Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La Toscana Valenciana: ¿bello destino enoturístico o campos de placas solares?

11 marzo, 2021

Jaime Nicolau
Se avecinan curvas. A ver quién es «el guapo» que pone este cascabel al gato. La aparición de fondos de inversión con intención de construir instalaciones de energía fotovoltaica en el bello territorio de Terres dels Alforins, dentro de la Denominación de Origen Valencia, ha movilizado a esta asociación de viticultores que rápidamente ha expresado su oposición a la construcción de diversas instalaciones de esta índole en el municipio de la Font de la Figuera. La DOP Valencia, ha mostrado también su apoyo total a este movimiento de sus bodegas. Otrora bautizado como «La Toscana Valenciana», el triángulo que conforman al suroeste de la provincia de Valencia las localidades de Moixent, Fontanars dels Alforins y La Font de la Figuera ha emergido con fuerza como destino turístico y cuna de los más prestigiosos proyectos bodegueros del Mediterráneo refrendados por los grandes críticos mundiales. Es uno de los territorios de mayor concentración de talento por metro cuadrado del levante español.

Qué curioso que justo ese respeto por el territorio, por el entorno y por el cultivo en agricultura sostenible que defienden como filosofía de vida las bodegas que componen esa asociación, se vea ahora claramente amenazado por la implantación masiva de instalaciones de energías renovables. «El cambio climático y la apuesta por las energías renovables, no puede convertirse en el caldo de cultivo de una especulación, por parte de diferentes fondos de inversión, para desarrollar actividades industriales en suelo rural no urbanizable», comienza el duro comunicado lanzado por Terres dels Alforins. 

210312-acevin-800x200px

Terres dels Alforins se ha convertido en uno de los destinos enoturísticos más demandados de la Comunitat Valenciana. Esta asociación lleva más de una década defendiendo un territorio, su cultura, sus tradiciones y a sus gentes y, justo ahora que la comarca tiene una enorme oportunidad de mostrar todo ese patrimonio de enorme belleza, se ve amenazado de manera seria. Una paradoja de difícil explicación. Una de esas contradicciones permanentes en las que entramos el ser humano a diario. A nivel administración, un disparate. En un despacho de una de las plantas nobles del gobierno valenciano se incentiva esa apuesta por el territorio y el enoturismo de calidad, y en el de al lado se subvenciona una actividad que termina con él. Una locura.

«Los bodegueros y viticultores de “Terres dels Alforins”, defendemos las prácticas agrícolas justas y responsables, dentro de un medio rural ancestral, heredado de nuestros antepasados. Los paisajes únicos de la zona, los vinos, reconocidos nacional e internacionalmente, demuestran que el trabajo bien hecho, ha dado sus frutos. La oferta enoturística y la marca “Terres dels Alforins”, son un referente dentro y fuera de nuestras fronteras. Y éste es el presente y el futuro que queremos», continúa el comunicado lanzado por Terres dels Alforins y que firma su presidente, el enólogo y bodeguero Rafa Cambra, y suscriben sus compañeros.

Como es bien sabido por todos, “Terres dels Alforins” se enmarca en un territorio histórico, un lugar privilegiado donde se ha trabajado, desde hace siglos, la agricultura tradicional mediterránea de secano con la trilogía: vid, cereal y olivar. A este gran valor agropecuario, paisajístico y medioambiental «hemos sumado, con gran esfuerzo, nuestro buen hacer y nuestra viticultura moderna. Parcelas, bodegas y vinos, son internacionalmente reconocidos y la marca ‘Terres dels Alforins’, ya es todo un referente dentro y fuera de nuestras fronteras», explican siendo muy realistas con el «buen momento» que vive esta zona al suroeste de la provincia de Valencia.

Como bien explican, desde las administraciones públicas (europea, estatal y autonómica) se ha planteado una transición energética que apuesta por las energías renovables al mismo tiempo que se propone eliminar, progresivamente, el uso de combustibles fósiles y frenar los efectos del cambio climático y del calentamiento global. «No podemos estar más de acuerdo con esta hoja de ruta. Somos viticultores y año tras año, campaña tras campaña, no dejamos de percibir estos efectos climáticos adversos en nuestros campos y en nuestros viñedos. Vendimias más tempranas, presencia de plagas y enfermedades relacionadas con el aumento de las temperaturas, ciclos de sequía más longevos… al mismo tiempo que se producen lluvias torrenciales, aumento de la erosión de los suelos, involución hacia un clima desértico…», continúan los bodegueros valencianos en su comunicado. Pero el desarrollo masivo y sobredimensionado de construcción de estas plataformas de energías renovables con la correspondiente transformación de grandes superficies de terreno de uso agrícola y rural, en urbanizable e industrial. Así como la ausencia de políticas efectivas de ahorro y de eficacia energética, que transforme y reduzca los hábitos de consumo de la población, hace que desde Terres consideren que «la solución no es generar más, sino reducir y adecuar nuestras necesidades dentro de los parámetros y de los límites de la sostenibilidad». Si sumamos todos estos factores «encontramos que la actual situación está provocando que una iniciativa tan noble como ésta, se haya convertido en un ataque al medio ambiente, a los modos de vida rurales, al paisaje, a la economía local y a la biodiversidad», continúa el escrito de Terres.

