Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

«Hay que perder el miedo a probar los vinos de Castelló»

7 abril, 2021

Pedro R. Arias
Víctor Bellmunt
es el alma mater de Bellmunt i Oliver Viticultors, un pequeño proyecto vitivinícola inaugurado en 2013 en el municipio de Cabanes (Castelló). Su interés y pasión por el mundo de la viña le ha embarcado a levantar una bodega que hoy destaca dentro de la Indicación Geográfica Protegida de Vins de la Terra de Castelló por ser la única que elabora espumosos 100% naturales de gran calidad mediante el método ancestral.

5barricas.- ¿Por cuál motivo decidió embarcarse en este proyecto?

Víctor Bellmunt.- La bodega la construimos un poco con el afán de intentar hacer vinos buenos que nos gustaron. Pero la razón principal fue el fallecimiento de mi suegro, ya que tuve que sacar adelante los viñedos de mi mujer. Al cabo de dos años de estar llevando la parte agrícola, haciendo todas las tareas y sacando los costes, hablé con la familia y les dije que no era rentable, porque nos estaban pagando menos por la uva de lo que al final costaba el trabajo agrícola. Por ello, les planteé el arranque o la transformación del producto para darle un valor añadido. Finalmente nos decantamos por invertir un poco para hacer una pequeña bodega, donde solo elaboramos vino procedente de nuestros viñedos.

5b.- ¿En qué tipo de suelos se crían sus viñedos?

V. B.- Suelos los tenemos de todo tipo, ya que tenemos los viñedos de mi mujer, que se encuentran en la zona de Vilafamés y de Vall d’Alba y yo tengo viñedos en Les Useres y en Cabanes. Solo en este último ya tenemos tres tipos de suelo diferentes: tierras de rodeno, que es la zona de cerca del Desert de les Palmes, zona de caliza de montaña y viñedos en inclinación y en bancales. Y después en Vilafamés también un poco de rodeno y en Les Useres suelo de Rambla, incluso hay algún bancal de huerta. Por tanto, tenemos prácticamente todos los terrenos posibles, menos la pizarra.

5b.- ¿Qué hace diferentes a sus vinos?

V. B.- La diferenciación que nosotros tenemos de los vinos en general es que nosotros trabajamos de forma ecológica. Este año ya estamos certificados, es decir, elaboramos todos nuestros productos métodos muy naturales, sin incluir ningún tipo de aditivo. Y, además, lo que nos diferencia con cualquier bodega de la provincia es que nosotros elaboramos vinos espumosos, ya que no hay nadie que haga el 100% del proceso, mediante el método champagnoise, clásico, ancestral y natural.

5b.- ¿Qué tipo de vinos cree que tras la pandemia están teniendo más salida?

V. B.- Creo que igual que en otros productos, ahora, después de la pandemia, los vinos locales, vinos de la zona y vinos orgánicos son los que más van a subir. Creo y espero que sea así porque me implica a mí.

5b.- ¿Qué tres vinos destacaría de su bodega y por qué?

V. B.-
En primer lugar, destacaría la línea MareNostrum, vinos espumosos ancestrales. Te diría que los tres, porque son realmente peculiares. El que digamos que más aceptación tiene es un espumoso rosado ancestral 100% garnacha. Después tendríamos el embolicaire, un vino curioso porque no hay muchos vinos elaborados mediante el método ancestral natural con esta variedad. Y, después, un riesling-moscatel. En segundo, tenemos un tinto que llamamos Bellmunt, que es un vino joven, elaborado con syrah y embolicaire. También con la peculiaridad de que el embolicaire lo elaboramos en maceración carbónica., dándonos vinos muy jóvenes, con mucha fruta y muy divertidos. Y el otro vino sería La Desconocida, elaborado a partir de un viñedo que se salvó del arranque hace más de 80 años, al ser el viñedo con el que se hacía el vino para casa. Y como curiosidad que produce dos variedades que no las tenemos identificadas, incluso han venido del Vivero de Consellería a ver si se pueden identificar y de momento no sabríamos cuáles son. Por lo tanto, estos serían los vinos que más nos diferencias y representan.

5b.- ¿Por qué un gallo es la imagen de alguno de sus vinos?

V. B.- Pues porque, yo no sé en otros pueblos de España, pero aquí en Castelló cada pueblo tiene un mote. Y aquí en Cabanes somos gallos. Pues que mejor que poner un gallito en algunos de los vinos.

5b.- ¿Y a qué se debe ese mote?

V. B.-
Creo que es porque Cabanes siempre ha sido uno de los pueblos grandes y potentes de la zona. Y nuestros vecinos al considerarnos algo presumidos nos llamaban gallos.

5b.- ¿Cómo conseguís garantizar la calidad de vuestros vinos?

