Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La Safor: un enorme tesoro entre playas, montañas, monasterios y fideuà

24 septiembre, 2021

5barricas / Fernando Murad

Situada en la Costa Sureste de la Comunidad Valenciana, la Comarca de la Safor goza de una privilegiada situación entre el mar y la montaña. Compuesta por 31 municipios, algunos de ellos costeros con largas playas de arena blanca y dunas vírgenes unido a una gran oferta de ocio y alojamiento vacacional. Otros, interiores, nos descubren una provincia de Valencia menos turística, con paisajes de montaña regados de campos de naranjos y pueblecitos de arraigadas fiestas y tradiciones. Importantes yacimientos paleontológicos, rutas para descubrir iglesias, monasterios y edificaciones góticas. Vías verdes, espacios naturales protegidos y una singular gastronomía autóctona aderezada con los mejores ingredientes de la dieta mediterránea. Todo ello unido a un clima de suaves temperaturas durante todo el año la convierten en una escapada de 10 para este puente de octubre y durante todo el año.

Municipios del litoral, no solo de sol y playa vive el hombre

Gandía, Oliva, Tavernes de la Valldigna, Xeraco, Bellreguard, Miramar, Guardamar, Piles y Daimús, cuentan con algunas de las playas más importantes de la Comunitat Valenciana”. Gozan de bandera azul, kilómetros de arena blanca y algunas de ellas dunas vírgenes. Todas disponen de excelentes servicios para el turismo de verano. Pero no nos quedemos sólo ahí. Además de turismo de temporada en busca de sol y playa, tienen mucho más que ofrecer. Naturaleza, cultura y actividades ideales para una escapada en otoño o primavera.

La playa de Daimus es un oasis de paz y tranquilidad. Una playa familiar de dunas y arena blanca donde tomar el sol y relajarte sin masificaciones. El clima en septiembre u octubre seguro que nos concede una tarde en familia de juegos y paseos. La oferta de restauración ofrece un variado repertorio de paellas para todos los bolsillos. Tavernes de la Valldigna dispone de dos playas de dorada arena fina, La playa de Tavernes y la de La Goleta. En temporada estival podemos ir al cine de verano o visitar el mercadillo Medieval. Uno de sus tesoros escondidos de los que podemos disfrutar todo el año. Es la variada propuesta de rutas de senderismo de distintos niveles de exigencia. Caminar hasta el mirador natural del Alt de les Creus nos recompensará el esfuerzo con unas espectaculares vistas de la Valldigna. Si el día es claro, podemos llegar a divisar Ibiza Miramar, a pesar de estar en una zona de alta concentración de turismo estival, aún conserva un aire de pueblecito mediterráneo tranquilo. En los meses de verano el ayuntamiento pone a nuestra disposición una Biblioplaya, una interesante propuesta de alquiler de libros a pie del mar para recordarnos que cualquier momento es bueno para un rato de lectura. El pescado fresco en cualquiera de sus terrazas y restaurantes esta garantizado todo el año.

La turística Gandía, capital de la comarca. Posee un centro histórico íntimamente ligado a los Borgia, una de las familias más poderosas del Renacimiento. El Palacio Ducal de los Borja está considerado una de las muestras más importantes   del gótico civil valenciano, está abierto al público para  en visitas guiadas. El Castillo de Bayren, popularmente conocido como el castillo de San Juan, fue por su situación geográfica la fortificación defensiva más importante de La Safor durante la invasión árabe. Aunque hoy se encuentra en ruinas, ofrece espectaculares vistas del mar y la llanura que lo rodean. El convento de Santa Clara y su monumental Plaza Mayor son visita obligada antes de sentarnos en uno de sus numerosos restaurantes a degustar una fideuá de marisco. Una de las señas de la identidad gastronómica de la ciudad y uno de los imprescindibles en nuestro recorrido por tierras valencianas.

Un cremaet, café corto con ron flambeado, azúcar, canela, corteza de limón y granos de café. Nos dará fuerzas para continuar nuestra travesía por esta fértil y preciosa comarca.

Si nos ha picado la curiosidad sobre el legado de la familia Borgia por estos lares,  la llamada  Ruta de los Borja, nos llevará por Gandía, Alfauir y Simat de Valldigna visitando diferentes conjuntos monumentales huella de esta familia en la comarca de La Safor

La Vía Verde de la Safor, de Gandía a Oliva pedaleando entre aromas de azahar

Una estupenda opción para una mañana en familia es recorrer los 7 Kilómetros de la Vía Verde de La Safor en bicicleta. Partiendo del centro de Gandía, la antigua vía del ferrocarril Carcaixent- Denia une los municipios de Gandía y Oliva ofreciéndonos por el camino una panorámica de la huerta del sur de Valencia. Pedaleando entre sempiternos campos de naranjos, rodeados de acequias, cañaverales y fecundas tierras de cultivos llegaremos a Oliva donde abandonando unos kilómetros el trazado podemos mojarnos los pies o ver caer la tarde en una playa vacía de turismo en esta época como Pau-Pi y Aigua Blanca, o subir a conocer La villa cristiana y el Raval morisco. El Castillo de Santa Ana, también se encuentra en ruinas, pero subir a lo más alto no es difícil y es un estupendo mirador para deleitarse con unas preciosas vistas del pueblo.