El impacto irreversible de las renovables
En todo este asunto hay una serie de efectos tangibles e irreversibles para el medio rural que desde Terres dels Alforins se apresuran a poner encima de la mesa. Se trata del impacto que todas estas infraestructuras industriales tienen en la distribución posterior de la energía: estaciones, subestaciones, tendidos, torres eléctricas… «Esta electricidad se genera principalmente en las zonas del interior, donde la demanda es menor a causa de la baja demografía y de la menor actividad industrial. Y hay que pensar en toda esa infraestructura necesaria «para transportarla a las zonas de la costa, con mayor demanda, gracias a una mayor demografía y a una mayor actividad manufacturera», señalan con estupor los bodegueros. «Por no hablar de los importantes movimientos de tierra necesarios para adaptar las parcelas agrícolas a estas actividades», afirma el escrito. Para los bodegueros de Terres, estas transformaciones del territorio aumentarán la erosión en un clima como el nuestro, el mediterráneo, donde ya es un enorme problema el camino hacia la desertización. «El paisaje rural, ese intangible que nos identifica con nuestros cultivos, con nuestro trabajo vitivinícola y con nuestros ancestros, también se verá afectado de forma irreversible y definitiva», afirman con rotundidad.

Con la publicación de las subvenciones públicas se ha fomentado la aparición de fondos de inversión, hecho que está generando una auténtica “burbuja «fotovoltaica”. Sociedades de inversión, capitales externos a la economía de la zona, y fondos buitres han comprado o arrendado grandes extensiones de terreno en el término de la Font de la Figuera, con el objetivo de construir plataformas fotovoltaicas en suelo rural. «Bajo el pretexto de asegurar a los propietarios un alquiler de hasta 1500 euros por hectárea, y por un plazo de hasta 35 años, muchos labradores han visto una oportunidad de mejorar su maltrecha renta agraria cuando en realidad están firmando una cesión definitiva de sus terrenos, a unas empresas que pueden vender o subcontratar en cualquier momento la explotación y con poco o escaso margen de reclamación y defensa, por parte del arrendatario» aseguran los miembros de Terres dels Alforins en su comunicado. Según han confirmado los propios bodegueros a 5barricas tras haber tenido acceso a alguno de esos documentos contractuales «esta actividad industrial que provocará daños irreparables en unas parcelas que ya nunca podrán volver a tener el uso agrícola que tuvieron pues, por contrato, se autoriza a cualquier obra, transformación, reforma o actuación que fuera necesaria, y por un tiempo indeterminado», afirman.

Esta situación no sólo es local y no afecta sólo a Terres dels Alforins. Hace escasas semanas veíamos a un grupo de bodegueros riojanos, encabezados por Álvaro Palacios en una imagen icónica con un ave rapaz en el brazo, lanzar una alarma similar. También desde diferentes asociaciones científicas, ecologistas, agrarias, sociales, deportivas, turísticas, e incluso cinegéticas. «Por este motivo, hemos contactado y nos hemos sumado a diferentes iniciativas, tanto en el ámbito de la viticultura, como en el ámbito científico, como en el de la preservación de la ecología y del medio rural. Al mismo tiempo, seguimos con atención lo que está pasando en otras demarcaciones de nuestro país, la “fiebre de las renovables” ya se compara a la “fiebre del ladrillo”, y sus efectos no serán menos devastadores», aseguran los bodegueros valencianos. Navarra, Rioja, Priorat, Jerez, Conca del Barberà… o dentro incluso de la Denominación de Origen Valencia como ocurre en Chiva,  ya han constituido asociaciones que se han movilizado para intentar frenar este fenómeno. «Somos viticultores comprometidos con nuestra sociedad, con nuestro sector y con nuestro trabajo. Terres dels Alforins se constituyó contra la construcción de un vertedero en Moixent; y continuará defendiendo la agricultura y el territorio, ahora, y en el futuro. Frente a esta amenaza, no nos podemos mantener de brazos cruzados, tenemos que estar unidos, y actuar de manera diligente y responsable», concluye el escrito firmado por Terres dels Alforins.

201211-alforins-800x200

Artículos en imágenes

2 comentarios en La Toscana Valenciana: ¿bello destino enoturístico o campos de placas solares?

Manté de mi tierra el 10 marzo, 2021 a las 2:29 pm:

Apostemos por el viñedo, tan nuestro i defensemoslo.

Un moixenti el 11 marzo, 2021 a las 4:58 pm:

Que escojan otro lugar más inhóspito y mantengamos los campos en producción, la foto del racimo no me gusta ya que hay racimos mucho más bonito.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.