Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La Traca y Atance: una ‘mascletà’ de bobal imbatible por calidad/precio

18 marzo, 2021

Texto: Jaime Nicolau / Foto: Fernando Murad
La filosofía de elaborar vinos sinceros, que cuenten lo que ocurre en una parcela de viña, ha cuajado. Más allá del segmento de mercado al que vaya dirigido, cuando esa idea de hacer las cosas respetando el origen es la que manda, el resultado está garantizado. Es lo que ocurre con dos vinos La Traca y Atance, elaborados con bobal de fincas con chispa, sin pasar por madera, salvo para darle algún toque concreto en alguna añada específica. Los elabora Risky Grapes, una sociedad creada por la familia Sarrión y que juega con la ventaja de todo el know-how del equipo técnico que dirige Toni Sarrión y la misma filosofía de viticultura ecológica y regenerativa. Ambos vinos son noticia por la reciente cata de bobales del sureste español realizada por la prestigiosa publicación Decanter, que les ha otorgado 92 puntos, una puntuación excepcional que viene a refrendar la obtenida meses atrás en otras publicaciones de referencia como la de Robert Parker. Vinos desenfadados, sinceros y frescos, en los que la fruta pesa por encima de todo… y con un precio imbatible, alrededor de 4,50 euros para La Traca y 7,00 euros para Atance. Dos vinos de finca, ecológicos y sinceros, con contraetiqueta de la Denominación de Origen Valencia.

El proyecto de Risky Grapes nace hace casi 10 años. La familia Sarrión trabaja parcelas en propiedad más allá de las hectáreas que componen la DOP El Terrerazo. Lo hace con la misma filosofía y meticulosidad de siempre. Esas parcelas empiezan a mostrar que tienen chispa, que de ellas se pueden obtener vinos con personalidad, muy chulos y diferentes. Y es ahí cuando deciden que hay que elaborarlos en lugar de llevar la uva a terceros. Y empiezan con un proyecto que camina de manera absolutamente independiente para elaborar vinos de finca. Embotellar eso que han visto vendimia tras vendimia. Esa chispa que ha prendido y que, con un marketing tremendamente acertado, ha explotado y ya está presente en un amplio abanico de países. Desde la propia bodega explican cómo nace el proyecto inspirado en la gestión de los grandes chefs valencianos. «El ejemplo sería el de los grandes chefs. Ricard Camarena, por ejemplo, construyó un espacio en el que compartían cocina de manera física su restaurante gastronómico y su Canalla. Eran dos proyectos compartiendo el know how en la misma cocina y creando platos diferentes para cada uno de los restaurantes, pero compartiendo conocimientos, ideas y filosofía, para después cada proyecto tener identidad propia y volar por separado».

La Traca nace en la Finca El Ardal, situada al sur de Requena, a una altitud de 680 metros. Es una finca típica de la zona con viñedos viejos de bobal cultivados en su totalidad en vaso y secano estricto, sobre un suelo sencillo de aluvión fino, mezcla de arenas y arcillas. «Un vino valenciano que es una explosión de fruta fresca, perfectamente orquestada. Un resultado intenso y refinado», señala la bodega. Durante varias añadas se ha elaborado con alrededor de un 90% de esa bobal y un pequeño toque de tempranillo. La bobal ha ido ganando peso hasta que el vino se ha convertido en monovarietal. En su cata se presenta con un color rojo cereza, notas azuladas en los ribetes y brillante.

Encontramos fruta fresca en nariz con notas de frambuesa. En boca cuenta con una entrada agradable, goloso y retrogusto largo. Su precio recomendado ronda los 4,50 euros.

Atance sería un bobal de perfil más serio, con etiqueta clásica pero con un estilo actual. Nace en la Finca Casa Segura, viñedos propios situados en Venta del Moro, en el interior de la provincia de Valencia, en vaso y secano, en un suelo más complejo y cualitativo, compuesto de arenas calizas. «Nada más probarlo ya comienza a demostrar una buena frutosidad, carácter y jovialidad», señalan desde la firma. Su nombre nace de la meticulosidad en el trabajo. El equipo técnico trabaja con sílabas y letras clave que en vendimia ponen sobre la libreta de mapas de parcelas para identificar las características más importantes del fruto. Ahí, sobre el mapa, nació el nombre. A, por acidez; TAN, por los taninos y CE por los suelos calcáreos. Unido, Atance.  Es un tinto de color rojo cereza, notas violetas, límpido y brillante. Cuenta con una intensidad aromática media-alta con notas de fruta roja. Ataque goloso, taninos envolventes y final largo. Su precio ronda los 7 euros.

Se trata de dos productos avalados por la crítica y de enorme éxito en el mercado. No en vano, ya se venden en países como México, Estados Unidos, Canadá, Puerto Rico, Costa Rica, República Dominicana, Inglaterra, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Francia, Suiza, Polonia, Noruega, por supuesto Asia…

La Traca y Atance, la explosión de bobal que conquista el mundo por su imbatible relación calidad/precio.

201218-bobales-artesanos-800x200

Artículos en imágenes

0 comentarios en La Traca y Atance: una ‘mascletà’ de bobal imbatible por calidad/precio

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.