La Marjal de La Safor y Parque Natural de la Marjal de Pego Oliva, pulmones naturales de La Comarca

La Safor, cuenta también con espectaculares espacios naturales protegidos. Uno de los más destacados es El Parque Natural de la Marjal de Pego Oliva. Una extensión de 1.290 hectáreas de terreno sobre una zona de almacenamiento subterráneo de agua dulce de muy alta calidad que manan al exterior entre afluentes y manantiales denominados en la zona ullals”. La excelente calidad de sus aguas, unida a la desaparición de gran parte de las zonas húmedas del litoral mediterráneo, ha fomentado la creación entre sus humedales de un ecosistema y una biodiversidad de fauna y flora de enorme valor. Una de las mayores joyas del Marjal es la comunidad de aves que recoge. Declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Existen varias rutas por las que podemos recorrer este espacio, dos de las señalizadas son las llamadas vía azul y vía roja. La vía azul, es una ciclo-vía que comienza en el carril bici paralelo a la CV-700 desde Pego a El Verger. Si nos decidimos a adentrarnos en esta ruta, no debemos olvidar unos buenos prismáticos. El camino nos regala un hermoso espacio de observación de aves en su hábitat natural.

La vía Roja arranca del mismo parking de la colina llamada la Muntanyeta Verda, y dispone de un camino asfaltado para subir a lo más alto desde donde tendremos una magnífica panorámica de todo el Marjal

la Marjal de la Safor Limitando al norte con el municipio de Xeraco, al oeste con el de Xeresa y al sur con el casco urbano de Gandía. Es uno de los humedales más importantes de la península. Entre sus cañizales habitan especies acuáticas únicas y plantas endémicas. Su natural microclima da refugio a numerosas especies de aves tanto descansando en su tránsito migratorio como  asentadas en él. Lo que también le ha valido su inclusión en la ZEPA Montdúver-Marjal de la Safor”. El Aula Natura de la Marjal de Gandía, ofrece actividades y visitas guiadas gratuitas y existen varias rutas para recorrerlo en bici o caminando

De ruta por los pueblos de interior, descubriendo la Safor más auténtica: La Ruta de los Monasterios

Los amantes del arte gótico-renacentista encontrarán un filón entre los municipios interiores de la Safor. La llamada Ruta de Los Monasterios une las abadías de Santa María de la Valldigna (en Simat de la Valldigna), Sant Jeroni de Cotalba (en Alfahuir), el Corpus Christi (en Llutxent), Aigües Vives (en Carcaixent) y las ruinas del Monasterio de la Murta (en Alzira). Sant Jeroni de Cotalba construido en 1.388 para acoger a los desvalidos y atemorizados monjes Jerónimos que huían de los continuos ataques de los piratas Berberiscos, es una de las construcciones monásticas mejor conservadas de la Comunitat Valenciana y recoge en su interior auténticos tesoros como como la escalera del siglo XV de Pere Compte y numerosas obras de arte originales de la iglesia del monasterio.

Después de visitar en Simat el monasterio cisterciense de Santa María de la Valldigna te recomendamos un paseo hasta la Font del Cirer, el agua que mana de esta fuente natural es muy apreciada por sus propiedades mineromedicinales y son muchos los que suben hasta allí sólo para beberla y rellenar alguna garrafa. El espacio natural dónde está enclavada forma parte de una pequeña reserva de fauna y flora con valiosas especies endémicas. Encontrarás también un área recreativa con un mirador al valle de la Valldigna que bien vale un buen picnic recargando energía. Se puede llegar con coche por la carretera de Les Foies, o a pie, siguiendo la ruta de senderismo PR-CV 51 El camí dels Burros. En el pueblecito de Simat encontrarás todavía su antiguo lavadero dónde además de lavar la ropa, se utilizaba para el remojo de la chufa o la limpieza del pescado. Si coincide que estás por allí el 17 de enero, día de San Antonio y te acompaña tu mascota, no olvides pasar a que el cura la bendiga y probar una típica coca de Sant Antoni

