Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies · Acepto · No acepto

Déjate seducir por el mundo del vino

Menú

Haro se prepara para su batalla más sabrosa

28 junio, 2017

Imagen: Turismo de Haro.

La localidad riojana de Haro celebrará mañana jueves, festividad de San Pedro, la tradicional Batalla del Vino, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional y en la que los participantes se lanzarán miles de litros de vino hasta que la totalidad del cuerpo y sus ropas queden completamente teñidas de morado.

Esta incruenta batalla tiene lugar en los Riscos de Bilibio, un paraje situado a unos seis kilómetros al norte del municipio y al que los participantes acuden ‘armados’ de botas de vino, sulfatadoras, pistolas de agua, botellas de plástico y cualquier recipiente -no lesivo- capaz de cargar con la líquida munición. El objetivo, manchar la ropa blanca de cualquier persona que se pase por el lugar.

Un cohete da inicio a la contienda, que va acompañada con la música de las charangas y que termina con un almuerzo y el regreso al pueblo, a Haro, donde se bailan las tradicionales ‘vueltas’.

Los Riscos de Bilibio es un lugar en el que, desde hace siglos, se peregrina para visitar la cueva en la que murió San Felices. Es, además, una zona por la que han litigado Haro y la localidad burgalesa de Miranda de Ebro.
Por la disputa de este sitio y para mantener su dominio, los vecinos de la villa riojana deben acudir cada día de San Pedro, el 29 de junio, a los riscos de Bilibio. Allí el regidor síndico de la villa jarrera colocará en la parte alta de estas peñas el pendón de la ciudad, en señal de posesión. Si los jarreros no acudieran un año a esta cita perderían el dominio de esta zona y pasaría a jurisdicción de la vecina Miranda de Ebro.

¿Cómo comenzó esta fiesta, esta batalla con un producto tan riojano? Al parecer, un 29 de junio los jarreros estaban almorzando tras la misa en honor del Santo, después de haber hecho en romería el trayecto que hay del pueblo a la ermita y, en un momento dado, a algún parroquiano se le ocurrió la feliz idea de refrescar con el vino de su bota a su vecino de mesa. Este fue el desencadenante. Comenzaron los bautizos de vino, como los llamaban entonces. La batalla del vino había nacido.

Artículos en imágenes

0 comentarios en Haro se prepara para su batalla más sabrosa

Deja tu comentario

Tu e-mail no será visible.

* Requerido

* Requerido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.