Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Jiménez-Vila, un blanco que alza con gusto el terroir de Requena

9 agosto, 2022

Berta López

El auge de los vinos blancos es una realidad, especialmente en la época estival. Una noticia muy favorable para el mundo vitivinícola que aumenta casi al ritmo que agudiza el esplendor de las bodegas valencianas. Una próspera situación que nada tiene que ver con la casualidad, sino más bien con el trabajo incesante de aquellos que día a día ponen cuerpo y alma en el proyecto que surcan. Defender el terroir de Requena como lo han conseguido hacer Marisa y Jorge Jiménez-Vila es complicado, pero ellos lograron hacer de su afición la ocupación de sus vidas, de nombre: Bodegas Jiménez-Vila Hermanos.

Esta casa de vinos amparada por la DO Utiel-Requena nació en 2017 con el objetivo de elaborar vinos que hablasen de un territorio concreto y que expresaran todas las características de las uvas autóctonas de la comarca. Una aventura corta pero intensa que muestra una trayectoria imparable. Sus viñedos cultivados en ecológico constituyen una de las patas que asientan su filosofía, donde la minuciosa selección de los viñedos hasta el diseño presente de su proyecto construyen un catálogo de referencias únicas que defienden con carácter las bondades del terruño sobre el que bregan.

Terra de Tardor es el único blanco que elabora la bodega, un coupage de tardana fermentada en barricas nuevas y sauvignon blanc que desde la etiqueta hasta el último sorbo nos traslada a las tierras requenenses. Como resultado: dos variedades que potencian la personalidad valenciana con un agradable toque dorado lleno de aroma en la copa.

Para su elaboración, la variedad sauvignon blanc se vendimia de manera manual en cajas de 20 kg y posteriormente se realiza una maceración prefermentiva de 24 horas. En este caso, la fermentación se lleva a cabo en depósitos de acero inoxidable con temperatura controlada. La crianza sobre sus lías le otorga una mayor estabilidad y un menor riesgo de oxidación. Por su parte, la tardana se vendimia de la misma manera, pero la fermentación se realiza en barricas nuevas de roble francés. El proceso de envejecimiento esta marcado por la crianza sobre sus lías en las propias barricas durante 4 meses.

Color: amarillo pajizo claro, aspecto brillante.

Aroma: aroma es complejo y de intensidad alta donde predomina la frescura del aroma varietal que se expresa con notas de cítricos y fruto de la pasión. Al mover la copa, aparecen notas empireumáticas y minerales que se apoyan en un tostado bien equilibrado.

Boca: entrada fresca, con un medio de boca amplio. Se nota una buena tensión de principio a fin, que se sostiene por una buena acidez. El final es largo con una amplia sensación aromática con notas empireumáticas y de frutas.

220516-do-ur-800x200px

0 comentarios en Jiménez-Vila, un blanco que alza con gusto el terroir de Requena

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.