Esta ruta, puede hacerse en coche, con aparcamientos habilitados muy cerca de cada monasterio, o a pie por el sendero  GR-236 de unos 90 kilómetros. El itinerario caminando comienza en la estación de tren de Gandía, discurre por caminos reales, sendas de montaña, caminos rurales y antiguas vías de tren entre las poblaciones de Almoines, Beniarjó, Palma de Gandia, Ròtova, Alfauir, Almiserà, Llutxent, Pinet, Barx, Simat de la Valldigna, Benifairó de la Valldigna, la Barraca d’Aigües Vives y Carcaixent para terminar en la estación de tren de Alzira. Hacerlo todo, o una parte a pie es una preciosa inmersión en la Comarca de la Safor más auténtica

Cuevas del Parpalló y Les Malladetes, siguiendo las huellas de nuestros antepasados 

Otro indispensable en nuestro recorrido por La Safor son La cueva del Parpalló y Cueva de les Malladetes Ubicadas cerca del pueblo de Barx, en la ladera del monte Mondúver ,entre Gandia, Xeraco y Xeresa. El hallazgo en una excavación arqueológica de más de 5.000 losetas de piedra con grabados y pinturas de poblamientos del Paleolítico superior y los restos encontrados de su paso por las cavernas. Convirtieron estos yacimientos paleontológicos en unos de los más importantes de Europa. Aunque la mayor parte de los restos encontrados  se encuentran entre el  Museo de Prehistoria de la Diputación de Valencia y el Museo Arqueológico de Gandía, las huellas de la convivencia de los Neandertales quedaron recogidas en sus paredes y pueden visitarse en grupos reducidos y visitas guiadas

Barx es tierra de montañas, de recios embutidos de elaboración tradicional como los «figatells» o las morcillas de cebolla y carnes de caza, como el jabalí que podemos acompañar de una fresca espencat. Ensalada elaborada con berenjena y pimiento asado a la brasa aderezada con aceite y ajo.

Caminando entre cumbres y senderos. La Safor más profunda con botas de montaña.

El nombre de La Safor, de origen árabe, viene del monte Safor, y su significado, roca o espacio en forma de anfiteatro rocoso, no puede definirla mejor. La Comarca de La Safor está rodeada por un anfiteatro montañoso natural creado entre las sierras de Mustalla, Safor, Agulles y Grossa que no sólo protegen su clima, sino que ofrecen un sinfín de cumbres y rutas de montaña

El municipio de Ador es conocido como El Balcón de La Safor”. Ubicado en medio del Valle del Serpis y la Sierra de Ador, las vistas desde la ermita situada en la cima del Cabezo, son tan espectaculares que bautizaron al municipio con este sobrenombre. Su terreno montañoso es un paraíso para los amantes del alpinismo y el montañismo. De relevante importancia son los restos arqueológicos de La cueva del Barranco del Figueral en la montaña de Els Ninet.

Culminar una mañana de senderismo con un típico asado de cordero de la tierra y unos pastelitos de aguardiente será una inmersión en toda regla en la cultura gastronómica del interior de La Safor.

El municipio de Barx, se encuentra en el epicentro de la Ruta de los Monasterios de Valencia y junto a Tabernes de ValldignaSimat de Valldigna y Benifairó de la Valldigna integran la subcomarca de la Valldinga surcada por gran variedad de rutas de senderismo. Una de las más bellas es la subida al pico Mónduver

Ador, Alfahuir, Almiserà, Almoines, Alquería de la Condesa, Barx, Bellreguard, Beniarjó, Benifairó de la Valldigna, Beniflá, Benirredrà, Castellonet, Daimús, Guardamar de la Safor, La Font d’En Carròs, Llocnou de San Jerónimo, Miramar, Oliva, Palma de Gandia, Palmera, Piles, Potries, Rafelcofer, Real de Gandia, Rótova, Simat de la Valldigna, Tavernes de la Valldigna, Villalonga, Xeraco y Xeresa. Toda la Comarca está regada de casitas rurales llenas de encanto en las que montar tu cuartel general para moverte por la comarca. Como ves, planes no nos van a faltar, organiza tu escapada y disfruta de La Safor en toda su esencia.

Con la colaboración de Turisme Comunitat Valenciana, el Patronato Provincial de Turismo de Valencia y la Mancomunitat de Municipis  de la Safor. Ven a conocernos a La Fira de les comarques: 24-26 de septiembre en la plaça del ajuntament de València, organizada por Valencia Turisme-Diputació de València y la Fira Mostra de Turisme: 23 i 24 de octubre a la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

210311-seleccion-mustiguillo-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en La Safor: un enorme tesoro entre playas, montañas, monasterios y fideuà

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.