Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

La Campesina, 35 años de viticultura tradicional y moderna

12 noviembre, 2020

Texto: Jaime Nicolau / Fotos: Fernando Murad
Estudió Enología y Viticultura en Requena y posteriormente realizo el Máster en viticultura, enología y marketing del vino. Ejerció como enólogo, pero le apasionaba la viticultura, convirtiéndose posiblemente en el único de todas las promociones surgidas de la inagotable fuente que es esta escuela de Viticultura de Requena, que haya enfocado su carrera profesional única y exclusivamente en la viticultura.

Joaquín Fernández Toledo fundó La Campesina cuando todavía cursaba sus estudios, corría el año 1984. Comenzó a trabajar vendiendo abonos y fitosanitarios a puerta fría. Trabajó en Mercadona, en el departamento de compras de vino. Durante la década de los 90 fue enólogo de varias cooperativas, siempre compaginando esta actividad con la expansión de su empresa, hasta conseguir la estabilidad suficiente para dedicarse de lleno a la viticultura.

Comenzó a viajar buscando asesoramiento técnico en otras zonas productoras tanto de España como de Europa y el resto del mundo. Colaborando estrechamente con distintos técnicos franceses y el equipo técnico de Agromillora catalana, interiorizó la importancia de claves como las variedades de vid y la selección de pies y clones en función de la composición de los suelos, con el fin de obtener plantaciones más eficientes, siendo una de las primeras empresas en España en apostar por viñedos sostenibles y ecológicos y en la comercialización de planta injertada de viña y en el uso de maquinaria láser para las plantaciones.

Hoy 35 años después, La Campesina se posiciona como una de las empresas líderes en el sector vitícola a nivel nacional, 30 millones de plantas comercializadas y más de 15.000 hectáreas de viñedo llevan su sello.

La Campesina ha diseñado y asesorado la plantación de viñedos por toda España, colaborando en diferentes proyectos de la mano de importantes empresas en Huéscar (Granada), Moratalla (Murcia), Los Páramos (León), Galicia, La Mancha, La Manchuela, Islas Baleares, o a lo largo de toda la Comunidad Valenciana.

Actualmente La Campesina tiene almacenes en Requena (sede central), Utiel, Casas Ibáñez (Albacete) y Xàtiva, desde donde ofrece una amplia gama de productos y servicios que abarcan todo el proceso productivo de la vid.

Su equipo técnico, formado por ocho ingenieros agrícolas, ofrece servicios de asesoramiento y diseño tanto en nuevas plantaciones, como en reconversión de viñedos, ofertando desde la venta de planta de vid, material de espaldera y riego, abonos, fertilizantes y productos fitosanitarios hasta servicios de plantación con máquina GPS o de instalación de espaldera y riego.

En 2010 comienza una nueva etapa con la creación de una línea de negocio dedicada a la producción propia de uva. Esta última ha sido el mejor de sus laboratorios para experimentar y conseguir unos bobales con la máxima calidad.

A fecha de hoy cultiva una extensión de más 300 hectáreas y es socio de varias cooperativas de la D.O. Utiel Requena, consolidándose como uno de los mayores productores de uva de la Comunidad Valenciana. En sus viñedos se cultivan uvas de cava y varietales en secano, en riego, en espaldera y en vaso.

La Campesina siempre ha caminado al lado de los bodegueros valencianos que iniciaron una revolución por la calidad hace ya más de veinte años. Sin hacer ruido, pero dando todo el apoyo.

Joaquín ve el fenómeno del cava como muy positivo para la comarca de Requena-Utiel, así como el trabajo que se está haciendo con el bobal. «Se trabaja bien, pero nos queda mucho camino por recorrer”. «Para conseguir la máxima calidad hay que recuperar los cultivos antiguos de bobal, las formas de cultivo tradicionales en secano y trabajar mucho en la selección de suelos», añade. «Hay que trabajar de verdad para que el agricultor pueda vivir dignamente de ello. Pero para eso hay que luchar por diferenciarnos en calidad y no en volumen. Trabajando en esta línea, este año hemos conseguido vender una pequeña cantidad de bobal a 1 euro el kilo, algo que para nosotros es todo un logro y un ejemplo de que, haciendo bien las cosas, se puede lograr. Hay ejemplos en otras zonas con bodegas muy potentes que lo están consiguiendo», argumenta.

Así es La Campesina porque así es su alma: Joaquín Fernández Toledo. Un empresario y viticultor que todavía recuerda con cariño como su padre, cuando era niño, lo sacaba un mes de la escuela porque había que vendimiar. Aquello le marcó tanto que la viticultura ya estaba en sus venas para siempre.

engasa-201101-201115-800x200

Artículos en imágenes

3 comentarios en La Campesina, 35 años de viticultura tradicional y moderna

Rita el 11 noviembre, 2020 a las 5:42 pm:

Gran profesional. Desde el minuto 0 que le conoces proyecta su empaque si medias tintas. Ha logrado crear un gran equipo y trasladar al sector lo mejor. Los tenemos en Valencia y hay que reconocerlo aprovecharlo

JAIME el 12 noviembre, 2020 a las 12:34 pm:

Muy buen artículo y fiel reflejo de una empresa muy bien diversificada y lider en la totalidad del mercado relacionado con el vino. Enhorabuena

Paco el 12 noviembre, 2020 a las 5:16 pm:

Su mayor acierto ha sido saber rodearse de gente trabajadora y eficiente que ha logrado levantar la empresa sin necesidad de su presencia, bien hecho

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.