Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

«La calidad es nuestra baza para competir con las grandes bodegas»

17 noviembre, 2021

Sergio Ramírez

Dieciséis bodegas comprenden en la actualidad la Indicación Geográfica Protegida ‘Vins de Castelló’, en su mayoría jóvenes y repletas de ilusión por hacer las cosas bien. Una de ellas es La Canetana, el resultado del sueño de Tine Decorte y Peter Van Coppenolle, dos belgas que tras unas vacaciones en España en 2014 se propusieron recuperar una bodega inactiva en el municipio castellonense de Canet lo Roig. Hoy este proyecto se sigue conduciendo con éxito, produciendo más de 30 mil botellas de exquisitos tintos y blancos en sus dos parcelas de cinco hectáreas de viñedos a 300 metros de altitud en el bello valle del Baix del Maestrat.

5barricas.- ¿Quienes sois? ¿A qué os dedicáis?

Peter Van Coppenolle.- En otra vida nos dedicábamos a la industria alimentaria. Tina trabajó en una empresa de catering y yo en otra de aditivos alimentarios, así que nos interesa mucho la alimentación. Creo que si eres capaz de disfrutar de un buen plato, también puedes disfrutar de un buen vino, así fue como empezamos.

5b.- ¿De dónde viene vuestra pasión por el mundo del vino?

Tine Decorte.- Nos interesa la alimentación en general, el buen vino y la buena comida. El vino ya era nuestra pasión, pero cuando compramos una casa aquí en Alcossebre en Alcalá de Xivert en 2011 enseguida quisimos saber dónde estaban las bodegas para probar buen vino. Nos dijeron de comprar vino en el supermercado, pero no era una opción para nosotros. Así empezamos a indagar sobre el vino de esta tierra.

P. C.- Un día, pensando en algo nuevo que hacer, quisimos comprar una bodega, pero no nos resultó fácil encontrar una aquí en Castellón, no hay muchas. Entonces, encontramos una bodega en Canet lo Roig, que fue propiedad del fundador de la IGP de Castellón. Se llamaba Bodegas Almeira, pero había estado inactiva mucho tiempo. Decidimos desarrollar nuestra propia marca, envasado y demás. Empezamos de cero. Nos costó muchos años llegar a producir un vino adecuado.

5b.- Después de comprar la bodega, ¿cómo fueron los comienzos?

P. C.- Al principio toda la plantación estaba en vaso y transformamos toda la plantación a espaldera. Nos llevó unos cuantos años conseguir una uva de calidad y fue un gran cambio, no solo para nosotros, sino también para la plantación.

5b.- En vuestra web indicáis que al principio no teníais bastante experiencia en el mundo de la enología, ¿cómo os habéis terminado introducido en él?

P. C.- Cuando compras un viñedo no empiezas enseguida a plantar y vender. Durante los primeros años, necesitamos ayuda aquí en la bodega y mientras en Bélgica nos apuntamos a cursos sobre viñedos, plantaciones, vitivinicultura, seguridad y legislación alimentaria y esta clase de cosas. Nos llevó dos años completarlos todos. Finalmente, nos apuntamos a otro curso esencial para elaborar vino y cuatro años después Tine y yo somos sumilleres. Tienes que tomar muchas decisiones y cuantos más vinos y viñas conozcas, más fácil es tomar esta decisión. Así que sí, ha sido complicado, el viñedo, la bodega… y estar en Bélgica el 70% de nuestro tiempo, pero nos hemos apañado. Nuestra mayor complicación ocurrió el año pasado cuando llovió mucho y no podía volver a España porque estaba prohibido, debido a la covid, así que perdimos todo lo plantado.

T. D.- Nos ayudó mucho a decidir qué clase de vinos queríamos hacer y a aprender sobre las diferentes variedades de uva. Durante estos cuatro años cada semana pruebas muchos vinos y es útil para empezar a elaborar vino. Ahora, estamos más del 50% del tiempo en España y queremos seguir exportando a Bélgica.

5b.- ¿Por qué decidisteis bautizar vuestra bodega La Canetana?

T. D.- Se llama La Canetana porque está en Canet lo Roig y nuestro vino, Roig de Canet, se llama así por lo rojo del terruño. También tenemos Daan y Alejandro, que se llaman así por nuestros nietos. Los nombres de nuestros nietos quedan reservados para los vinos monovarietales y con un carácter fuerte, como el suyo.

5b.- ¿De qué manera habéis podido desarrollar este proyecto viviendo en Bélgica?

P. C.- Bueno, normalmente las plantas crecen por sí mismas. Tenemos un amigo en Canet y él hace todo el trabajo del campo. Solemos estar en Bélgica unas 3 o 4 semanas y ahora llevamos en España 2 meses y medio. Si es importante, estamos aquí.

5b.- ¿Por qué escogisteis Canet Lo Roig para crear vuestra bodega? ¿Qué creéis que aporta esta localización a vuestros vinos?