V. B.- Estamos dentro de una Indicación Geográfica Protegida y eso ya garantiza tener cierta calidad. Tenemos que pasar una serie de pruebas analíticas y una serie de pruebas organolépticas. Es decir, un panel de catas donde una serie de expertos catan los vinos y deciden si tienen defectos o no. Al final la calidad de un vino es que no tenga defectos, porque después a cada uno le gusta más una cosa u otra. Aunque por filosofía nunca sacaríamos a la venta un vino con defectos o un vino que no tuviera la calidad suficiente.

5b.-
¿Por qué sería primordial para las
bodegas castellonenses poseer la Denominación de Origen, como ya ocurre en València y en Alicante?
V. B.- Es fácil, porque tú cuando le dices a alguien que tus vinos son IGP Castelló, te dicen que no saben lo que es indicación geográfica protegida, siendo una figura de calidad con normativas prácticamente igual que una DO. Sin embargo, una DO sí que lo conocen. Creo que nos daría una salida bastante importante al resto de España.

5b.- Hace poco la IGP de Castelló anunció su apuesta por la agricultura ecológica para alcanzar la Denominación de Origen ¿qué opinión tiene al respecto?

Considero que es una buena idea porque todos vemos que la sociedad va un poco decantada hacia ese tipo de elaboraciones ecológicas, de kilómetro cero… Entonces, para una IGP pequeña como la de Castelló, donde las bodegas son todas muy similares, yo creo que sería sería una parte importante del nuestro futuro. Esperemos conseguir que sea la primera o una de las primeras denominaciones de origen, donde el 100% de las bodegas trabajen en ecológico. Es cuestión de tiempo de que al final se llegue a todo.

5b.- ¿Cree posible que la totalidad de las bodegas de la provincia puedan pasarse a este sistema de cultivo?

V. B.- Creo que sí, actualmente hay miles de bodegas trabajando en ecológico hoy en día al no ser un problema trabajar en ecológico. Otra cosa es que se quiera o no se quiera, pero yo ya hace años que estoy trabajando en ecológico y te aseguro de que ni es una problemática ni es más caro, al revés. Yo creo que es mucho mejor para todos.

5b.- Como secretario de la Indicación Geográfica Protegida de Vins de la Terra de Castelló, ¿cuáles serían los logros más importantes que ha alcanzado la IGP desde su creación en 2003?

V. B.-
Primero, el aglutinar a la mayoría de las bodegas de la provincia, ya que durante sus primeros años de creación eran en torno a 5 o 6 bodegas y en estos momentos somos 16 bodegas. Otra de las cosas que creo que ha conseguido la IGP es llegar a una calidad de vino que puede ir sin ningún problema a cualquier sitio a presentar sus vinos, porque nadie va a poder decir nunca de que no son vinos de calidad. Recuerdo los inicios de la IGP donde los vinos estaban buscándose su hueco. Ahora ya hace años que el hueco lo tienen
.

5b.- ¿Qué es lo principal que queda por hacer dentro de la IGP?

V. B.-
Lo primero que yo haría sería intentar incluir a todas las bodegas de Castelló. Para eso necesitaríamos que se convencieran de que es el futuro. Y para eso debemos crear lo que sería una modificación de las IGP o una DO donde pudieran estar todas dentro. La peculiaridad de Castelló es que hay bodegas pequeñas, pero hay algunas que son aún más pequeñas, donde ciertas normas burocráticas no acaban de de cuajar muy bien en ellos. Entonces, se debería de intentar agruparlas a todas, hacer algo nuevo donde todas las bodegas sean de donde sean, grandes o pequeñas, se sintieran identificadas para poder iniciar un proyecto todas juntas.

5b.- ¿En qué momento cree que se encuentra el vino castellonense?
V. B.- Antes de la pandemia, porque ahora esto ha sido un paréntesis digamos, lo que sí que estaba dándome cuenta es que cada vez los vinos tenían mucha más aceptación en restaurantes. Por ejemplo, la provincia de València tiene más aceptación de los vinos castellonenses que incluso la provincia de Castelló. Pero eso sí que empezó a cambiar durante el año anterior de la pandemia. Ahora llegó la covid-19 y no lo tenemos muy claro porque realmente no se está vendiendo vino en restaurantes. Mientras que en tiendas sí que hemos subido las ventas. Por tanto, entiendo de que la aceptación de la IGP Castelló cada vez es mayor. Y si no hubiera sido por la covid estaríamos hablando de una crecida exponencial.
5b.- ¿La imagen de sus vinos es comparable a la de los de València o Alicante?

