Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

“Nuestra asociación es un escaparate para las bodegas de Castelló”

2 septiembre, 2020

Pedro R. Arias / @PedroRArias5b

La Asociación Enológica de Castelló cumple próximamente veinticinco años de historia. Una entidad que comenzó de la nada, como un pequeño grupo de amigos a los que les unía la inquietud y la pasión por la cultura del vino. Hasta llegar a ser hoy en día una de las asociaciones enológicas más veteranas y reconocidas de nuestro país, compuesta por más de ochenta socios con una larga lista de esperar, al suponer una oportunidad única de catar productos difíciles de encontrar en cualquier carta de restaurante o estantería de supermercado. Formando así una ‘pandilla de locos’ por el vino presidida por Vicente Marín, un administrativo que, a pesar de haber comenzado en el mundo del vino por mero hobby, hoy se describe como un verdadero enamorado del buen beber. 

La afición de Vicente por el vino comenzó allá por el año 97, cuando realizó junto a su esposa su primer curso de cata dirigido por Juan Carlos Pavía, actual presidente de la IGP de Castelló. “Ese curso hizo que nos entrara el gusanillo por el vino y volvimos a repetir la experiencia con nuestros amigos”, señala. Desde entonces, Marín se ha dedicado al mundo del vino por puro placer, recorriendo con su mujer multitud de bodegas de diferentes denominaciones de origen por toda la península. “El estar en contacto con el sector del vino nos permitió hacer amigos íntimos, la mitad bodegueros”, afirma. 

Sus inquietudes por este mundo hicieron que en 2009 Vicente se uniera como socio a la Asociación Enológica de Castelló para poder disfrutar de sus actividades. Y apenas ocho años después presentó la candidatura que le hizo presidente de esta entidad de amantes por el vino. “Me hizo muchísima ilusión, ocupar este cargo es un orgullo y una satisfacción brutal para mí”, confiesa. Vicente describe el origen de la comunidad enológica como un grupo de amigos que en 1996 comenzaron a reunirse con el fin de catar vinos de bodegas de distintas zonas de España y que finalmente decidieron hacerlo oficial constituyendo la asociación. 

Actualmente, la Asociación Enológica de Castelló realiza actividades vinculadas al vino durante casi todo el año, principalmente catas un jueves de cada mes, donde se invita a bodegas a presentar sus elaboraciones a los socios en su sede, situada en la sala NODO del Hotel Jaime I de Castelló. “Realizamos catas de multitud de productos, normalmente castellonenses, aceites, vinagres o incluso pan, pero siempre con el vino como protagonista”, remarca Marín. Asimismo, la entidad también organiza excursiones a bodegas de la zona para así dar la oportunidad a sus socios de catar vinos únicos en el mismo lugar donde se crían. 

Vicente insiste en lo importante que es la existencia de este tipo de asociaciones para el sector del vino, “somos un escaparate espectacular para que nuestros bodegueros puedan dar a conocer sus vinos a un público que valora lo que hacen”. Presentaciones que pueden sobrepasar perfectamente el aforo de 60 personas, ayudando así al aumento de las ventas de los vinos expuestos y la visibilidad de las bodegas. “El boca a boca es primordial hoy en día, sobre todo si viene de gente que ha degustado cientos de vinos a lo largo de su vida”.

De la amplia trayectoria de la asociación su presidente destaca la constancia de mantener a tantas personas inscritas, fundamentalmente gracias a la gran labor de la junta anterior. “Prácticamente no hay bajas, ya que intentamos mantener a los socios activos y deseosos de que llegue la hora de la siguiente cata”, subraya. Además, Marín apunta que en el año 2000 la Asociación Enológica de Castelló fue pionera en la realización de catas virtuales, ya que tras la marcha de su presidente a Holanda, los socios quisieron continuar realizando sus catas de forma online. “Fueron degustaciones de vino por simple chat escrito, ya que por aquel entonces no existían aplicaciones como Skype o Whatsapp, suponiendo un verdadero boom a nivel nacional”. 

En cuanto a la trayectoria de los vinos de la terreta, Vicente valora cómo se ha ido ganando poco a poco terreno vitivinícola tras la crisis de la filoxera del siglo XX. “Nuestros bodegueros han empezado de la nada, recuperando plantaciones perdidas gracias a su entusiasmo e inquietud. Bodegas como Vicente Flors, Bellmunt i Oliver o Barón d’Alba están sacando al mercado productos de grandísima calidad“. No obstante, Marín considera primordial el paso de la IGP a la Denominación de Origen de Castelló, al suponer un escalón más para que los vinos de la provincia valenciana sean más valorados y reconocidos a nivel nacional.

En relación al futuro, el presidente desea poder celebrar por todo lo alto el vigésimo quinto aniversario de la asociación castellonense como se hizo cinco años atrás.  El multitudinario evento contó con la colaboración de 26 empresas, varias de ellas asociaciones empresariales o distribuidores, y que pudieron disfrutar unas 600 personas. Una gran muestra enológica y gastronómica que deleitó a sus asistentes con todo tipo de productos, incluyendo más de 40 vinos diferentes. “Si el tiempo lo permite, el próximo año intentaremos organizar una fiesta más grande aún si cabe”.  

200730-do-alicante-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en “Nuestra asociación es un escaparate para las bodegas de Castelló”

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.