Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Las tres caras de la bobal: madera, cemento y barro

DE CATA CON... MANUELA ROMERALO

12 junio, 2020

Texto: Jaime Nicolau / Foto y vídeo: Fernando Murad y Vicente Escrivá
No es casualidad que la bobal se haya convertido en la bandera de Utiel-Requena. Detrás hay un arduo trabajo de viticultores y también un tesoro en forma de patrimonio vinícola con miles de hectáreas de viñedo ‘viejo’ de la variedad autóctona de la zona. Pero también ha influido de manera clara en los excelentes resultados que se están cosechando el atrevimiento de una excepcional generación de enólogos. Analizamos cómo se comporta esta uva con elaboraciones diferentes de tres bodegas destacadas dentro de la Denominación de Origen Utiel-Requena. Y lo hacemos de la mano de la prestigiosa sumiller valenciana Manuela Romeralo, mano derecha del chef Quique Dacosta en Valencia. Manuela analiza la bobal a través de las crianzas en madera, cemento crudo o ánfora de barro de Pasión de Bobal de Sierra Norte (barrica), Bobal de Sanjuan de Valsangiacomo (cemento) y Caprasia Bobal de Vegalfaro (ánfora). Tres proyectos que conoce bien, como también a sus creadores: «Manolo (Manuel Olmo), Arnoldo y Modesto (Valsangiacomo) y Rodolfo (Vegalfaro) están haciendo un gran trabajo con la bobal y tienen muy claro lo que buscan vinificándolo como lo hacen».

Y así comenzamos una cata en la que queremos extraer con Manuela lo mejor de cada uno de los vinos y las diferencias que cada elaboración aporta a la bobal. Pasión de Bobal 2017, Caprasia Bobal 2017 y Bobal de Sanjuan 2018 esperan su momento delante de la sumiller.

Pasión de Bobal 2017
La firma requenense Bodega Sierra Norte se ha convertido en una referencia obligada, especialmente en su arduo trabajo con las variedades autóctonas. La saga Pasión de la firma ha sido desde su lanzamiento un descomunal éxito en el mercado, especialmente Pasión de Bobal. El vino, que ya es un icono de la bodega nos lo describía en una entrevista Manuel Olmo, alma mater de la firma, con la frase «hemos democratizado la bobal». El vino de Sierra Norte envejece seis meses en barrica.

El análisis de Manuela Romeralo: «Es un vino con el que Manolo (Manuel Olmo, gerente y director técnico de Sierra Norte) ha conseguido algo muy difícil: ser óptimo para todos los públicos y dar la talla siempre. Es un vino meloso que aporta los toques de madera y especiado, donde se notan esos toques de maloláctica. Estos seis meses que pasa por madera redondean un vino fresco, muy frutal. Es un vino muy sedoso y muy meloso. El resultado es un vino del gusto de muchísimo público».

Caprasia Bobal 2017
El enólogo valenciano Rodolfo Valiente incorporó para Vegalfaro las ánforas de 150 litros con las que trabaja este bobal. Además, esas ánforas enlazan el proyecto del bodeguero valenciano con la historia que íberos y fenicios escribieron hace 2700 años en la comarca. Este vino es uno de los bobales más reconocidos por la crítica especializada.

El análisis de Manuela Romeralo: «Con la estancia en ánfora, Rodolfo (Rodolfo Valiente, Vegalfaro) busca una expresión mucho más espartana de la uva, que refleje muy bien la variedad y el viñedo del que procede. Pero por otra parte quiere aportarle melosidad y cuerpo y para esto utiliza también (en una vinificación diferente) el envejecimiento en madera, jugando cada año con los porcentajes de ánfora y madera. El resultado me parece muy interesante, con un vino profundo, con carga frutal y seco. Es un vino muy vertical».

Bobal de Sanjuan 2018
La colaboración de la familia Valsangiacomo con los Viticultores de Sanjuan Bautista viene de lejos. Con la saga Bobal de Sanjuan apostaron por trabajar vinificando la uva procedente de viñas viejas en los depósitos de cemento crudo de la cooperativa de esta pedanía requenense. Modesto Francés y Arnoldo Valsangiacomo vieron que el resultado podía ser «muy especial».

El análisis de Manuela Romeralo: «En este vino el peso lo lleva claramente la crianza en cemento crudo. Es un vino seco, largo y profundo que respeta mucho la variedad. Es una bobal muy pura. Creo que es la característica principal de los depósitos de cemento de gran tamaño y sin revestir con los que trabajan. Es la fruta sin ningún tipo de filtro. Un vino seco, muy fresco y muy vertical que es capaz de cautivar a un público exigente».

La conclusión de Manuela Romeralo:

«En todos los casos estamos más ante la fruta roja que negra. Y esto es frescura y acidez natural. En los tres casos grandes resultados. Me encanta ver el trabajo que están haciendo los enólogos. Y sobre todo me encanta ver qué bien se comporta la bobal en cada una de las vinificaciones. Tenemos una gran variedad de uva, tanto para vinos tintos como para rosados (de los que habrá otra entrega)».

200610-bobal-tres-vinificaciones-800x200px

Artículos en imágenes

Un comentario en Las tres caras de la bobal: madera, cemento y barro

LMS el 18 junio, 2020 a las 4:25 pm:

Despues de estar mas de 10 años elaborando en la Coop.de San Juan, se que los tintos y rosados de Bobal son estupendos, con mucho cuerpo y muy lijeros y frescos y entonces no teníamos ni frio para control de las fermentaciones, ahora se empieza a valorar mas los vinos de esta buena variedad BOBAL de San Juan.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.