P. C.- No elegimos venir a Canet, sino que Canet fue el sitio donde pudimos encontrar una bodega y nos pareció un buen sitio, cerca del mar, concretamente a 300 metros de altitud. Durante el día hace calor y por las noches refresca, pero nunca hay heladas en invierno. Un clima ideal.

T. D.- Plantamos garnacha blanca, analizamos el terreno y cumple todos los requisitos, pero nosotros encontramos siempre notas de pimienta, clavo y Baileys en nuestros vinos. Ocurre en casi todos los vinos.

5b.- ¿Por qué habéis decidido apostar por la garnacha blanca a pesar de que no figure en la lista de variedades de la IGP Castelló?

P. C.- Quizás la pregunta sería por qué aún no figura en la lista de IGP porque es una de las variedades más importantes en España. Si tenemos en cuenta los grandes cambios en el clima a los que nos enfrentamos actualmente, la garnacha blanca es ideal y resulta más interesante que otras variedades como sauvignon blanc. Canet lo Roig hace frontera con Tarragona y pensamos que hacen unos vinos espectaculares con garnacha blanca allí. Sorprendentemente buenos. Esperamos que llegue un día en el que la pongan en la lista y tengan en cuenta los cambios del clima. Por ejemplo, también hemos plantado marselan, una variedad surgida a partir de garnacha y cabernet sauvignon, y en mi opinión es la variedad del futuro, resiste a los cambios del clima y las temperaturas altas.

5b.- ¿Qué hace diferente a vuestros vinos? ¿Qué vinos tenéis actualmente en venta?

P. C.- No lo sé. Es una pregunta compleja. Nosotros estamos 100 % seguros de que el vino tendrá futuro si se apuesta por la calidad. Calidad, calidad y más calidad. Es el camino que vamos a transitar porque es nuestra única arma contra las grandes bodegas. Nunca competiremos con ellas en precio, así que tenemos que adaptarnos. No te digo que ya hayamos conseguido toda la calidad que esperamos de nuestros vinos, pero es el plan que vamos a seguir. Incluso si perdemos el 50 % de la cosecha, no tiene sentido vendimiar tan pronto porque necesitamos uvas maduras.

T. D.- Además, fuera de España no hay mercado para el vino barato. Nuestro negocio es el vino de calidad. Un vino que podamos almacenar durante 2, 4 o 6 años y que nos permita no estresarnos por la venta inmediata. Por ejemplo, nuestro vino de 2019 lo venderemos en 2022.

5b.- ¿En qué ha consistido la reciente renovación de vuestra bodega?

P. C.- Hemos instalado una cámara frigorífica dentro y también hemos cambiado los tanques a unos de 2000 litros siempre lleno. De nuevo, con el cambio climático no sabemos qué variedad será la más adecuada. Cada año cambia mucho y hemos apostado por ser más flexibles. Otra cosa que hemos cambiado es el sistema de refrigeración de los tanques. Ahora lo controlamos con nuestro smartphone de forma remota. Es un muy buen ejemplo de que en Canet lo Blanc hay un buen electricista y un ingeniero. Lo hicimos en conjunto.

5b.- ¿Qué diferencias podéis destacar entre los vinos españoles y los elaborados en Bélgica?

P. C.- Creo que no tiene sentido comparar los vinos españoles a los vinos belgas. Bélgica tiene un clima frío similar al de Holanda o Alemania, así que son completamente diferentes. Lo que sí podemos decir es que nos encanta hacer vinos en España porque el clima es mucho mejor.

T. D.- Aquí los viñedos no requieren tantos cuidados y como no llueve se pueden hacer más y mejor vino; en toda Bélgica se hace más o menos la misma cantidad de vino que en Castellón.

5b.- ¿Dónde se pueden adquirir vuestros vinos?

P. C.- La mayoría del vino lo vendemos en Bélgica, pero también vendemos cuando nos visitan en la bodega y en algunos restaurantes de Alcossebre, donde vivimos. El restaurante L’Illa es uno de los grandes promotores de los vinos de Castellón.

T. D.- Al principio no estaba seguro, decía, “a ver el vino de estos belgas”, pero lo probó, le gustó y lo puso en la carta.

5b.- ¿Qué metas a corto y a largo plazo tenéis en mente para vuestra bodega?

P. C.- A corto plazo, acabar las plantaciones que tenemos para así en 2 o 3 años aumentar la capacidad productiva a 22000 botellas. A largo plazo… es evidente que ya no somos tan jóvenes y esperamos que un día uno de nuestros hijos tome el relevo y lo haga mejor que Tine y yo. Uno de ellos ya ha empezado los mismos cursos que hicimos así que… veremos qué pasa.

210706-igp-castello-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en «La calidad es nuestra baza para competir con las grandes bodegas»

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.