Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La ‘comandante’ de Les Dones del Vi

6 marzo, 2020

Jaime Nicolau / Fotos: Fernando Murad

Yaneth Álvarez es feliz. La sonrisa le delata. Llevaba cinco años dándole vueltas a un proyecto que la creatividad de su marido, el chef Alejandro del Toro, bautizó como Les Dones del Vi y que abanderó la DOP Vinos de Valencia hace poco más de un año.  Nace de la experiencia de Yaneth en sala, donde la carta es ‘propiedad privada’ del sexo masculino que, ha detectado, es menos atrevido que las féminas y la elección casi siempre acababa en un clásico. No hay apenas espacio para explorar cosas nuevas, vinos que sorprendan y, en definitiva, diviertan.

Así nace un proyecto para ellas. Para que enriquezcan sus conocimientos sobre el mundo del vino y, finalmente, acaben por ‘arrancar’ la carta de vinos de las manos de su acompañante. Actualmente son 50 mujeres. Desde empresarias a jubiladas. De los 23 a los … De profesiones dispares. Se reúnen una vez al mes, como mínimo, realizando cursos, catas e incluso realizando salidas a bodegas. Se han ilusionado tanto que Yaneth siente que el aprendizaje es mutuo.

Ya hemos contado que el nombre, Les Dones del Vi, es cosa de Alejandro. Faltaba un detalle, un diseño para ese Club de Vinos. Un tacón alto pisando fuerte, con forma de sacacorchos. Un trabajo de Estudio La Base, su agencia de comunicación y branding. Lo habían bordado. Lo acompañaron en el estreno con una imagen de mediados del siglo pasado, con las señoras solas departiendo con una copa de champagne en la mano. Soñaban replicarlo y lo han hecho.

Trabajan desde la base. La velocidad de las clases no siempre es la que quisieran. Pero no importa. Todas respetan las dudas del prójimo. Todas aprenden de ellas. “Tienen tantas ganas de saber que lo preguntan todo. El tiempo no importa. El objetivo está logrado. Están disfrutando y yo estoy muy contenta con el proyecto”, señala Yaneth.

Y lo que empezó siendo el sueño y la pasión de una maître y sumiller ha enganchado ya a medio centenar de dones. “Están absolutamente enganchadas. Vienen a pasarlo bien”, nos explica. Las reuniones se celebran el último martes de mes en el restaurante Alejandro del Toro. A modo de ejemplo, la última celebrada hace solo unos días. Una bienvenida con un vino para conseguir relajar al ‘alumnado’ da paso a una velada que comienza con una cata organoléptica en busca de aromas, en este caso de ocho vinos pero otras veces pueden ser especias, hierbas aromáticas… De ahí pasan a la mesa con un menú en el que cada plato va con un vino, que se cata ‘al desnudo’, una vez desaparece el plato… No siempre igual, no siempre con un guión, buscando ese punto de diversión. Y así el aforo no ha bajado nunca de la treintena. No siempre todas pueden pero tienen una cosa en común: afrontar el enorme esfuerzo que supone este añadido a su trabajo y a su día a día. Pero lo que apasiona engancha. “Me han enseñado mucho”, resume Yaneth con la emoción en el rostro… y también en los ojos. Ambas partes se enriquecen.

Le han quitado la carta al marido casi definitivamente. Pero no de manera beligerante, ni mucho menos. Se han dado cuenta de que era un exceso de mimo y cuidado. “La elección del marido o pareja siempre era pensando en el gusto de ella”, es un matiz importante. “Pero ahora nos sentimos con más confianza”, añade.

Y todo en un momento en el que el vino valenciano vive una etapa brillante. Un momento en el que se está haciendo un gran trabajo en términos generales. Un momento en el que se mira más la viña, y eso se nota en la copa. “En los últimos años no he probado un vino valenciano malo. Se está haciendo un gran trabajo y se está mirando mucho las variedades autóctonas que nos diferencian”, explica sin dejar ni un momento una energía y pasión que contagian. “Monastreles, bobales, moscateles, malvasías, mandós, arcos… es un espectáculo”.

Han conseguido crear un ambiente mágico. La magia se ‘toca’ en cada cata, en cada visita a bodega. Han formado una gran familia alrededor del vino.

El objetivo está logrado y no es más que una extensión del amor y la pasión que Yaneth pone en su sala: “Que no te falte de nada, sin que te sientas invadido. Que estés cómodo. Que el plato esté del derecho… pero, sobre todo, que haya más profesionales con amor y pasión por su trabajo en sala”.

Ellas pisan fuerte. Con tacón de aguja. Les Dones del Vi han emocionado a su ‘comandante’.

 

200301-200315-engasa-800x200

 

 

 

Artículos en imágenes

0 comentarios en La ‘comandante’ de Les Dones del Vi

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.