Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Las Virtudes cumple 60 años de historia, tradición y pasión

13 octubre, 2021

Texto: Mar Lafuente – Vídeo y Fotos: Fernando Murad / Vicente Escrivá

Hace 60 años Bodega Las Virtudes comenzó a escribir su historia. Una historia llena de tradición, de cultura, de esfuerzos, de evolución y, sobre todo, de mucha pasión por el mundo del vino. Nos hemos desplazado hasta allí, hasta Villena, para celebrar su aniversario y descubrir todo lo que hay detrás de sus vinos, cómo se elaboran, la espectacular sala de barricas donde descansan y lo más importante, los trabajadores que hacen posible todo lo que es Las Virtudes a día de hoy.

No hay mejor forma de conocer una bodega que visitándola, por eso hemos recreado una de las visitas de enoturismo que tiene en marcha actualmente. Santiago Torró, presidente de la bodega y Ana Lirón, responsable de enoturismo, fueron los encargados de abrirnos las puertas de lo que es la casa de los más de 500 socios que componen Bodega Las Virtudes.

Santiago Torró, presidente de Bodega Las Virtudes.

La visita comenzó en la sala museo de la bodega donde tienen una exposición de algunos vinos que han ido lanzando al mercado durante estos 60 años, la estancia perfecta para que Santiago Torró nos introdujese en la historia de la bodega. La historia comienza en 1961 cuando varias pequeñas bodegas de la zona y productores locales unieron sus esfuerzos y su pasión creando la Cooperativa de Villena, recogiendo la tradición y el buen hacer de esta tierra de vinos desde hace cientos de años. Empezaron siendo mayoritariamente graneleros y, poco a poco, apostando por mejoras, ampliaciones e inversiones han conseguido mejorar la calidad de sus productos, creando vinos y aceites con identidad que reflejan el entorno mediterráneo único del que nacen.

En esta trayectoria, en 1998, se incorpora el proyecto de la almazara, también recogiendo una tradición milenaria que se remonta a la Edad Media en estas tierras. “Desde entonces hasta ahora hemos ido evolucionando igual que ha evolucionado el mercado”, ha afirmado Santiago Torró. Las Virtudes ha sabido adecuarse a los tiempos sin perder su esencia representando la historia y la tradición vinícola de Villena, y apostando por los mismos valores de hace 60 años, comprometidos con la sostenibilidad, el entorno y el cooperativismo.

Inmersos en la historia, Ana Lirón fue la encargada de seguir con la visita por la bodega. La siguiente parada fueron las tolvas, donde el socio descarga el tractor lleno de la uva que se ha recogido en el viñedo, se machaca y se separa el raspajo del racimo. Con ese raspajo hacen un feedback muy interesante, ya que se lo ofrecen a una vaquería cercana a la bodega para que se lo coman esas vacas y a cambio ellos les proporcionan queso fresco a lo largo del año.

La encargada de enoturismo remarcó la importancia del trabajo en el campo antes de que la uva llegue hasta aquí, el lugar donde empieza el proceso de elaboración del vino. Entre todos los socios cuentan con unas 995 hectáreas de cultivo, de los cuales el 60% es de la variedad reina de la zona, la Monastrell. “Como cooperativa le damos mucha importancia al trabajo tanto del pequeño como del gran agricultor, aunque no creo que haya ningún pequeño agricultor porque todos son enormes. Son los que pasan frío, calor y con tanto amor y mimo cuidan los viñedos y producen la materia prima para nosotros poder elaborar nuestros vinos”, destaca Ana Lirón.

La pasta que se crea con la piel, la pepita y el mosto viaja hasta el área de producción que fue donde continuó nuestra visita. En el lagar Ana nos explicó cómo esa pasta viaja y se incorpora en los depósitos de maceración y fermentación y va a parar a los depósitos subterráneos, el único sistema que tenían en la bodega antiguamente para elaborar vino.

Ana Lirón en la cava de barricas.

De aquí nos llevó a lo que es una de las zonas que más sorprende al visitante, en lo que eran los antiguos depósitos subterráneos que ahora forman su espectacular sala de barricas donde descansan, en unos 300 toneles, sus vinos y su tesoro mejor guardado: el tesoro de Villena, el Fondillón. En sus soleras de 1972 es donde elaboran este vino de lujo, que “solamente 9 bodegas de todo el mundo lo elaboran y nosotros somos muy afortunados de poder contar con él”, asegura Ana.

Tras visitar esta espectacular sala de barricas nos dirigimos a la última parada de la visita que la encargada de enoturismo remarcó como “una parte muy importante”, la cata de algunos de sus productos. Tuvimos el placer de probar tres de sus vinos, dos aceites y el singular Fondillón. Además, cuentan con una zona para niños para impulsar que los visitantes vengan en familia.

Una bodega que continúa dibujando su historia y con un futuro que el presidente espera que sea “brillante”, “vinculado a la gente que formó la cooperativa” y que sea “lo mejor que pueda ser, porque a estas alturas se lo debemos a los fundadores y a los socios que ahora mismo se mantienen en el campo”.

210629-do-alicante-800x200

Artículos en imágenes

0 comentarios en Las Virtudes cumple 60 años de historia, tradición y pasión

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.