan lentamente y consecuentemente. Pueden mejorar con el tiempo, lo que no suele ocurrir con los vinos que proceden de suelos arenosos.

La luz y la temperatura también influyen en los vinos durante su guarda. Para conservar un vino a largo plazo es conveniente un sitio oscuro a temperatura constante, preferiblemente 13-14ºC. Si el vino se guarda a más de 20ºC durante un largo período de tiempo, perderá matices en boca y se deteriorará antes.

Los vinos que mejoran con el paso del tiempo son en realidad muy pocos de los que se consumen habitualmente. La gran mayoría de los vinos se deben beber en un plazo de 1 a 3 años. Es importante recordarlo sobre todo a la hora de comprar. Ya sea en internet, en la tienda de la esquina, o en la carta en un restaurante. Más aún con los blancos y rosados.

En el caso de los vinos jóvenes, los blancos, al evolucionar se vuelven de un amarillo más intenso. Esta puede ser el primer síntoma para sospechar. Los tintos también sufren cambios a simple vista; al inclinar la copa el ribete característico de sus tonos azulados y violáceos pasa a ser rojizo y ocre, y en el caso de un joven no es buena señal. Por contra esos colores ocres son típicos de un vino envejecido, que ha pasado por madera y ha adquirido una estructura que le permite aguantar el paso del tiempo, incluso mejorar.

Hay gente que tiene la estupenda costumbre de enviar regalos y cestas, sobre todo en Navidad, a sus contactos profesionales o sus amistades. Si eres uno esos afortunados que reciben una de esas cestas con alguna botella de un buen vino, recuerda mi consejo: no lo guardes para otra ocasión, vive el momento y disfruta de tu regalo. Descorcha esa botella y compártela con tu familia y amigos.

Mark O’Neill

DipWset y fundador de TheWinePlace.es

Artículos en imágenes

0 comentarios en ¿Le sienta bien el paso del tiempo al vino?

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.