V. B.- Bueno, el nivel de los vinos de Castelló ya lo tiene, en cuanto a calidad. El problema es que la gente es desconocedora de estos vinos. Evidentemente, si va todo como hemos pensado que tiene que ir, yo creo que un 4 o 5 años hablar de los vinos de Castelló será como hablar de los vinos de Alicante o los vinos de València. Al final es que la gente conozca que estamos aquí y que venga a visitarnos, porque se llevarán una grata sorpresa. Pero bueno, entiendo que es cuestión de tiempo
estar a la misma altura de imagen.
5b.- ¿Considera que esa desconfianza del consumidor castellonense se debe en parte a la falta de cultura de vino?
V. B.- No lo tengo muy claro. Creo que sí que hay cultura de vino, lo que pasa es que igual en un inicio, incluso antes de la IGP, se comercializaron vinos que a lo mejor incluso no eran ni de aquí o no eran vinos de la calidad suficiente. Y eso hizo que la gente tuviera un punto de vista un poco como que el vino de Castelló era de mala calidad. Después hay mucha riojitis, sobre todo por la facilidad que tienen este vino para adquirirse, igual pasa con los Ribera y los Verdejos. Creo que la gente no se quiere complicar la vida probando otras cosas, siendo un error. La IGP empezó justo al principio de la pandemia a hacer una serie de catas en restauración para potenciar un poco los vinos de Castelló teniendo muchísimo éxito, hasta que nos cerraron a todos en casa ya no pudimos hacer nada. Entiendo que el papel que tenemos desde la IGP es de formar a la gente, que nos conozcan y que pierdan el miedo a probarnos. No, ya solo vinos de Castelló, sino cualquier otro. Vinos que no sean los típicos que se conocen en España.

5b.- Su bodega es de las pocas que elaboran vinos espumosos en la provincia de Castelló, ¿a qué crees que se debe?

V. B.- Pues es triste, pero probablemente porque es más difícil elaborar vinos espumosos que vinos tranquilos. Necesitas un poco de estructura y variedades que te admitan elaborar vinos espumosos, como chardonnay, pinot noir e incluso macabeo y embolicaire. Por ello, no está en la cabeza de otras bodegas por la complicación que lleva el método en sí.

5b.-
¿Qué opinión
tiene sobre que sus vinos no puedan denominarse champán o cava?

V. B.-
Bueno, son normas y las normas hay que respetarlas, igual que no puedo llamarle un vino mío Rioja. Al final es lo mismo. Sí que es cierto que hay una coincidencia, igual que pasa con la DO cariñena, que hay una variedad que se llama cariñena y tú no puedes usarla depende como. Pues el champagne es igual. Ya que elaboras con método champenoise y coincide de que es una denominación de origen. Es verdad que el champán francés es un vino único, pero también hay champanes buenos y malos o caros y baratos. Con el cava pasa lo mismo. Al final nosotros a nuestro nivel elaboramos vinos espumosos con los dos métodos con resultados excelentes. Somos bodegas muy pequeñas y la gente lo que tiene que hacer es el llegar a conocer nuestro producto. Una vez que nos conocen y te preguntan por qué les llamamos espumosos se lo explicamos y lo entienden.

5b.- ¿Denominar a sus productos vinos espumosos le perjudica?

V. B.-
En un primer momento sí. Cuando uno va a una vinoteca donde hay unos 300 vinos y tú ves champanes, cavas y vinos espumosos, pues en un primer momento si no lo sabes, igual te crees que es un lambrusco, que también hay algunos buenos, pero da la impresión de que es un vino de baja calidad. Eso es muy difícil solucionarlo a corto plazo. Lo que sí que nosotros hacemos es no tener vino en grandes superficies de forma de que cuando uno va a una tienda a comprar uno de nuestros vinos, el dependiente o la persona que esté a cargo de la tienda sabe exactamente lo que es y entonces sí que puede aconsejar al cliente y explicarle incluso el porqué se llama vinos espumoso. Es un poco nuestra línea de
defensa ahora mismo es esa.

5b.- ¿Dónde se pueden adquirir sus productos?

V. B.- Se pueden adquirir en algunas tiendas en Castelló, como el Templo de Baco, tenemos algunos clientes también que empiezan a comprarnos en València. Sin embargo, es en lo online en donde se podría comprar todos los productos, porque no están disponibles todos en las tiendas. Entonces a través de nuestra página sería lo más rápido y lo mejor ahora mismo.

5b.- ¿Cuáles son los proyectos a corto y largo plazo de su bodega?

V. B.- La verdad es que lo que nosotros pretendemos es asentar el proyecto que tenemos ahora. Hemos empezado abriéndonos al mercado internacional porque tenemos productos que la verdad es que se están buscando mucho y sí que nos gustaría al final conseguir una línea de un 50%, por lo menos, de venta exportación. Sin dejar de asentarnos aquí, lo que es el mercado de la zona, ya que nuestras ventas se producen mayormente en Castelló, València y Madrid.
201116-do-valencia-800x200px

Artículos en imágenes

0 comentarios en «Hay que perder el miedo a probar los vinos de Castelló»

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.