Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Las Ocho 2017: el tinto que radiografía una finca de ’10’

29 diciembre, 2019

Bodega Chozas Carrascal presentaba hace unas semanas la nueva añada de su elaboración más icónica, se trata de Las Ocho 2017, un vino que reúne la expresión del viñedo mediterráneo de altitud, característica fundamental de su Pago Chozas Carrascal, y la interpretación personal de la familia López Peidro. Las Ocho, es el vino que mejor representa el dominio de Chozas Carrascal, un vino que reúne lo mejor de cada parcela, para ofrecer la imagen más fidedigna y expresiva del Pago Chozas Carrascal.

Para ello, se sigue el patrón tradicional del vino mediterráneo como concepto de unión entre parcelas y variedades. En esta cosecha 2017 se han seleccionado las uvas de cuatro parcelas singulares de la finca: La Vereda Real, La Loma, El Aljibe y La Caseta de Emilio, de donde se recogen las ocho variedades que lo conforman: bobal, monastrell, garnacha, tempranillo, cabernet franc, cabernet sauvignon, syrah y merlot. Cada una de estas variedades es vinificada por separado en depósitos de hormigón troncocónicos, lo que permite afinar el tanino y favorece una microxigenación más lenta y respetuosa con el vino. Parcelas que aportan su identidad en el vino:

La Loma: Una parcela excepcional en la finca, con un suelo pedregoso, muy poco fértil, con poca profundidad y escasa retención de agua. Las producciones aquí son muy escasas y lo más característico es el marcado carácter mineral de las uvas de garnacha que nacen aquí.

El Aljibe: Ubicada a 760 m.s.n.m., su suelo es de composición francoarcillosa. Es una zona muy fría, por lo que madura y brota más tarde, aportando una rica y refrescante acidez incluso en años cálidos.

La Caseta de Emilio: Parcela en ligera pendiente (inicio de la loma), una de la primeras parcelas de monastrell que se plantó en la zona. El suelo tiene una textura franca y cuenta con una orientación norte-sur

La Vereda Real: Es la parcela de menor altitud de la finca, 750 m.s.n.m. La viña es franco-arcillosa. Fue planta en 1992 y de ella provienen el merlot y el cabernet sauvignon.

Para esta nueva cosecha 2017 se optó por una crianza de 14 meses en barricas de roble francés de 300 y 225 litros de varios usos, de forma que sostuviese la estructura del vino respetando el origen de cada parcela y variedad.

El resultado es un vino de color cereza picota brillante, con una intensidad media-alta. La nariz es muy expresiva, con presencia de fruta roja madura, especias y agradables notas a hierbas silvestres, que reflejan la flora del entorno. En boca es suave, frutoso y fresco, con un final ligeramente calizo que procede de sus suelos. Finalmente, el tanino es redondo, muy pulido, y va acompañado de una rica acidez, obsesión de la bodega por reflejar frescura.

Cuenta con una producción de 49.516 botellas y su precio es de 17 euros.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Las Ocho 2017: el tinto que radiografía una finca de ’10’

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.